Menú
Trastorno de alimentación selectiva infantil
Trastorno de alimentación selectiva infantil

ALIMENTACIÓN

Trastorno de alimentación selectiva infantil

El síntoma principal de esta afección es el rechazo de la mayoría de los alimentos, lo que se traduce en una dieta pobre y poco variada que puede producir graves problemas nutricionales.

Comer suele ser una actividad que procura placer a todo aquel que la realiza. Sin embargo, cuando se desarrolla un trastorno relacionado con la comida y la alimentación las cosas cambias. La anorexia, la bulimia o los trastornos por atracón son algunos de los más conocidos, pero no son los únicos. Otra afección es el trastorno por alimentación selectiva, que se inicia durante la niñez y que se basa en comer tan sólo una serie de alimentos seleccionados, rechazando los demás.

Este trastorno, también conocido como Arfid -'Avoidant Restrictive Food Intake Disorder'- no debe pasar desapercibido por los padres ni tomado como un simple capricho infantil. Se trata de una afección que puede desarrollarse y tener efectos muy negativos a lo largo del crecimiento del pequeño, pues puede extenderse hasta la adolescencia. A continuación, te mostramos cuáles son los datos más relevantes de este trastorno de alimentación selectiva infantil.

Este trastorno no debe pasar desapercibido por los padresEste trastorno no debe pasar desapercibido por los padres

¿Qué es el trastorno de alimentación selectiva infantil?

Esta afección, que se desarrolla de manera muy temprana y que puede extenderse hasta la adolescencia, se caracteriza por un tipo de alimentación compuesta tan solo por entre 5 y 10 alimentos diferentes.

Cuando los progenitores tratan de hacer que el pequeño coma otras cosas, éste lo rechaza totalmente. Esta negativa a probar nuevos alimentos se conoce como nefobia y no está necesariamente relacionada con el sabor, sino que el rechazo se produce por la forma, tamaño o textura del alimento. Y es que muchas veces la negativa se produce incluso antes de que el pequeño haya probado el alimento por primera vez, por lo que éste ni si quiera ha tenido la oportunidad de saber cuál es su sabor.

El trastorno de alimentación selectiva infantil ha sido recientemente incluido en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los trastornos mentales y se suele desarrollar más en niños que en niñas, normalmente acompañado de otros factores como son:

Los pequeños que se ven afectados por este trastorno de alimentación selectiva infantil suelen mostrar deficiencias nutricionales con carencia, principalmente, de vitaminas, minerales y fibra. El llevar una dieta muy pobre y poco variada en la que los alimentos que principalmente se rechazan son la verdura, el pescado, las legumbres y la fruta, provoca esta carencia en el organismo que se puede tener un impacto muy negativo en el crecimiento del pequeño, tanto físico como neuronal e intelectual.

De ahí que este comportamiento no debe ser ignorado ni alimentado por los padres y se le debe dar una solución lo más rápidamente posible.

Causas de la afección

Actualmente no se ha encontrado una causa exacta que responda al desarrollo de este trastorno, sino que se trata de una afección que puede responder a una gran variedad de desencadenes. Las principales causas son:

  • Malestar por una o varias causas para las que el pequeño no encuentra palabras a la hora de expresarlo y lo exterioriza de esta manera, al igual que ocurre con las pataletas, los lloros o los gritos. En estos casos se hace indispensable lograr ayuda psicológica y psiquiátrica para esclarecer cuáles son estos problemas subyacentes que provocar el desarrollo del trastorno.

  • Problemas en el vínculo del niño con uno o ambos progenitores o con sus cuidadores.

  • Situaciones de estrés o traumáticas.

  • Sentimiento de abandono por parte de los padres en las que el pequeño considera que sus progenitores no le dedican el tiempo suficiente. En ocasiones, los padres con sentimiento de culpabilidad tratan de solventar la solución con regalos, en ocasiones en forma de comida que el pequeño disfruta.

  • Sobreprotección del niño por la cual los padres aceptan sus negativas y no tratan de imponer su propio criterio.

Se inicia durante la niñezSe inicia durante la niñez

Consecuencias

El principal problema que se deriva de este trastorno es a nivel médico, ya que el pequeño tendrá carencia de nutrientes que afectará negativamente a su desarrollo normal. Sin embargo, esta enfermedad también se traduce en otros factores como son:

  • Fracaso escolar

  • Desarrollo de enfermedades como anemia

  • Desarrollo de otros trastornos alimenticios como anorexia o bulimia debido a la repulsión por la comida

  • Limitación de la vida social, ya que se tiende a evitar reuniones y fiestas con familiares y amigos en las que se puedan dar desagradables episodios cuando el niño se niegue a comer

Tratamiento

Lograr que el pequeño lleve una dieta sana y equilibrada es posible, pero siempre y cuando los padres también estén dispuestos a seguir las pautas establecidas por los distintos profesionales como pueden ser:

  • No caer en el error de preparar al pequeño tan sólo aquellas comidas que le gustan. Normalmente, cuando se produce un episodio de rabieta del pequeño para no consumir ciertos alimentos, los padres se ponen nerviosos y se estresan. Por ello, para evitar estas situaciones, terminan preparando tan solo aquellos alimentos que saben que el pequeño va a consumir sin problemas. Esto provoca que el niño no aprenda a introducir nuevos alimentos en su dieta y el problema se perpetúe en el tiempo.

  • Los padres deben actuar con paciencia y tranquilidad cuando el niño se niegue a comer. Hay que evitar los gritos, los enfados y otras actitudes negativas que pueden hacer que la reacción del pequeño se agrave. Lo correcto es reaccionar a la situación con tranquilidad y paciencia y siempre teniendo muy claro qué es lo que se debe hacer y qué no.

  • Evitar que el niño imite comportamientos adultos negativos. Los pequeños tienden a copiar todo lo que hacen sus progenitores y, si estos tampoco comen ciertas cosas, lo más probable es que los niños los imiten.

  • Terapia por parte de psicólogos y psiquiatras para encontrar las posibles causas que han provocado el desarrollo del trastorno de alimentación selectiva infantil. Encontrar cuáles son los factores que provocan el malestar en el pequeño y que éste expresa a través de este tipo de reacciones. Al ponerle solución se deduce que, poco a poco, el niño cambiará su comportamiento hacia la comida.

  • El niño tendrá que ir incorporando, con la ayuda de sus progenitores, nuevos alimentos a su dieta de forma progresiva hasta lograr que éste lleve una dieta sana y equilibrada que evite que desarrolle problemas nutricionales.
Te puede interesar