Menú
Tu hija adulta es irrespetuosa contigo, ¿qué puedes hacer?
Tu hija adulta es irrespetuosa contigo, ¿qué puedes hacer?

HIJOS ADULTOS

Tu hija adulta es irrespetuosa contigo, ¿qué puedes hacer?

Si tienes una hija adulta que te falta al respeto, es posible que te sientas desbordado/a... sigue leyendo porque te damos algunos consejos.

Las relaciones madres e hijas no siempre son sencillas, pero es necesario trabajar con ellas para que las cosas marchen bien y se pueda tener una relación armoniosa. Cuando se es madre se es para toda la vida, lo mismo que cuando se es hija... por lo que trabajar en la relación madre e hija es fundamental desde siempre.

Si has criado siempre a tu hija con todo tu cariño y de repente, cuando es adulta se comporta de manera irrespetuosa contigo, lo primero que debes tener en cuenta es que no es culpa tuya. No es culpa tuya el comportamiento que tiene en estos momentos. Lo único que puedes hacer es buscar soluciones para mejorar la situación, tanto por su bien como por el tuyo.

Las relaciones entre padres e hijos adultos no siempre son fácilesLas relaciones entre padres e hijos adultos no siempre son fáciles

Las relaciones entre padres e hijos adultos

Las relaciones entre padres e hijos adultos no siempre son fáciles. Si tu hija adulta lo trata irrespetuosamente, podría ser el momento de abordar la situación de frente. En lugar de involucrarse en una lucha continua o ignorar el problema, siéntate y habla el problema con todo el respeto mutuo.

Si no sabes ni por dónde comenzar, sigue leyendo porque te vamos a dar algunos consejos que te irán bien para mejorar la relación que tienes con tu hija desde ahora mismo.

Mejorar la comunicacion

La primera regla de comunicación entre padres e hijos adultos es sentarse y hablar sobre lo que te molesta. No esperes que tu hija adulta entienda lo que te molesta a menos que digas algo. En cambio, siéntate y pregúntate cuál es el problema y cómo podéis hablar sobre él y encontrar una solución juntos. 

Si hablar cara a cara es difícil, comienza escribiendo todo lo que tengas en mente y pídele a tu hija que haga lo mismo. Luego siéntate para hablar esos temas. Asegúrate de que tu hija quiere encontrar una solución también, así no tendréis que pelear ni discutir de malas maneras.

Intenta entender su punto de vista

Intenta entender su punto de vista pero sin dejar de lado lo que tú sientes en cada momento. Como padre, puede ser difícil aceptar que tu hijo haya crecido y que ahora sea un adulto con sus propias opiniones, valores y pasiones. 

Aprender a respetar el hecho de que pueden ser diferentes a los tuyos puede ayudar a sanar la relación. Es esencial hacerle saber a tu hija adulta que sus sentimientos y opiniones son válidos, incluso si tú no estás de acuerdo con ellos; los adultos pueden aceptar las diferencias de los demás sin necesidad de estar de acuerdo.

El juego de roles a veces ayuda a comprender el punto de vista de la otra persona. Comienza una conversación donde cada uno interprete a la otra persona: la madre retrata a la hija y viceversa. Esto a menudo ofrece una idea de los sentimientos y procesos de pensamiento de la otra persona.

El juego de roles a veces ayuda a comprender el punto de vista de la otra personaEl juego de roles a veces ayuda a comprender el punto de vista de la otra persona

Tener la mente abierta al compromiso

Especialmente si no estás de acuerdo con los puntos y creencias básicos, podría funcionar sentarse y discutir cada punto de vista. En lugar de acusar a tu hija de ser irrespetuosa, pregúntale por qué se comporta de la manera que lo hace y si hay algo que ambos puedan hacer para solucionar la situación. Por ejemplo, si has sido exigente y ella se siente presionada, es posible que pueda encontrar un punto medio donde ambos se sientan cómodos y se sientan apreciados.

Buscando ayuda profesional

Idealmente, podéis encontrar una solución a sus diferencias juntas, pero a veces la ayuda externa es imprescindible. Un terapeuta familiar puede ayudaros a hablar vuestras diferencias en un ambiente neutral, donde la conversación es más conductiva para resolver el problema en lugar de acusarse mutuamente. 

Te puede interesar