Menú
Qué es un parto velado
Qué es un parto velado

PARTO

Qué es un parto velado

El parto velado es bastante poco frecuente, pero a veces ocurre y es algo maravilloso que en contadas ocasiones ofrece la naturaleza.

¿Sabes que existen muchos tipos de parto? Es posible que nunca te hayas parado a pensar en ello, especialmente si todavía no tienes hijos o ni te has parado a pensar en la idea de tenerlos. Pero la realidad es que el parto puede ser muy diferente en cada mujer, por ello se dice que, no hay dos partos iguales, aunque la mujer que da a luz sea la misma.

El parto velado es bastante poco frecuente, pero a veces ocurre y es algo maravilloso que en contadas ocasiones ofrece la naturaleza.

El parto velado es bastante poco frecuenteEl parto velado es bastante poco frecuente

El saco amniótico

Uno de los primeros síntomas de que la hora de dar a luz a llegado, es lo que se conoce como "romper aguas", que no es más que la fisura del saco amniótico donde se encuentra el bebé. El líquido amniótico es una sustancia fundamental para el bebé mientras que se encuentra en el útero, por lo que, una vez que comienza a expulsarse esta sustancia, es muy importante acudir a los servicios de urgencia.

Romper aguas es uno de los principales síntomas de que el trabajo de parto ha comenzado, sin embargo, no es esencial. Es decir, muchas mujeres se ponen de parto sin llegar a romper aguas, y es en el propio paritorio donde se realiza una maniobra médica para romper el saco y que la mujer pueda expulsar el líquido amniótico.

Sin embargo, en muy raras ocasiones es posible que el bebé nazca sin haber roto el saco donde ha crecido y se ha desarrollado durante todas las semanas que haya durado su gestación. Esto es lo que se conoce como, parto velado.

Qué es el parto velado

El parto velado es aquel en el que el bebé nace dentro del saco amniótico, tal y como se ha desarrollado dentro del útero de la madre y cubierto con el líquido amniótico y todas las sustancias que le han acompañado durante este proceso. Aunque se trata de algo muy poco frecuente, es posible que ocurra cuando el parto se produce repentinamente y no da tiempo de realizar técnicas médicas ni planificar el parto de forma tradicional.

Lo habitual es que el bebé llegue al mundo cubierto de sustancias, y que el saco quede dentro del útero de la madre, que lo expulsará después de que el bebé haya nacido. Pero como decíamos al principio, el momento del parto es único e irrepetible y en cada caso pueden trascurrir las cosas de forma muy diferente.

El parto velado es algo que ocurre con muy poca frecuencia, porque la membrana que forma el saco amniótico es muy delgada y se fisura con facilidad. De hecho, en muchas ocasiones se rompe la bolsa antes de tiempo y es necesario llevar a cabo técnicas especiales como el cerclaje cervical y el reposo absoluto, para evitar que la bolsa de vacié por completo y dañe al bebé.

La importancia del saco y el líquido amniótico

Entre el octavo y el noveno día desde que se produce la fecundación, comienza a formarse el saco amniótico. Este saco está formado por dos membranas:

  • El corion: Es la parte del saco amniótico que forma parte de la placenta, se trata de la membrana exterior y es algo más gruesa.
  • El amnios: Esta es la membrana interior, donde se encuentra el feto y el líquido amniótico.

Entre las dos capas que forman el saco amniótico, existe una fina capa de colágeno que permite que el saco sea muy elástico y se vaya extendiendo a medida que el bebé va creciendo y necesita más espacio.

Por otra parte, el líquido amniótico es parte esencial del desarrollo del embarazo, ya que permite que el feto se encuentre cómodo, calentito y protegido de los golpes y los agentes externos. La cantidad de líquido amniótico va cambiando a lo largo de todo el embarazo, llegando incluso a los 800 ml hacia la semana 34 de la gestación.

A partir de ese momento, la cantidad de líquido amniótico va reduciendo hasta llegar a los 600 ml aproximadamente cuando llega el momento del parto. Este líquido está constante movimiento, ya que el bebé lo traga y lo expulsa dentro del saco amniótico. Cuando la cantidad de este líquido no es la adecuada, pueden producirse diversos trastornos:

  • Polihidramnios: Que es cuando hay demasiada cantidad de líquido amniótico, generalmente ocurre en embarazos múltiples. También puede ocurrir cuando se produce la diabetes gestacional o si el bebé presenta anomalías congénitas.
  • Oligohidramnios: En este caso, la cantidad de líquido amniótico es inferior a la necesaria y puede producir diversos problemas de desarrollo en el feto.

Lo habitual es que el bebé llegue al mundo cubierto de sustanciasLo habitual es que el bebé llegue al mundo cubierto de sustancias

Los mitos que rodean al parto velado

Cuando una situación se produce de forma inusual, es muy normal que se generen diferentes mitos y misterios en torno a ella. Es lo que ocurre con los partos velados, los niños que nacen de esta forma, reciben el nombre de enmantillado, con toquilla e incluso, con el manto de la virgen.

Todas ellas formas muy curiosas de determinar este tipo de nacimiento, y que se acompañan de mitos como que los niños que nacen así poseen poderes, que están protegidos por seres divinos etc. Detalles curiosos que se generan en torno al nacimiento, al igual que existen otros muchos mitos sin fundamento sobre el parto y el embarazo.

Te puede interesar