Menú
Actividades de agua en piscina para niños pequeños
Actividades de agua en piscina para niños pequeños

PRENADO

Actividades de agua en piscina para niños pequeños

El medio acuático es divertido para los niños y estas actividades les ayudarán a mejorar sus habilidades de natación para cuando empiecen.

En verano el agua es elemento protagonista para todas las edades. Con el calor y las altas temperaturas todo el mundo busca el agua para refrescarse y también, para pasarlo bien. Es una forma divertida de combatir el calor. A los niños pequeños les encanta el agua pero necesitan tu guía para pasarlo bien y que no estén en peligro en este elemento tan importante pero peligroso al mismo tiempo.

Las actividades de agua en una piscina para niños pequeños ayudan a tu hijo a sentirse como pez en el agua. Las lecciones también proporcionan una actividad sensorial y ayudan a los jóvenes participantes a practicar sus habilidades de desarrollo físico. Los niños no suelen estar listos para aprender habilidades de natación hasta los 4 años. La organización apoya las lecciones de natación para los niños más pequeños, pero no deben considerarse una forma de reducir el riesgo de ahogamiento. Los padres nunca deben perder a sus hijos de vista, puesto que necesitan ser vigilados por los adultos todo el tiempo.

En verano el agua es elemento protagonista para todas las edadesEn verano el agua es elemento protagonista para todas las edades

Hacer burbujas en el agua

Soplar burbujas es una actividad básica para las lecciones de natación infantil que es entretenida para los jóvenes participantes. Las burbujas que soplan sirven para más de un propósito. Ayuda al bebé a controlar su respiración alrededor del agua, una habilidad que necesitará una vez que comience a nadar sin ayuda. La actividad también ayuda a que el niño pequeño se acostumbre a tener su cara cerca del agua. 

Para ayudar a los pequeños a aprender a soplar burbujas, simula apagar las velas de un pastel de cumpleaños. Un adulto que sostiene su dedo para que sobresalga del agua como una vela proporciona una ayuda extra para que el pequeño entienda dónde tiene que soplar.

Entrar en la piscina

Es posible que los niños pequeños no estén preparados para aprender a nadar, pero sí se les presentan las habilidades básicas de seguridad de la natación, los prepararán para futuras situaciones en la piscina. 

Para los niños pequeños, deslizarse o saltar desde el borde de la piscina en los brazos de un padre ofrece una actividad de seguridad. Los padres luego ayudan a los bebés a regresar a un lado de la piscina. Muchos niños caen accidentalmente en la piscina a lo largo del borde, por lo que esta actividad les enseña a los niños pequeños cómo responder en esta situación.

Alcanzar y coger objetos en el agua

Los juguetes flotantes de baño y piscina funcionan bien como objetivos para alcanzar y coger en el agua. Lanzar un juguete unos pies delante del infante. Anímelo a alcanzar el juguete y "nadar" hacia él. Sostén a tu hijo pequeño con las manos debajo del estómago y el pecho, y él coge el juguete. 

Esta actividad ayuda a tu hijo a estirarse y asumir una posición que se parece a nadar. Alcanzar y coger los juguetes de la piscina también mejora la coordinación mano-ojo de los pequeños, por lo que es una actividad de desarrollo.

 Las lecciones también proporcionan una actividad sensorial Las lecciones también proporcionan una actividad sensorial

Chapotear el agua

Una actividad que consiste en chapotear el agua ayuda a los niños pequeños a desarrollar otra habilidad que usarán en los siguientes movimientos de natación. Sostén al niño pequeño para que sus pies estén cerca de la superficie del agua. Anímale a chapotear con sus piernas. Conviértelo en una actividad entretenida haciendo que el padre del niño se ponga cerca de sus pies. El pequeño le da una patada en los pies para salpicar a su padre como una manera de animarle a chapotear un poco más.

Como ves, son actividades sencillas y tu hijo pequeño lo pasará en grande sin darse cuenta de que está aprendiendo habilidades básicas para comenzar la natación a partir de los 4 años. Si tu hijo no quiere meterse en el agua no le obligues y si te metes en el agua con él, nunca le pierdas de vista ni le dejes solo en el agua.

Te puede interesar