Menú
¿Existen diferentes tipos de cesáreas?
¿Existen diferentes tipos de cesáreas?

CESÁREAS

¿Existen diferentes tipos de cesáreas?

La finalidad de la operación de cesárea no es otra que extraer el feto del único a través de la zona abdominal.

No todos los embarazos son iguales y tampoco todos los partos. En algunas ocasiones, estos no se pueden llevar a cabo de forma "natural" por la posibilidad de alguna complicación médica que ponga en riesgo la vida del bebé o de la madre y es necesaria la intervención de los profesionales médicos.

En concreto, cuando el parto no se puede producir a través del canal, se lleva a cabo una intervención quirúrgica llamada cesárea. A continuación os contamos un poco sobre ella y los diferentes tipos.

El origen de la cesárea

La finalidad de la operación es extraer el feto del único a través de la zona abdominal. Aunque pueda parecer un procedimiento reciente, es una de las operación que se más practicadas en la antigüedad.

Ya en la antigua Roma encontramos referencias a la práctica de la cesárea cuando se producía el fallecimiento de la madre con la intención de salvar al bebé. El primer dato de supervivencia a la cesárea lo encontramos en Suiza en el año 1500.

No fue hasta finales del siglo XIX cuando se consiguieron reducir muy notablemente la mortalidad a la operación. La acogida de las medidas de asepsia o desinfectantes, el invento de la sutura uterina en 1882, los antibióticos, los avances en la anestesia y la posibilidad de realizar transfusiones de sangre fueron fundamentales.

Como anécdota, hay incluso dos casos documentados de mujeres que se han aplicado cesáreas a sí mismas.

En la actualidad entre un 10 y un 20% de todos los embarazos concluyen en cesáreasEn la actualidad entre un 10 y un 20% de todos los embarazos concluyen en cesáreas

¿Cuándo está indicada la cesárea?

En la actualidad entre un 10 y un 20% de todos los embarazos concluyen en cesáreas. Estas elevadas tasas de prevalencia han hecho que se cuestione si se están llevando a cabo más cesáreas de las necesarias. Es decir, que se decida así el parto por razones no médicas como las económicas.

Las principales causas para llevar a cabo cesáreas son:

  • Que haya una desproporción entre el tamaño fetal y el canal pélvico
  • Posiciones anómalas del feto en el momento del parto, por ejemplo, que esté sentado en lugar de tener la cabeza orientada al canal expulsivo.
  • Problemas con la placenta: que sea oclusiva total, marginal o sangrante.
  • Cualquier pérdida de bienestar fetal durante el trabajo del parto: alteraciones en el ritmo cardiaco, en el riego...
  • Enfermedades maternas que impidan el parto vaginal. Por ejemplo, una alteración estructural que obstruya el canal o problemas de hipertensión graves.
  • Otras indicaciones dependen de los protocolos que se establezcan en los diferentes hospitales o sistemas de salud.

Clasificación de las cesáreas

Según el procedimiento utilizado podemos clasificar las cesáreas en:

  • Cesárea de incisión clásica o vertical: se realiza una sección longitudinal en la línea media abajo el ombligo a la altura del útero. Permite un mayor espacio para el parte pero desde finales del siglo XIX se usa rara vez. Un mayor impacto implica mayor susceptibilidades ante múltiples complicaciones.
  • Cesárea del segmento inferior u horizontal: es la más común en la actualidad. En este caso se realiza una incisión transversal justo por encima del borde de la vejiga. Se pierde menos sangre y es más fácil la reparación.
  • Cesárea transversa: como en el caso de la primera opción permite un gran espacio para la extracción del feto. Sin embargo, tampoco se utiliza con frecuencia porque una gran abertura puede conllevar demasiados problemas.
  • Cesárea histerectomía: consiste en la extracción del útero posterior a la salida del bebé. Se realiza en casos de urgencia como cuando el sangrado no es tratable o cuando la placenta no se separa del útero.
  • Cesárea extraperitoneal: se trata de un procedimiento obsoleto pero popular en el siglo XX porque se creía que reducía las infecciones y otras complicaciones posteriores. La investigación médico mostró que no era así y ahora su uso es totalmente excepcional. Consiste en acceder al feto por otra zona que no sea la que se encuentra directamente sobre el útero

Según cuando se decida llevarla a cabo nos encontramos con:

  • Cesárea intraparto o urgente: como su nombre nos señala, se trata del procedimiento que se lleva a cabo una vez iniciado el parto porque se comprueba que no es posible un parto vaginal. El proceso expulsivo se da inicio de forma natural pero durante el mismo se ven comprometidas la salud de la madre y su bebé.
  • Cesárea programada o electiva: se toma la decisión de llevar a cabo la operación quirúrgica antes del inicio espontáneo de las labor de parto. Las razones pueden ser fetales, maternas o ambas. La elección, como ya hemos dejado entrever, no debe ser tomada por otra clase de motivos ya que una cesárea no deja de ser una intervención quirúrgica y como tal implica sus riesgos.
La finalidad de la operación es extraer el feto del único a través de la zona abdominalLa finalidad de la operación es extraer el feto del único a través de la zona abdominal

La recuperación tras la cesárea

Como ocurre tras otras intervenciones quirúrgicas son muy importantes los cuidados. Entre ellos:

  • El uso de analgésicos y otros fármacos pautados por nuestro médico.
  • En el caso de que la paciente lo requiera, se podrá tomar la decisión de tratar la posible aparición de trombos.
  • Tener especial cuidado con la higiene y el cuidado de la herida.
  • Mantener varios días de reposo para favorecer la mejoría.

Otros consejos para una mejor recuperación los encontrarás aquí.

Te puede interesar