Menú
Pros y contras de los diferentes tipos de disciplina infantil
Pros y contras de los diferentes tipos de disciplina infantil

CRIANZA

Pros y contras de los diferentes tipos de disciplina infantil

Los diferentes tipos de disciplina infantil tienen pros y contras, ¿los conoces? Te lo contamos a continuación.

Los padres disciplinan a sus hijos en un esfuerzo por enseñarles formas apropiadas de comportarse. Su moral y valores también se transmiten a través de técnicas de disciplina apropiadas. Hay muchos estilos diferentes en los cuales ser padres; algunos padres parecen encajar en el molde de un estilo particular, mientras que otros son una combinación de dos o más estilos... Y mientras la prioridad sean los hijos, ninguno es mejor que otro. Los niños prosperan con las pautas que les proporciona la disciplina parental; los problemas de conducta pueden aumentar si no existen límites seguros.

Los padres estrictos o autoritarios enseñan a sus hijos a través de la obediencia y el castigoLos padres estrictos o autoritarios enseñan a sus hijos a través de la obediencia y el castigo

Obediencia y castigo

Los padres estrictos o autoritarios enseñan a sus hijos a través de la obediencia y el castigo. No se motiva a los niños de estas familias a discutir problemas con sus padres; sus intentos pueden acabar siendo frustrados. Negociar y comprometer es mínimo o inexistente en este estilo de crianza.

Las ventajas de un ambiente hogareño estricto incluyen el respeto a sus mayores, así como a los niños que se destacan en lo académico. Los inconvenientes pueden ser la disminución de la creatividad, un mayor riesgo de baja autoestima y niveles de estrés, así como un pensamiento inflexible. Esto se debe a la presión excesiva de los padres.

Crianza de apego

La crianza con apego comienza al nacer amamantando a su bebé, compartiendo su cama y llevándolo en un cabestrillo o portabebé. A través del contacto cercano y continuo entre el padre y el bebé, este tipo de crianza se basa en vigilar a su hijo para saber cuándo necesita comer, dormir o probar algo nuevo.

La crianza con apego aboga por la lactancia materna que es nutricional y emocionalmente saludable y alienta a los padres a disciplinar de manera apropiada a su edad. Por otro lado, sentir la necesidad de estar con el bebé todo el tiempo puede provocar culpa y ansiedad cuando una madre tiene la necesidad o el deseo de volver al trabajo o cuando quiere realizar otras tareas ajenas a la maternidad pero importantes para su vida como mujer.

Demasiada libertad

Los padres permisivos tienen poco control sobre sus hijos. Los niños en estas familias generalmente juegan según sus propias reglas y crean sus propios horarios. La expectativa de los padres de padres permisivos no es muy alta. Los padres que apoyan este estilo de crianza pueden creer que les están dando a sus hijos la oportunidad de aprender de sus errores en el mundo real sin temor a que algo malo les pueda suceder. 

La desventaja de la paternidad permisiva es que los niños no son mini adultos. Este tipo de crianza puede poner a los niños en peligro y puede bordear la negligencia.

La desventaja de la paternidad permisiva es que los niños no son mini adultosLa desventaja de la paternidad permisiva es que los niños no son mini adultos

Agresión física: nalgadas o cachetes

El tema de la disciplina a menudo suscita controversia con respecto a las nalgadas de los niños como método de disciplina. La manera en que eliges disciplinar a tu hijo es personal, pero jamás debe implicar la agresión hacia los niños. La agresión es un delito y los niños no necesitan que sus padres, que son los seres con los que más seguros se deben sentir les hagan sentirse humillados, inseguros y desvalidos... 

Cada niño es diferente y la paternidad implica encontrar lo que funciona para tu hijo. Dicho esto, si bien algunas personas defienden que las nalgadas funcionan, esto no es verdad. Existen alternativas efectivas al castigo físico, como consecuencias naturales y lógicas, pérdida de privilegios y tiempo de espera. El castigo físico o la agresión física o emocional NUNCA es una opción.

Sea cual sea tu estilo de crianza siempre habrán pros y contras... tendrás que valorar cuáles son los que te funcionan con tus hijos. Y recuerda, no existe una crianza mejor ni peor, excepto las agresiones que están penadas por la ley y que tus hijos no se beneficiarán de ellas jamás.

Te puede interesar