Menú
Enseña resiliencia y esperanza en la infancia
Enseña resiliencia y esperanza en la infancia

NIÑOS

Enseña resiliencia y esperanza en la infancia

Es importante enseñar a los niños a ser fuertes ante los diversos obstáculos que se pueden encontrar en la vida.

La vida está llena de obstáculos y adversidades y es necesario que los niños aprendan a poder superar los obstáculos con firmeza para que en el futuro no sientan que la vida puede con ellos. Esto se hace mediante la resiliencia y la esperanza. Pero, ¿cómo se puede enseñar resiliencia y esperanza en la infancia? No te pierdas estos consejos para que tus hijos crezcan con estos dos valores en sus vidas.

Centrarse en el futuro

Parte de garantizar que los hijos tengan esperanza y superen situaciones difíciles es orientarlos hacia el futuro. Deberás ayudarles a ver que hay un futuro más allá de esta situación actual. Una forma de hacer esto es pedirles que piensen en sus metas y en cómo pueden comenzar a lograrlas ahora. 

Por ejemplo, si su objetivo es asistir a un campamento en particular durante el verano, pueden comenzar a investigar el campamento o hacer tareas para ahorrar dinero para pagarlo. La clave es dejar de centrarse lo negativo. El pensamiento positivo le permite a tu hijo ver las cosas buenas de la vida y continuar incluso en las situaciones más difíciles.

Cuestionar las cosas con su pensamiento crítico

Cuando los niños tienen un pensamiento interior crítico, es importante que desafíes este tipo de pensamiento. Es necesario enseñarles a cómo identificar los pensamientos negativos y superar esta forma de pensar. El objetivo es que el diálogo interno negativo no se convierta en un hábito o una forma de vida. Otra estrategia es usar afirmaciones positivas  para ahogar los pensamientos negativos.

Anímale a probar cosas nuevas

?Es bueno para los niños aceptar desafíos y probar cosas nuevas. Pero, tienes que asegurarte de estar a su lado para darle todo tu apoyo. Trata de encontrar el equilibrio entre dejarles para que resuelvan los problemas solos y el sobreprotegerles. Cuando eres demasiado sobreprotector, tus hijos comenzarán a sentirse dependientes e indefensos.

Es bueno para los niños aceptar desafíos y probar cosas nuevasEs bueno para los niños aceptar desafíos y probar cosas nuevas

Tratar los problemas inmediatamente

Nunca pretendas ignorar los problemas. Ignorar el hecho de que tu hijo tenga dificultades o lidiar con los agresores no le ayudará a seguir adelante. En cambio, permite que no se sienta solo y aislado. Si tu hijo tiene un problema, puedes ayudarle a buscar las maneras de poder hacerle frente de una forma saludable.

Desalentar los comportamientos evitativos

Los niños siempre deben ser animados a hablar sobre eventos dolorosos. Cuando animamos a los niños a hablar sobre las cosas malas que les sucedieron, les ayudamos a dar sentido a esas experiencias. Evitar el problema puede provocar problemas de conducta, ansiedad, estrés, miedo e incluso enfado. A pesar de que es incómodo en ese momento, es mejor sacar todo a la luz.

Tu hijo puede descubrir que tiene mucho autocontrol Tu hijo puede descubrir que tiene mucho autocontrol

Replantear experiencias negativas

Una forma de hacerlo es ayudando a tu hijo a mantener las cosas en perspectiva. Cuando tu hijo es intimidado o experimenta un desafío significativo, replantea la situación para que pueda aprender de ella. Esto no significa que debas ignorar su dolor. Es bueno para ellos hablar de lo que pasó. Pero, trata de evitar detenerte en lo negativo. Mientras más niños se involucran en el pensamiento de víctima, peor se sienten. En lugar de esto alienta a tu hijo a tratar de descubrir qué puede aprender de la situación y cómo superar mejor el problema.

Oportunidades de autodescubrimiento

Cuando los niños se enfrentan a una situación difícil, este también puede ser un buen momento para aprender algo sobre quiénes son. Por ejemplo, tu hijo puede descubrir que tiene mucho autocontrol o que las situaciones son más fáciles de navegar cuando piden ayuda. Ayuda a tus hijos a convertir la situación negativa en una oportunidad para aprender algo sobre quiénes son.

Sé un buen modelo a seguir

Decirle a tus hijos qué hacer o cómo comportarse en ciertas situaciones rara vez tiene tanto impacto como liderar con el ejemplo. Si demuestras que puedes manejar situaciones difíciles y recuperarte de esas circunstancias, tus hijos aprenderán con ese ejemplo.

Te puede interesar