Menú
Cómo ayudar a los niños a lidiar con las películas de miedo
Cómo ayudar a los niños a lidiar con las películas de miedo

EMOCIONES

Cómo ayudar a los niños a lidiar con las películas de miedo

Hay películas que pueden dar miedo a los niños, y es necesario que sepan cómo lidiar con esos sentimientos y emociones incómodas.

¿Cómo pueden los padres tomar buenas decisiones sobre qué películas ven sus hijos? Este tipo de películas aunque sean infantiles pueden mostrar cosas que los pequeños no entienden muy bien por ser conceptos abstractos, como por ejemplo, la muerte. Son varias las cosas que los padres deben tener en cuenta cuando los niños ven una película que les da miedo.

En ocasiones, estas películas que les dan miedo no necesariamente tienen que ser de esta categoría cinematográfica, pero así la sienten los niños cuando la ven. No te pierdas estos consejos para ayudar a tus hijos a que lidien con el miedo que sienten al ver algunas películas.

Las películas pueden ser una forma amigable de presentar a los niños algunos conceptos difícilesLas películas pueden ser una forma amigable de presentar a los niños algunos conceptos difíciles

La muerte en las películas

Un amplio estudio de las mejores películas de taquilla de 1937 a 2014 concluyó que era más probable que la muerte violenta fuera representada en películas para niños que en películas dirigidas a adultos, como thrillers y películas de terror.

Toda esa muerte está ahí por una razón, y con la guía de los padres, puede ser algo positivo. Los niños están preocupados por la muerte desde una edad temprana, y también que estos pensamientos pueden ser inquietantes y generalizados. Las películas que muestran la pérdida pueden proporcionar una manera constructiva de explorar estos temores comunes.

Pueden tratar temas difíciles

Las películas pueden ser una forma amigable de presentar a los niños algunos conceptos difíciles, y una forma apropiada para su edad de normalizar una experiencia que ya hayan tenido. Por ejemplo, los jóvenes espectadores pueden llorar con Simba de la película de "El Rey León" y darse cuenta, con él, de que la muerte repentina de su padre no es su culpa.

Las películas para niños han evolucionado desde el rodaje fuera de la pantalla de la madre de Bambi hasta la masacre de la madre y los hermanos al comienzo de  Buscando a Nemo. Son cada vez más películas en las que se ve violencia o conceptos difíciles de "digerir" por los niños de la casa, sobre todo a partir de los 5 o 6 años que es cuando se comienzan a ver algunas de estas películas. Luego están películas como "Los Vengadores" que ven los niños pero que tratan temas para adultos.

Debe ser enriquecedor

Ver una película debe ser una experiencia enriquecedora para un niño y no una que le cause estrés. El cambio de la animación a la acción en vivo también puede hacer que esas escenas de miedo sean más angustiosas para los niños, especialmente los niños más pequeños que tienen mayores problemas para distinguir entre la realidad y las escenas de películas.

Los niños no pueden tolerar el miedo tan bien como los adultos porque el área del cerebro que calma las emociones y pone las cosas en perspectiva no se desarrolla completamente hasta más adelante en la vida. Entonces debemos preguntarnos, ¿de quién es el beneficio el contenido intenso? ¿El adulto que compra la entrada, o el niño? Ver una película debe ser una experiencia enriquecedora para un niño y no una que induzca al estrés.

¿Seguro que lo puede ver tu hijo?

Entonces, ¿cómo pueden los padres tomar buenas decisiones sobre qué películas ven sus hijos? Es importante mirar más allá de las calificaciones. Las calificaciones por edad de las películas no reflejan los valores de todas las familias, ni se deciden en consulta con expertos en salud mental. Le corresponde a cada familia determinar sus propias pautas y decidir qué contenido es mejor que vean sus hijos y cuál contenido es mejor evitar.

Es importante que los padres hagan su debida diligencia con respecto al contenido temático de las películas, leyendo reseñas, utilizando sitios web de películas o hablando con otros padres. Cuando los niños son realmente inteligentes y verbales, los adultos pueden asumir que están listos para un contenido más maduro. Si no estás seguro, es mejor proteger a los hijos y que vea la película más adelante. No hay prisa para ver una película ahora cuando puede esperar a verla en el futuro, cuando sea más maduro emocionalmente.

Una vez que deciden ver una película, los padres pueden preparar a los niños para lo que están a punto de ver. En general, a los niños no les importan los spoilers, como lo demuestra su afición por volver a ver películas sin cesar. La vista previa de elementos clave de la historia puede ayudar a los niños a manejar mejor los temas desafiantes, en el entorno más intenso de una sala de cine. Muchos estudios tienen sitios web con tráilers y clips extendidos que puede ver con sus hijos, después de verificar si son apropiados. Los estudios a menudo también publican libros de imágenes e historias de películas antes de su fecha de lanzamiento.

Decirle a los niños pequeños que una película no es "real" puede ayudar, pero no es suficiente

Si piensas en las veces que estás viendo una película y sabes claramente que es imaginario, el suspenso, la devastación y las emociones intensas tienen un impacto significativo: nuestros músculos se tensan, nuestra atención se estrecha, nuestros corazones se aceleran, etc. Esta suspensión de incredulidad y la forma en que entramos en la fantasía es lo que hace que las películas sean tan convincentes e intensas. Esta separación de lo real y lo no real es aún más borrosa para los niños. El cerebro no procesa la amenaza real y la amenaza virtual de manera diferente.

Puedes hacerles preguntas abiertas para saber cómo se sientenPuedes hacerles preguntas abiertas para saber cómo se sienten.

Esa experiencia fisiológica de amenaza, incluso cuando sabemos que no es real, puede ser abrumadora para algunos adultos, ¡así que imagina para los niños! Lo primero puede hacer que los niños no expresen sus sentimientos más tarde al dar el mensaje de que los padres no se sienten cómodos al hablar de tristeza o miedo. Este último puede enseñarles a depender de los padres para manejar sus emociones fuertes para ellos. En su lugar, ayude a los niños a aprender a manejar sus reacciones ayudándolos a identificar lo que están sintiendo.

Puedes hacerles preguntas abiertas para saber cómo se sienten. Dado que no puedes predecir cada escena que habrá en la película, o cómo reaccionará tu hijo a ellas, es bueno equipar a los niños de todas las edades con un plan sobre cómo hacer frente si algo es demasiado emocional o intenso. Se puede crear una pequeña señal con el niño antes de tiempo, como apretar la mano dos veces, puede ser útil para recordarles que se trata de simular, que están a salvo y que tú estás a su lado con ellos.

Te puede interesar