Menú
Adolescentes con una imagen negativa de sí mismos
Adolescentes con una imagen negativa de sí mismos

ADOLESCENCIA

Adolescentes con una imagen negativa de sí mismos

Si un adolescente tiene una imagen negativa de sí mismo puede ser peligroso para su salud emocional.

Vivimos en u mundo que en lugar de entrarse en la empatía para convivir en un mundo mejor, se centra en la superficialidad y el materialismo. Esto hace que los adolescentes crezcan pensando que los valores equivocados son el correcto. La belleza superficial o las posesiones materiales son cosas que les dan demasiada importancia. Sin quererlo se comparar con otros y a través de la falsa realidad de las redes sociales los adolescentes construyen una peligrosa imagen negativa de sí mismos.

Cuando los niños llegan a la edad preadolescente, las inseguridades comienzan a aparecer. Muchos adolescentes comienzan a preocuparse de que no sean populares, atractivos o lo suficientemente inteligentes. De hecho, es común que incluso el adolescente más seguro de sí mismo se deprima a veces. 

Si tienes un hijo que tiene una imagen negativa de sí misma, hay que vigilar su comportamiento porque si no mejora ese pensamiento podría acabar sintiéndose triste o deprimido. Por este motivo, si crees que tu hijo tiene una imagen negativa de sí mismo... Es necesario que sigas estos consejos para evitar males emocionales mayores y que comience a tener una imagen real y más positiva de sí mismo.

Es importante establecer una buena relación con tu hijo adolescenteEs importante establecer una buena relación con tu hijo adolescente

Permite que tu hijo se acerque a ti

Muchas de las cosas que haces con tu hijo adolescente son diferentes a cómo las hacías cuando era más pequeño. Con un adolescente, es importante dejar que vengan a ti. Es importante establecer una buena relación con tu hijo adolescente para que cuando se enfrenten a una situación difícil o una elección difícil, se sientan cómodos contigo. Si descubres que no quieren hablar contigo sobre lo que les está estresando, está bien, siempre y cuando estén hablando con alguien sobre ellos. No te sientas mal si vienen a ti y no te sientas mal si no lo hacen.

No tienes que arreglarles la vida

Si tu hijo se acerca a ti y quiere hablar sobre algo que le molesta, recuerda que no es tu trabajo arreglarlo por él. Sin embargo, sí es tu trabajo hablarlo con él y no tomar lo que dice de manera demasiado personal.

Anima a tu hijo a salir de casa

Sugiere a tu hijo que salga con un amigo que tenga una influencia positiva en él. Alguien que le haga reír, que le motive que sea una buena influencia en su vida en general. Permita que tu hijo haga lo que le gusta.  A menudo, los niños se deprimen porque están sentados pensando en lo que les molesta todo el tiempo y en realidad no están haciendo nada al respecto. 

La presión y el peso se hacen más y más pesados. Cualquier cosa que pueda hacer para romper ese patrón es buena. A veces los adolescentes necesitan que se les muestre cómo hacer un descanso. Debe hacerles saber que está bien hacer eso. Darle a tu hijo esas oportunidades para relajarse y tomarse un momento alejado de una situación estresante puede ser extremadamente útil

Piensa en lo que no te funciona cuando estás estresado

Como padre o madre, obviamente tienes momentos en los que estás deprimido o estresado. Piensa en las cosas que te ayudan y las cosas que no. Estas mismas cosas que te ayudan a ti pueden ayudar a tu adolescente en un momento de crisis, como respirar profundamente y contar hasta 10. Si tu hijo se siente mal por cualquier cosa, no le quites importancia porque si tu hijo se siente menospreciado por ti, entonces es poco probable que acuda a tu lado si no confía en que podrás escucharle sin juzgarle.

 Piensa en las cosas que te ayudan y las cosas que no Piensa en las cosas que te ayudan y las cosas que no

Hazle saber que estarás a su lado

Es necesario que seas sincero con tu hijo todo el tiempo y que le hagas saber que estarás a su lado pase lo que pase. Puedes decirle algo como: "Oye, sé que estás estresado ahora mismo. Si quieres hablar de eso, genial. Si no quieres hablar de eso ahora, lo entiendo. Pero solo quiero que sepas que estoy aquí ". Se trata de estar disponible para tu hijo y hacerle saber que estás disponible siempre para él. Y recuerda, cuando tu hijo te hable, escucha sin interrumpir.

Pregunta a tu hijo: ¿Cómo puede ayudarte?

Esta pregunta es importante porque le obliga a pensar en sus necesidades. Tu hijo está estresado por su tarea de matemáticas, no tienes que hacerlo por él. Pero puedes ofrecerle hacer algo que le ayude a hacer su tarea. Podrías decir: "¿Necesitas que vaya a buscar ese libro por ti?" O "Puedo ir a buscar a tu hermana si necesitas concentrarte en estudiar para tu examen de matemáticas". Creo que ser genuino y preguntar cómo puedes ayudare le permite a tu hijo hacer las cosas que necesita hacer él mismo.

Te puede interesar