Menú
En qué consiste el cerclaje cervical
En qué consiste el cerclaje cervical

EMBARAZO

En qué consiste el cerclaje cervical

El cerclaje cervical es un procedimiento médico que se realiza para estrechar el cuello del útero durante el embarazo.

Algunas mujeres sufren diversas complicaciones durante el embarazo, algunas bastante graves que pueden comprometer la viabilidad del feto. Este tipo de complicaciones pueden estar causadas por diversos motivos y en algunos casos, se realizan maniobras médicas para intentar que el embarazo siga su curso hasta que el bebé esté listo para nacer.

Una de esas técnicas es el llamado cerclaje cervical, que consiste en suturar el cuello del útero. Una maniobra que se realiza para intentar evitar un parto prematuro e incluso un aborto involuntario, cuando el problema surge durante las primeras semanas del embarazo.

Qué es el cerclaje cervical

El cerclaje cervical es un procedimiento médico que se realiza para estrechar o reforzar el cuello del útero durante el embarazo. Esta técnica no se realiza en todos los casos, tan solo cuando por diversos motivos, el cuello del útero comienza a abrirse demasiado pronto. Es decir, cuando el cuello del útero está demasiado distendido y no puede retener al feto en el interior, lo que produce un grave riesgo de aborto involuntario.

Generalmente, el cerclaje cervical se realiza a través de la vagina y la técnica recibe el nombre de cerclaje cervical transvaginal. Aunque en algunos casos, con menos frecuencia, se puede realizar a través del abdomen, lo que se conoce como cerclaje cervical transabdominal. Para realizar la sutura, se puede utilizar hilo metálico o de nailon.

El cerclaje cervical surgió en la década de los 60, y desde entonces, se ha utilizado en gran cantidad de mujeresEl cerclaje cervical surgió en la década de los 60, y desde entonces, se ha utilizado en gran cantidad de mujeres

El cerclaje cervical surgió en la década de los 60, y desde entonces, se ha utilizado en gran cantidad de mujeres con un porcentaje de éxito muy elevado. Lo que ha supuesto una importante forma de evitar muchos abortos espontáneos y partos prematuros.

En qué casos se realiza el cerclaje cervical

El estado normal del cuello del útero cuando no existe embarazo, es cerrado, largo y bien firme. Cuando una mujer se encuentra embarazada, el cuello del útero cambia para dar lugar al parto. Es decir, se ablanda para dar cabida al bebé, se acorta, que es lo que se conoce como borramiento y además de dilata. Todo esto debe ocurrir hacia el final del embarazo, cuando el bebé está preparado para nacer.

Sin embargo, en algunos casos todo esto puede producirse demasiado pronto, en las primeras semanas del embarazo, poniendo en riesgo el desarrollo del embarazo. Cuando esto sucede, existe un importante riesgo de sufrir un aborto y una de las técnicas para intentar evitarlo es el cerclaje cervical.

Esta técnica puede realizarse por diversos motivos:

  • Cuello del útero corto: Algunas mujeres tienen el cuello del útero más corto de lo normal, esto es menor de 25 centímetros. Si se detecta esta deficiencia antes de la semana 24 del embarazo, cuando se trata de un embarazo único, es posible que se realice un cerclaje cervical para evitar los riesgos de parto prematuro.
  • Dilatación durante el segundo trimestre: En ocasiones, puede producirse una dilatación que no produce dolor, por lo que es difícil de detectar. Si el especialista nota este problema durante una revisión en el segundo trimestre del embarazo, lo más probable es que realice un cerclaje para alargar lo máximo posible el embarazo. Algunas mujeres notan una presión en la zona baja del abdomen o la sensación de tener algo que sobresale en la vagina, y es entonces cuando se detecta la insuficiencia cervical.
  • Haber sufrido un cerclaje en ocasiones anteriores: También se suele realizar el cerclaje cervical en mujeres que ya se han sometido a uno en algún embarazo anterior, ya que existen evidencias de que el cuello del útero es demasiado corto o presenta algún otro problema.
  • Antecedentes de aborto en el segundo trimestre: En los casos en los que la pérdida del bebé esté asociada a una dilatación cervical sin dolor y sin haber tenido trabajo de parto, o por desprendimiento de placenta.
  • Cambios en el útero: Producidas por intervenciones previas.

Riesgos del cerclaje cervical

A pesar de que esta maniobra médica ha resultado efectiva en un gran porcentaje de los casos practicados, no está libre de complicaciones, por lo que no está recomendada para todas las mujeres ni para todos los casos.

Los riesgos del cerclaje cervical no son levesLos riesgos del cerclaje cervical no son leves

Algunos casos en los que no se recomienda el cerclaje cervical son:

  • El embarazo múltiple.
  • Si existe infección intrauterina.
  • Cuando el feto presenta alguna anomalía que resulte incompatible con la vida.
  • El prolapso de las membranas del útero: En este caso, el saco amniótico sobresale por el cuello del útero.
  • En el caso de que exista un trabajo de parto prematuro.
  • Fisura en el saco amniótico: Si existe una rotura prematura de membranas, antes de la semana 37 de embarazo, es decir, existe pérdida de líquido amniótico.

Los riesgos del cerclaje cervical no son leves y en algunos casos pueden provocar incluso el aborto espontáneo.

Estos son algunos de los riesgos del cerclaje:

  • Infección
  • Sangrado vaginal
  • Desgarro en el cuello del útero
  • Riesgo de un parto prematuro
  • Daños en el saco amniótico, en la vejiga o en los intestinos
  • Que el útero quede estrecho de forma permanente

Antes de realizar el cerclaje cervical, tu médico realizará varias pruebas para determinar si tu caso es apropiado para utilizar este método. Acude frecuentemente a tus revisiones para asegurarte de que todo avanza con normalidad.

Te puede interesar