Menú
Tipos de parto
Tipos de parto

PARTO

Tipos de parto

Es por esto por lo que desde Bekia te vamos a hablar de las clases de partos que hay y en qué situaciones se producen.

Dar a luz es uno de los momentos que más nervios, intranquilidad y alegría le puede producir a una embarazada y es que después de esperar 9 meses, cualquier mujer está deseando ver por fin cómo será la cara de su hijo, sin embargo, es posible que pensar en el momento en que nos encontremos dando a luz nos ponga un poco nerviosas y no sepamos exactamente qué pueda ocurrir.

Es por esto por lo que desde Bekia te vamos a hablar de las clases de partos que hay y en qué situaciones se producen para que puedas saber a qué podrías enfrentarte cuando llegue ese momento tan especial.

Parto natural o fisiológico

Este es el más común, se basa en un proceso fisiológico que comienza espontáneamente en donde el feto, la placenta y los anejos fetales salen naturalmente al exterior. Normalmente se produce entre las semanas 37 y 42 del embarazo. Tras dar a luz, tanto la madre como el bebé se encuentran sanos y recuperándose, es por esto por lo que se considera un parto de bajo riesgo y es el que se produce entre el 70 y el 80% de las embarazas.

Estos partos son los que se producen vaginalmente, sin que sea necesaria la utilización de ningún tipo de instrumento y a la madre no se le administra ni oxitocina intravenosa, ni se le rompen de manera artificial las membranas (bolsa de agua).

Parto en cuclillas

Este parto se realiza de la misma forma que el parto natural o fisiológico solo que la postura cambia, la embarazada en lugar de estar acostada en una camilla, se pone de cuclillas para dar a luz para que el parto sea más rápido y que la gravedad ayude a que salga mejor el bebé. Normalmente esta posición es más cómoda para las embarazas.

El parto natural o fisiológico es el más comúnEl parto natural o fisiológico es el más común

Parto inducido o estimulado

Esta forma de dar a luz es aquella en la que el medico provoca el parto o controla como se va desarrollando a través del uso de medicamentos o maniobras que aceleran el parto como la administración de oxitocina, prostaglandinas, o la rotura de membranas de manera artificial. Normalmente este tipo de parto se debe a que ya han pasado las semanas naturales en las que debería haber nacido el bebé y al este no querer salir, los médicos tienen que provocarle el parto a la embarazada. Este tipo de parto normalmente acaba con una cesárea o acaba en un parto instrumental.

Parto instrumental

Este puede ser inducido o producirse de forma natural. El parto instrumental es aquel en el que para que la embarazada dé a luz se necesita la utilización de algún instrumento para poder extraer al bebé. El ginecólogo será el que dictaminará que maniobras serán necesarias, las cuales pueden ser fórceps, ventosa convencional o tipo kiwie o espátulas que es la menos intrusiva de todas.

El periné de la madre suele resultar bastante herido por la utilización de estos instrumentos lo que hace que la mayoría de las embarazadas necesiten que le practiquen una episiotomía que es una incisión que se practica en el periné de la embarazada que parte desde la comisura posterior de la vulva hacia el ano, para así evitar que los tejidos se desgarren y facilitar la salida del bebé.

Parto con fórceps

Se realiza cuando un parto normal se desarrolla con ciertas dificultades para el bebé o la madre por lo que se necesita la utilización de un fórceps para la extracción del bebé. Un fórceps es un instrumento que consta de dos partes alargadas conectadas que se curvan en las puntas para coger la cabeza del bebé. Cuando se ajusta este instrumento a la cabeza del bebé el ginecólogo empujara la cabeza del bebé al mismo tiempo que la madre debe empujar durante la contracción.

Para realizar este método es necesario la realización de episiotomías en el perineo para introducir los fórceps.

Parto por cesárea

En esta forma de dar a luz se necesita una intervención quirúrgica en la que se realiza una incisión en el abdomen y útero de la madre para extraer a través de ella al bebé. Esta clase de parto se lleva a cabo cuando el ginecólogo toma la decisión de que puede haber algún riesgo para la vida de la madre o el bebé si el parto se hace por vía vaginal. Se puede realizar de urgencia en los casos más graves o estar programada cuando se sepa con antelación que un parto vaginal no es viable.

El parto Leboyer se basa en en que el nacimiento del bebé se haga en un ambiente positivo y tranquiloEl parto Leboyer se basa en en que el nacimiento del bebé se haga en un ambiente positivo y tranquilo

Parto Leboyer

A esta tipología también se la conoce como parto sin violencia, debido a que es un parto en el que se intenta no estresar al bebé, ya que se considera que el parto es una experiencia traumática para el bebé y esta forma de parto evita que esto ocurra.

El parto Leboyer se basa en en que el nacimiento del bebé se haga en un ambiente positivo y tranquilo, lo más parecido al útero de la madre. Para que esto sea así deberá haber silencio, poca luz y una temperatura cálida.

Parto asistido en casa

Este es un tipo de parto cada vez más común, y que cada vez más mujeres eligen, esta clase de partos está controlado por una comadrona que va guiando a la embaraza y debe ayudarla dándole la mano y encontrando la postura ideal para ella. Es cierto que estos partos son muy dolorosos ya que a las embarazadas no se las médicas. Así mismo estos partos son muy largos, pudiendo durar de entre 12 a 16 horas.

Parto en el agua

El parto en el agua como bien su nombre indica es aquel donde el periodo de dilatación o de alumbramiento del bebé se hace en el agua. Este es un parto natural que se realiza en casa y tiene numerosas ventajas como que el agua ejerce un efecto analgésico en las embarazadas, ya que el agua a una temperatura de 37 grados es capaz de generar una sensación placentera que disminuye las molestias, el dolor y favorece la relajación de la embarazada haciendo que no sea necesario inyectar la epidural.

Esta clase de parto solo está indicado para aquellas mujeres cuyos partos se hayan desarrollado de forma natural, sin problemas y los cuales sean de bajo riesgo y baja intervención.

Al ser en el agua, ayuda en los movimientos de las embarazas a tener una posición vertical que mejora la salida del bebé y la apertura de la pelvis. Así mismo esta clase de partos son muy beneficiosos para el bebé al ayudar a que este se siga sintiendo como en el útero debido a este líquido.

Te puede interesar