Menú
Riesgos y tratamiento del embarazo ectópico o extrauterino
Riesgos y tratamiento del embarazo ectópico o extrauterino

INFORMACIÓN

Riesgos y tratamiento del embarazo ectópico o extrauterino

Es importante tener en cuenta que con un diagnóstico temprano hay muy buenas perspectivas de superarlo sin mayores consecuencias.

Un embarazo ectópico ocurre cuando el óvulo se implanta fuera de la matriz Un embarazo ectópico ocurre cuando el óvulo se implanta fuera de la matriz

Temas relacionados

Un embarazo ectópico se da cuando el óvulo fertilizado se implanta fuera de la matriz, generalmente (aunque no siempre) en una de las trompas de Falopio. Estos embarazos nunca son viables, y un porcentaje de los mismos se resuelve espontáneamente sin que sea necesario un tratamiento. Pero en otros casos es una complicación que puede traer serios riesgos para la salud de la madre. Es importante tener en cuenta que con un diagnóstico temprano hay muy buenas perspectivas de superarlo sin mayores consecuencias.

Riesgos del embarazo extrauterino

Los peligros del embarazo ectópico crecen en la medida que pase el tiempo sin que la mujer reciba tratamiento. Desde las fases iniciales con pronunciados dolores hasta posibles desmayos relacionados con la acumulación de sangre a partir de las hemorragias internas, la evolución en el tiempo implica complicaciones crecientes.

El peligro potencial está en el caso de que el embarazo se desarrolle en la unión entre la trompa de Falopio y el útero

Otros peligros pasan por las consecuencias de los propios procedimientos médicos, más que nada cuando implican intervención quirúrgica, ya que más allá de los riegos propios de cualquier operación (en cuanto a anestesia, perdida de sangre, daños internos) hay complicaciones relacionadas con la posible infertilidad de la mujer.

Tratamiento del embarazo ectópico

La primera opción para tratar un embarazo extrauterino es el metotrexato. Esta droga interfiere con la síntesis de ADN y ARN, frenando la multiplicación celular. Aplicada por vía intramuscular, en la mayoría de los casos logra terminar el embarazo. Sin embargo este tipo de solución solo puede ser usada en los casos menos graves, cuando hay pocas semanas de gestación o pocos peligros de complicaciones. Según prescripción médica, el metotrexato se aplica en una o varias dosis, con la precaución de mantenerse atentos a la evolución de la paciente ya que, a veces, de todas maneras se hace necesaria la intervención quirúrgica.

Una inyección de metotrexato es la primera opción para tratar un embarazo extrauterino Una inyección de metotrexato es la primera opción para tratar un embarazo extrauterino

En los otros casos, y más que nada con pacientes que llegan a los centros de salud en estado de shock, indefectiblemente es necesario pasar por el quirófano. Aquí existen dos clases de cirugías: las conservadoras y las radicales. Esto se refiere a la conservación o no de los órganos reproductivos de la mujer. Las intervenciones que se suelen realizar son la salpingostomía (apertura lineal de la trompa), la salpingotomía (similar, pero cuando se realiza a lo largo de la misma) o la salpingectomía (cuando se extirpa totalmente la trompa de Falopio). Las dos primeras apuntan a la reconstrucción, y son las llamadas intervenciones conservadoras. En cambio, la salpingectomía sería la solución radical.

Ciertamente la extracción total de una de las trompas de Falopio debe evaluarse como la última opción, sin embargo en ciertos casos esta intervención es imprescindible, como cuando hay rotura de tejido o gran peligro de que eso suceda. Como se verá más adelante, a pesar de lo grave que suena esto, no necesariamente hay que pensar en una posible infertilidad como consecuencia directa de esta intervención. Sólo se puede plantear la pérdida completa de la fertilidad frente a una anexectomía total (extirpación de ambas trompas y ovarios), pero esto sólo se da en casos extremos, que llegan acompañados de condiciones preexistentes o peligros muy específicos.

En ese contexto, la laparoscopia (operaciones quirúrgicas mínimas, apoyadas visualmente con una lente óptica) permite intervenciones poco invasivas, menos traumáticas, con menor pérdida de sangre, menor necesidad de anestesia y con un post operatorio más breve. Por su parte, la laparotomía (cirugía de exploración abdominal), por ser mas invasiva, se reserva para casos más graves, urgentes y complejos.

Consecuencias del embarazo extrauterino

Estadísticamente está demostrado que sufrir un embarazo extrauterino aumenta significativamente la posibilidad de otro embarazo similar. Por lo tanto, es muy importante tener en cuenta que una mujer con estos antecedentes que esté buscando un bebé, debe considerar una planificación rigurosa y un seguimiento médico exhaustivo. En todos los casos, se recomienda un tiempo de espera de, como mínimo, tres a cuatro meses antes de hacer un nuevo intento.

Son notables las consecuencias emocionales de esta complicación

El embarazo ectópico y la infertilidad

Si bien siempre se hace lo posible para no tener que llegar a extirpar una de las trompas por las eventuales consecuencias con relación a la fertilidad, al respecto hay noticias alentadoras. Un muy reciente estudio publicado en marzo de 2013 en Human Reproduction (medio especializado en ginecologia, publicado por la prestigiosa Universidad de Oxford), señala que no hay mayores diferencias en la fertilidad con relación al procedimiento elegido. El trabajo tomó 406 casos de embarazos ectópicos tratados en 17 centros de salud de Francia entre 2005 y 2009, los cuales se dividieron en 207 casos menos graves resueltos o bien con metotrexato o bien con cirugías conservadoras.

Haber padecido un embarazo extrauterino no es sinónimo de infertilidad Haber padecido un embarazo extrauterino no es sinónimo de infertilidad

Por otro lado, se tuvieron en cuenta 199 casos más graves tratados tanto con cirugías conservadoras como con radicales. A los dos años se determinó que del primer grupo, habían vuelto a embarazarse espontáneamente (es decir, sin un tratamiento de fertilización asistida) el 67% de los casos para las mujeres que habían seguido el tratamiento farmacológico y el 71% de los que habían recurrido a la cirugía conservadora. En el otro grupo, lo habían logrado el 70% para la operación conservadora y un 64% para la radical. Resumiendo, si bien la opción farmacológica es siempre la más recomendable al ser menos traumática, si fuera necesario no hay que temer a los tratamientos más drásticos, ya que estadísticamente no habría diferencia en cuanto a consecuencias en lo que a fertilidad se refiere.

La evolución de los estudios de ginecologia ha permitido tratamientos mucho más seguros y con menos consecuencias futuras. Sin embargo, el diagnóstico precoz es la clave para evitar los graves riegos del embarazo extrauterino. Cuanto más tiempo pase y más se desarrolle el feto, mas daño habrá.

También es fundamental el seguimiento postoperatorio, y respetar estrictamente las indicaciones médicas con relación a la planificación de un eventual futuro embarazo. De cualquier manera, lo recomendable es que si tienes la más mínima sospecha de estar transitando un embarazo, no debéis dudar ni un segundo es buscar inmediato asesoramiento médico.

Te puede interesar