Menú
Mitos sobre la tecnología y los niños
Mitos sobre la tecnología y los niños

TECNOLOGÍAS

Mitos sobre la tecnología y los niños

Muchos padres se piensan que si sus hijos usan mucho las tecnologías pueden tener consecuencias negativas... Pero también hay que desmentir algunos mitos demasiado arraigados.

Son muchos los rumores que se escuchan sobre la tecnología hoy en día: cuanto más pantallas más "tontos" se vuelven los niños, más probabilidades tendrán de ser obesos o de sufrir enfermedades por culpa del sedentarismo. La realidad es que no es para tanto, y menos si se hace un uso responsable de la tecnología. Hoy, vamos a desacreditar algunos mitos para que dejes de creer cosas que realmente, NO son.

La televisión pudre los cerebros de los niños

No existe una investigación creíble sobre los efectos en el cerebro de los niños, aunque se sabe que tener la televisión de fondo encendida todo el tiempo, no es algo bueno para ellos. Se sabe que las pantallas reducen la cantidad de tiempo que juegan los niños y la calidad de ese juego. También parece estar relacionado con una menor conversación e interacción entre padres e hijos, lo que puede tener un impacto negativo en el desarrollo del lenguaje de los niños. La televisión en el dormitorio debe estar prohibido... ya que si no la calidad del sueño de los niños se ve perjudicado, además de que también puede afectar al aprendizaje.

Se debe encontrar el equilibrioSe debe encontrar el equilibrio

Es necesario apagar la televisión a menos que la estés viendo activamente. Además deberán estar fuera del dormitorio de los niños. Toca música, quizás sin palabras, si quieres algo de ruido de fondo. Reserva tiempo cada día, si es posible, para jugar activamente con niños pequeños. Si pones pantallas deberán reflejar los valores de tu familia, esto puede significar elegir juegos no violentos, limitar la cantidad de tiempo que los niños pueden jugar ciertos juegos o jugar con ellos para guiarlos.

Las pantallas engordan a los niños

Algunas investigaciones sugieren una conexión entre ver la televisión y un mayor índice de masa corporal. Pero los números parecen apuntar a que esto se debe a que los niños están expuestos a la publicidad de los alimentos, no necesariamente a los teleadictos.

Es necesario evitar los anuncios publicitarios eligiendo videos sin anuncios. Además, enseña a los niños a reconocer los trucos y las técnicas de marketing de los anunciantes, de modo que cuando vean anuncios, puedan evaluarlos de manera crítica. También debes asegurarte de que los niños hacen ejercicio todos los días, ya sea en la escuela o en casa. Si los niños no pueden pasar tiempo al aire libre, busca maneras de mantenerse físicamente activos en el interior.

La radiación del teléfono causa cáncer.

Se han realizado muchos estudios y los resultados no son concluyentes. La comunidad de investigación todavía está investigando, pero todavía no hay indicios de que los teléfonos causen cáncer en los seres humanos.

Los niños no hablan mucho en sus teléfonos, es más probable que envíen mensajes de texto o utilicen aplicaciones, por lo que incluso si hubiera una conexión creíble entre las ondas de radio emitidas por los teléfonos y el daño al cerebro, la mayoría de los niños estaría en poco riesgo. El consejo más acertado, sobre todo para mejorar la calidad de sueño de los niños, es que las pantallas estén fuera del dormitorio cada noche.

Los niños no hablan mucho en sus teléfonosLos niños no hablan mucho en sus teléfonos

Los niños usan demasiado internet o sus teléfonos, ¡son adictos!

Si bien se ha hecho mucha investigación para tratar de resolver esto, los resultados aún son bastante concluyentes, especialmente para los niños. Ciertamente, los estudios muestran que los niños se sienten adictos , pero aún está a debate el hecho de si muchos están experimentando los síntomas de una verdadera adicción. Además, nadie ha definido qué es "demasiado" tiempo.

Se debe encontrar el equilibrio. Eso significa apuntar a una combinación de tiempo de pantalla y no pantalla que incluye tiempo con familiares y amigos, lectura, ejercicio, tareas domésticas, juegos al aire libre y tiempo creativo. Si los niños parecen estar cojeando en alguna área, tendrás que reajustar las actividades para que puedan disfrutar de todas las actividades.

Te puede interesar