Menú
Colesterol alto en el embarazo: ¿tienes que preocuparte?
Colesterol alto en el embarazo: ¿tienes que preocuparte?

COLESTEROL ALTO

Colesterol alto en el embarazo: ¿tienes que preocuparte?

Quizá en alguna de tus analíticas de seguimiento del embarazo descubras que tienes el colesterol alto, pero ¿debes preocuparte?

Durante el embarazo, los cambios hormonales producen diversas alteraciones en el organismo. Quizá en alguna de tus analíticas de seguimiento del embarazo descubras que tienes el colesterol alto, pero ¿debes preocuparte?

Es posible que en la analítica del segundo trimestre de tu embarazo, los niveles del colesterol sean más altos de lo normal. Esto se debe a los cambios hormonales y el aumento de flujo en la sangre, consecuencia del propio embarazo. En la mayoría de los casos, se trata de una situación común que no reviste mayor gravedad. Sin embargo, es muy importante seguir las recomendaciones médicas para evitar posibles complicaciones en el embarazo.

El aumento del colesterol en el embarazo

En un adulto típico, los niveles de colesterol deben estar por debajo de los 200 ml/dL. Cuando estos niveles se sitúan entre 240 y 300 ml/dL, se considera que el colesterol es demasiado elevado y es necesario tomar medidas para reducir estos niveles y reducir los riesgos de sufrir cualquier tipo de accidente cardiovascular o cerebral.

Sin embargo, las mujeres embarazadas sufren diversos cambios en el organismo debido al desajuste hormonal y al aumento del flujo de la sangre. Por ello, los niveles normales de colesterol en sangre deben estar en torno a los 250 ml/dL, esta cifra es aproximada, ya que puede variar en función de cada mujer. Es decir, teniendo en cuenta los niveles de colesterol normales en una persona adulta saludable, durante el embarazo, el colesterol aumenta cerca de un 30% y un 40%.

Pero ¿debes preocuparte por este aumento de colesterol en tu embarazo? ¿Puede afectar al desarrollo de tu bebé?

El colesterol a pesar de tener muy mala fama, es un tipo de grasa necesaria para que el cuerpo pueda realizar sus funciones correctamente. Por lo tanto, siempre que los niveles de colesterol se mantengan controlados y bajo supervisión médica, son esenciales para el desarrollo de tu futuro bebé. El colesterol tiene diferentes funciones para el organismo:

  • Es esencial para la producción de vitamina D, además de los ácidos biliares y en la producción de las membranas celulares
  • También tiene una función esencial en el desarrollo neurológico, ¡el colesterol permite crear los recuerdos!
  • El colesterol está presente en todo el cuerpo, ya que forma parte de las células de todo tu organismo
  • Es necesario par que el organismo pueda crear todos los tipos de hormonas esteroides, (los estrógenos, los andrógenos, los progestágenos, los glucocorticoides y los mineralocorticoides)

Como puedes ver, el colesterol saludable es fundamental para que tu bebé pueda desarrollarse y crecer con normalidad. Sin embargo, no debes descuidarlo porque un aumento de los niveles de colesterol alto pueden tener un efecto muy negativo, tanto para tu propia salud como para la de tu bebé.

Por lo tanto, en principio no debes preocuparte por esos niveles de colesterol alto durante tu embarazo. A no ser que tu médico te indique lo contrario, ya que pueden existir patologías previas que pueden agravarse por el aumento del colesterol. Por lo que es fundamental que sigas las recomendaciones del médico que sigue tu embarazo. Quizá te recete algún fármaco para controlar el colesterol, aunque en casa también puedes realizar algunos cambios que te ayudarán a mantener controlados los niveles del colesterol.

En un adulto típico, los niveles de colesterol deben estar por debajo de los 200 ml/dLEn un adulto típico, los niveles de colesterol deben estar por debajo de los 200 ml/dL

Complicaciones del colesterol alto en el embarazo

Si tus niveles de colesterol aumentan más de lo que se considera saludable, pueden surgir diferentes complicaciones durante tu embarazo. Superar los 300 mg/dL de colesterol en sangre, aumenta el riesgo de sufrir:

  • Un parto prematuro, con todas las posibles complicaciones que ello conlleva para el bebé
  • Problemas en la placenta y en el líquido amniótico
  • Si además tienes la tensión alta, altos niveles de colesterol pueden dar lugar a una grave complicación llamada preeclampsia muy peligroso para tu salud
  • Problemas en los vasos sanguíneos de tu bebé

Estos son alguno de los problemas que puede sufrir el feto si los niveles de colesterol aumentan de forma descontrolada. Sin embargo, si el colesterol también se encuentra por debajo de lo recomendado, el feto puede sufrir graves problemas en su desarrollo como:

  • Bajo peso al nacer
  • Dificultad para desarrollarse correctamente
  • Problemas de aprendizaje

Por lo tanto, lo mejor que puedes hacer por ti misma y por la salud de tu futuro bebé, es llevar una alimentación saludable durante todo tu embarazo. También debes practicar alguna actividad física todos los días, dentro de tus posibilidades y sin pretensiones fuera de tu alcance. Tan solo tienes que andar una hora cada día para mantenerte saludable y preparada de cara al parto.

Tu dieta durante tu embarazo debe ser variada y equilibradaTu dieta durante tu embarazo debe ser variada y equilibrada

Consejos para reducir el colesterol alto en el embarazo

Tu dieta durante tu embarazo debe ser variada y equilibrada, además, debe incluir alimentos de todos los grupos para que tu bebé pueda obtener todos los nutrientes que necesita para desarrollarse con normalidad.

Algunos alimentos pueden ayudarte a mantener controlados los niveles del colesterol, no olvides incluirlos en tu dieta durante tu embarazo y el tiempo que mantengas la lactancia materna, si es que decides darle pecho a tu bebé.

Tu dieta debe incluir:

  • Lácteos y derivados, preferentemente semidesnatados para reducir el consumo de grasas
  • Proteína animal, lo más aconsejable es la carne blanca como el pollo, el conejo o el pavo. Baja en grasas y más saludables
  • Legumbres de todo tipo, lentejas, garbanzos, soja etc. Procura cocinarlos de forma saludable, evita añadir chorizo, tocino o productos con mucha grasa
  • Alimentos ricos en ácidos grasos Omega3, puedes obtenerlos del pescado azul como el salmón, la caballa, el atún o las sardinas. También los frutos secos son una potente fuente de omega 3, pero procura tomarlos con moderación ya que su aporte calórico es muy elevado y pueden fomentar el aumento de peso
  • Toma alimentos ricos en fibra, cereales integrales, pasta, pan etc
  • Reduce el consumo de sal
  • Consume frutas y verduras de forma regular, estos alimentos deben estar presente en la mayoría de las comidas que tomes al día

Por otra parte, debes evitar al máximo consumir alimentos procesados, bollería industrial, fritos, snacks de bolsa y todo aquello que se considera comida basura. El aporte nutritivo es mínimo en esos productos, solo aportan grasas saturadas, exceso de sal y azúcar y gran cantidad de sustancias poco saludables tanto para ti, como para la salud de tu bebé.

Te puede interesar