Menú
Cómo ayudar a un hijo que se refugia en la negatividad
Cómo ayudar a un hijo que se refugia en la negatividad

NEGATIVIDAD

Cómo ayudar a un hijo que se refugia en la negatividad

Si tu hijo suele tener pensamientos o actitudes demasiado negativas, es momento de que comiences a ayudarle a cambiar "el chip".

La negatividad constante lleva al enfado y a las quejas crónicas ante cualquier circunstancia, así como puede manifestarse en una baja tolerancia a la frustración. En realidad, todos, tanto adultos como niños tenemos momentos de negatividad. Todos nos enfadamos, nos sentimos heridos, con ansiedad, culpables y con estrés. No es posible pasar por la vida sin tener que sentir este tipo de emociones. La vida es así.

Tu hijo también tendrá que lidiar con estos momentos y sentimientos en su vida. Un día puede estar feliz y con buenos sentimientos y otro día, todo lo contrario... donde la negatividad se apodera de su ser. No es malo que tu hijo exprese sentimientos negativos, de hecho es necesario hacerlo para tener una buena salud emocional, la clave está en saber cómo manejar esos sentimientos intensos.

Por ejemplo, la ira es una respuesta emocional natural, al igual que sentirse herido cuando alguien nos ha hecho algo cruel o cuando nos ha pasado algo malo. Llorar por una herida o incluso decir: "La odio" no es, en sí mismo, incorrecto. Sin embargo, es difícil ver a un hijo sentirse triste, enfadado y angustiado, especialmente cuando parece que le cuesta mucho pasarlo. ¿Qué puedes hacer para ayudar a tu hijo a dejar de lado la negatividad?

La negatividad constante lleva al enfado y a las quejas crónicas ante cualquier circunstanciaLa negatividad constante lleva al enfado y a las quejas crónicas ante cualquier circunstancia

Deshacerse de la negatividad

Si tu hijo suele escoger la negatividad como estilo de vida, es hora de coger papel y lápiz y escribir de forma simbólica todo lo que le molesta para que de esa manera, salga de la cabeza y de la vida. Una vez escrito todo lo que molesta...

  • Quemar el papel bajo tu vigilancia en el fregadero de la cocina
  • Tirar el papel en trozos pequeños en un vaso de agua y dejar que se descomponga
  • Romper el papel en pedazos y tirarlo a la basura
  • Convertir el papel en un avión y permitir que esos problemas se los lleve el aire. Cuando el avión cae al suelo, las palabras aún pueden estar en el papel, pero el problema se ha esfumado. Tu hijo puede desmenuzar el avión y tirarlo o guardarlo para recordarle que había dejado ese problema. 
  • Enterrar el problema. Otra forma de deshacerse del papel es enterrarlo. Después de anotar el problema en un papel, tu hijo puede romperlo y enterrarlo en un jardín de flores. El papel se descompondrá y luego podrá "convertirse" en parte de las flores. Es una manera maravillosamente simbólica de convertir algo negativo en algo hermoso. 
Tanto adultos como niños tenemos momentos de negatividadTanto adultos como niños tenemos momentos de negatividad

Es importante tener en cuenta que no solo sirve el escribir los problemas para "deshacerse" de ellos. Si no que antes de eso es necesario hacer una lluvia de ideas para encontrar diferentes soluciones y ponerlas en práctica.

Escribir una carta

Si la negatividad se debe a lo que alguien le ha hecho a tu hijo, es buena idea que le pidas que escriba una carta de perdón. Este tipo de carta puede ayudar a tu hijo a sanar sus heridas emocionales. Incluso si la persona que lastimó a tu hijo ya se ha disculpado, puede que aun siga sintiendo enfado y rencor. No es hasta que decidimos perdonar a la persona que nos lastimó que empezamos a sentirnos mejor. Eso es cierto tanto para nuestros hijos como para los adultos. Es el acto de perdonar lo que puede hacer que las emociones mejoren.

En la carta para perdonar al otro y liberar los malos sentimientos, puedes pedirle a tu hijo que escriba sobre lo ocurrido y que explique por qué le duele de forma emocional y que después escriba a la otra persona que le perdona (aunque esa carta no se la dé nunca al otro). Cuando tu hijo crezca, podrá releer lo que escribió y se dará cuenta como el tiempo en muchas ocasiones puede ayudar a ver las cosas desde perspectiva. Lo que parecía lo peor que podría suceder más tarde parece bastante insignificante.

En cambio si es tu hijo quien se siente mal porque fue él quien lastimó a otra persona, entonces es posible que quiera escribir una carta de disculpa. Es posible que tu hijo quiera enviar esa carta para que la otra persona sepa que le está pidiendo perdón. Si tu hijo se disculpa y el otro no perdona, no hay mucho más que hacer.

No se puede proteger a los hijos de todas las heridas y negatividad del mundo, pero sí que puedes ayudarles a lidiar con esos sentimientos cuando estén expuestos a ellos.

Te puede interesar