Menú
Cómo prevenir que el desprendimiento de placenta
Cómo prevenir que el desprendimiento de placenta

EMBARAZO

Cómo prevenir que el desprendimiento de placenta

Para poder prevenir el desprendimiento de placenta es necesario saber qué es y por qué ocurre... ¡y seguir siempre las indicaciones del médico!

Si ya has tenido en otros embarazos desprendimiento de placenta, sabrás el miedo que provoca que esto ocurra porque tu embarazo puede verse en peligro e incluso, puedes tener la pérdida del mismo. El desprendimiento de placenta se usa cuando parte o toda la placenta se separa del útero después de la semana 20 de gestación. La abrupción placentaria grave es un factor de riesgo importante para la muerte fetal o el parto prematuro.

También se conoce como separación prematura de la placenta, ablatio placenta, abruptio placentae o desprendimiento de placenta. La condición ocurre en el 1% de todos los embarazos, más comúnmente en el tercer trimestre.

Síntomas

Los síntomas del desprendimiento de placenta pueden incluir que se tenga un sangrado vaginal, sensibilidad o dolor en el abdomen y contracciones frecuentes. Todo sangrado vaginal en el segundo o tercer trimestre debe merecer una llamada a un profesional de la salud. Sin embargo, el desprendimiento de la placenta no siempre causa sangrado vaginal, por lo que siempre debes ir al médico si sospechas que puedes estar experimentando desprendimiento de la placenta. 

La abrupción placentaria grave es un factor de riesgo importante para la muerte fetalLa abrupción placentaria grave es un factor de riesgo importante para la muerte fetal

Factores de riesgo

Un traumatismo en el abdomen al final del embarazo y las infecciones en el útero pueden causar desprendimiento de la placenta, pero la afección también puede ocurrir sin previo aviso. Los factores de riesgo conocidos para el desprendimiento de la placenta incluyen:

  • Fumar
  • Consumo cocaína durante el embarazo
  • Ser mayor de 35 años
  • Tener un embarazo múltiple
  • Tener hipertensión
  • Tener un trastorno de la coagulación de la sangre
  • Desprendimiento de placenta en embarazo previo
  • Rotura prematura de membranas

Tratamiento para el desprendimiento de placenta

En la mayoría de los casos de desprendimiento de placenta, la placenta se separa solo parcialmente del útero en lugar de estar completamente separada. Cuando se separa un mayor porcentaje de la placenta, el riesgo es mayor que cuando la separación involucra solo una pequeña parte de la placenta. Las probabilidades de muerte fetal aumentan drásticamente en los casos de desprendimiento de placenta en los que más del 50% de la placenta está separada.

 El tratamiento habitual es dar a luz al bebé, por cesárea en algunos casosEl tratamiento habitual es dar a luz al bebé, por cesárea en algunos casos

Cuando una mujer tiene síntomas de desprendimiento de la placenta, el profesional de la salud generalmente le realizará un examen físico y una ecografía. Si los médicos sospechan un desprendimiento grave de la placenta, el tratamiento habitual es dar a luz al bebé, por cesárea en algunos casos.

Desafortunadamente, el parto no siempre significa que el bebé sobreviva. Si ocurre una abrupción grave antes de que el bebé se salve, como antes de las 24 semanas de embarazo, es posible que los médicos no puedan salvarlo. Las madres que han sufrido un desprendimiento placentario severo pueden experimentar una gran pérdida de sangre, y los bebés que sobreviven al parto pueden enfrentar complicaciones debido a la prematuridad y la falta de oxígeno.

Cuando el desprendimiento de la placenta es menos grave y no representa un riesgo inmediato para la madre o el bebé, los médicos pueden hospitalizar a la madre y mantenerla en reposo en cama con una estrecha vigilancia. Esto puede aumentar las probabilidades de que el bebé sobreviva sin complicaciones graves para la salud.

A veces, el sangrado se detiene y la mujer puede regresar a casa para disfrutar del resto del embarazo, pero es posible que algunas deban permanecer en el hospital para tener un mejor seguimiento. Si los médicos esperan que el bebé nazca entre las 24 y 34 semanas, pueden prescribir esteroides para ayudar a que los pulmones del bebé maduren más rápidamente para mejorar las probabilidades de supervivencia.

Las mujeres que han tenido desprendimiento de placenta en un embarazo anterior pueden considerarse de alto riesgo en todos los embarazos futuros, dado que la afección recurre el 10% de las veces. Si tienes riesgo de desprendimiento de placenta, sigue de forma estricta todas las recomendaciones de tu médico, porque puede salvar tu embarazo.

Te puede interesar