Menú
Síntomas de un embarazo ectópico
Síntomas de un embarazo ectópico

TIPOS DE EMBARAZOS

Síntomas de un embarazo ectópico

Aunque común, este tipo de gestación es aún muy desconocida entre la población. Una rápida detección puede evitar complicaciones médicas para las mamás.

La detención temprana de un embarazo ectópico puede salvar la vida de muchas embarazadas. Este tipo de embarazo es más desconocido de lo que se cree realmente y muchas mujeres no saben distinguir qué le está pasando a su cuerpo. La realidad es que un embarazo ectópico que no ha sido tratado a tiempo puede ocasionar hemorragias internas que pueden poner en riesgo la salud de la mujer embarazada, llegando a costarle la esterilidad o su propia vida.

Por eso mismo, la mejor forma de combatir este problema es terminar con la ignorancia extendida por la sociedad. En este artículo de Bekia encontrarás los principales síntomas que presenta un embarazo ectópico, información de suma importancia para diagnosticar a tiempo este tipo de gestación.

¿Qué es un embarazo ectópico?

El embarazo extrauterino o ectópico es aquel que se produce fuera del útero. En un embarazo normal, una vez fecundado el óvulo este desciende por las trompas de Falopio hasta llegar al útero, donde se adhiere a la mucosa de las paredes y empieza a desarrollarse. En el caso de las gestaciones ectópicas, el óvulo fecundado nunca llega a las paredes del útero, quedándose en el 98% de los casos en las trompas de Falopio.

Este hecho se produce por una anomalía en las trompas, una obstrucción del canal, un óvulo de tamaño superior al propio de las trompas o un movimiento demasiado lento hacia el útero. Todo esto ocasiona que el óvulo fecundado se adhiera a las paredes de la trompa, que son demasiado débiles y no pueden albergar un embarazo. Cuando al cabo del tiempo el embrión muere por falta de nutrientes y se desprende se lleva consigo parte de la pared de la trompa de Falopio, lo que ocasiona una hemorragia interna y un fuerte dolor.

Aunque hay casos, escasos pero existentes, en los que tanto la madre como el bebé han sobrevivido a dicha gestación, el embarazo ectópico es una causa frecuente de pérdida gestacional durante el primer trimestre. En España tan solo el 2% de los embarazos que se producen son ectópicos y lamentablemente el único tratamiento que existe, de momento, es la interrupción de la gestación.

El embarazo extrauterino o ectópico es aquel que se produce fuera del úteroEl embarazo extrauterino o ectópico es aquel que se produce fuera del útero

Síntomas de un embarazo ectópico

El primer síntoma inequívoco de que algo está cambiando dentro del cuerpo de la mujer es la falta del periodo menstrual, primer indicio de embarazo. Tras esto, los primeros síntomas del embarazo ectópico suelen presentarse del mismo modo que los de un embarazo normal: náuseas, fatiga, dolor abdominal, sensibilidad en los pechos, debilidad...

Puede que una mujer embarazada presente tan solo estos síntomas aun estando desarrollándose en su interior una gestación ectópica. Pero normalmente la aparición de nuevos síntomas mucho más intensos y dolorosos suele alertar a la futura mamá de que algo no va bien con su embarazo. Las señales de alarma más frecuentes son las siguientes:

  • Fuertes dolores en la parte baja del abdomen, inicialmente en el lado donde se encuentra la trompa que alberga al embrión. Además, este dolor puede incrementarse al orinar, toser o hacer movimientos bruscos. Existen dos causas para este tipo de dolor; la primera se da cuando la trompa está llegando a su máxima capacidad, por lo que si el embrión continúa creciendo en su interior sus paredes no van a poder estirarse más. La segunda se da cuando el embrión se ha desprendido de la trompa de Falopio, lo que ocasiona que parte de la pared se desprenda con él, causando un dolor agudo y constante por toda la zona de la pelvis y el abdomen.
  • Náuseas y mareos constantes.
  • Desvanecimientos y debilidad.
  • Si la trompa revienta el pulso de las mujeres se volverá rápido y débil a la vez que su piel fría y húmeda.
  • Presión en el recto.
  • Dolor en la zona baja de la espalda, similar al lumbago. Esto está causado por el esfuerzo al que se está viendo sometida la trompa de Falopio.
  • Ligeras hemorragias o pérdida vaginales de color pardo varios días antes de los dolores, algo que se puede confundir con el periodo si no se sabe de la existencia del embarazo, aunque tan solo entre el 40 y el 50% de las mujeres padece este síntoma. Por otro lado, si la trompa de Falopio revienta el dolor irá acompañado con una fuerte hemorragia.
  • Factores de riesgo de embarazo ectópico

    • Mujeres con endometriosis. Consiste en la existencia de tejido del endometrio fuera del útero, principalmente en los óvulos y las paredes de las trompas de Falopio. Es el endometrio donde los óvulos fecundados se adhieren para empezar a desarrollarse.
    • Haber padecido un embarazo ectópico con anterioridad. Según los estudios médicos las mujeres que han pasado por una gestación ectópica tienen entre un 10 y un 25% de probabilidades de volver a sufrir uno.
    • Mujeres con defectos congénitos o anomalías en las trompas de Falopio
    • Ser mayor de 35 años. Se ha demostrado que la mayor tasa de este tipo de embarazos la padecen mujeres entre los 33 y los 44 años.
    • Mujeres que han portado o portan un DIU (dispositivo intrauterino). Si una mujer queda embarazada con este método anticonceptivo aún dentro de la vagina es muy probable que sufra un embarazo ectópico.
    • Infecciones en el aparato reproductor femenino a causa de infecciones de transmisión sexual no tratadas o tratadas de forma incorrecta, como las clamidias y la gonorrea.
    • Reversión de las ligaduras de trompas. Hay casos en los que las mujeres deciden que quieren ser madres tras haberse sometido a una cirugía tubárica para ligar sus trompas de Falopio. Se ha demostrado que las mujeres que quieren quedar embarazadas tras esta intervención tienen un mayor riesgo de sufrir este tipo de gestación.
    • Tabaquismo. Las mujeres que fuman tienen el doble de posibilidades de sufrir un embarazo ectópico que aquellas que no lo hacen. Esto se debe a que la nicotina podría paralizar los cilios del revestimiento de la trompa de Falopio, vellosidades encargadas de llevar el huevo fertilizado al útero.

    La detención temprana de un embarazo ectópico puede salvar la vida de muchas embarazadasLa detención temprana de un embarazo ectópico puede salvar la vida de muchas embarazadas

    Después de un embarazo ectópico, ¿Puedo volver a embarazarme?

    En la gran mayoría de los casos, después de haber sufrido un embarazo ectópico se pueden tener embarazos saludables en el futuro. Esto dependerá del tipo de tratamiento que se haya llevado a cabo a la hora de interrumpir el embarazo ectópico y del estado de las trompas de Falopio. En el caso de que se hubiese procedido a ligar una de las trompas o alguna de ellas presentasen cicatrices, el proceso de fecundación puede ser más complicado que en otras ocasiones, pero esto no impide que la mujer pueda volver a quedarse embarazada.

    Te puede interesar