Menú
Cómo quitar el pañal según el método Montessori
Cómo quitar el pañal según el método Montessori

QUITAR EL PAÑAL

Cómo quitar el pañal según el método Montessori

El control de esfínteres es un proceso natural, te explicamos cómo hacerlo según el método Montessori.

Todos los niños tienen que pasar por el proceso de dejar el pañal en algún momento de su infancia, ya que es uno de los muchos pasos que tienen que dar para alcanzar poco a poco su madurez. El control de esfínteres es un proceso natural, que se debe respetar puesto que no consiste en que el niño aprenda a hacer pis o caca en el orinal, sino que su propio cuerpo debe ser consciente de cuándo debe aguantar esa necesidad para hacerla en el sitio apropiado.

Por lo tanto, es muy importante que en cualquier caso respetes el proceso natural de cada niño. Puesto que, lo que para unos llega muy pronto y sin apenas ayuda, para otros niños supone un trance algo más duro y necesitan más tiempo, paciencia y comprensión. Evita comparaciones, ya sea con sus hermanos mayores, con sus compañeros de colegio o con el vecino. Cada niño tiene un ritmo diferente y siempre que no se den causas fisiológicas, todos los niños dejarán el pañal en algún momento.

El control de esfínteres es un proceso naturalEl control de esfínteres es un proceso natural

Cómo saber si tu hijo está preparado

Hoy en día existen diversas técnicas y métodos que puedes utilizar para acompañar a tu hijo en el proceso de dejar el pañal, como el método Montessori. No obstante, antes de lanzarte a la búsqueda de la mejor opción, es esencial reconocer si tu hijo está preparado o no para quitar el pañal. Ya que, si lo intentas demasiado pronto, es posible que el proceso sea largo, duro y frustrante para ambos.

Cuando el niño está preparado, puede lanzar algunas señales claras que te darán el pistoletazo de salida hacia esta nueva aventura.

Estas son alguna de esas señales:

  • El niño utiliza las palabras pis y caca con asiduidad, y además sabe bien en qué consiste cada cosa
  • Te acompaña al baño y muestra interés por lo que estás haciendo
  • Se intenta quitar el pañal él solito ya sea que esté mojado o seco
  • Cuando tiene pis o caca, se siente incómodo y te lo hace saber para que le limpies
  • Pasa varias horas con el pañal seco, esto es una clara señal de que su cuerpo está controlando los esfínteres

El método Montessori

La filosofía Montessori llegó hace algunos años para enseñar que los niños pueden adquirir su madurez y autonomía de una forma natural y respetuosa, ofreciendo siempre un entorno apropiado, lleno de estímulos y donde puedan encontrar las herramientas necesarias. De forma que el niño, pueda desarrollar todas sus capacidades y habilidades.

Según el método Montessori, quitar el pañal debería ser un proceso natural, que puedes estimular de una forma respetuosa para motivar a tu hijo a lograr dicho hito en su desarrollo. Ya qué, en muchos casos, el ritmo que marca la sociedad puede llevar a padres y madres a acelerar este proceso que debería ser natural.

[cimg][img=Según el método Montessori, quitar el pañal debería ser un proceso natural]https://img.bekiapadres.com/articulos/97000/97262/2.jpg[/img]Según el método Montessori, quitar el pañal debería ser un proceso natural[/cimg]

Consejos para quitar el pañal según el método Montessori

Estos son algunas pautas que ofrece el método Montessori para acompañar a tu hijo en el proceso de dejar el pañal, una vez que el pequeño esté preparado madurativamente para ello.

  1. No existe la edad perfecta: Según marcan los ritmos actuales, se debe proceder a la retirada del pañal hacia los dos años. ¿Cuál es el motivo? Ni más ni menos que por una cuestión de comodidad. A los tres años los niños comienzan su etapa escolar y la normativa actual marca que deben hacerlo con el control de esfínteres logrado. A no ser que exista algún problema fisiológico. Esto además de ser un grave error, es una forma de obligar a los niños a madurar a un ritmo anormal, ya que, aunque muchos niños están preparados para quitar el pañal con 2 años, lo normal es que muchos niños no lo estén, y debería respetarse. Por lo tanto, no pienses en la edad perfecta para quitarle el pañal a tu hijo, porque no existe. Dejar el pañal es una cuestión fisiológica, y la edad no marca este ritmo madurativo.
  2. Ni existe la estación del año adecuada: También se suele recomendar la primavera, como si esta fuese la época perfecta para dejar el pañal. Otra cuestión de organización escolar, ya que en primavera los niños utilizan menos ropa y es más fácil cambiarles cada vez que se ensucien mientras controlan por completo el pis y la caca. Lo que debes saber es que la estación del año no marca la preparación de tu hijo, si está preparado en invierno, solo tendrás que tener más paciencia y buscar prendas más cómodas para cambiarle cuando sea necesario.
  3. El entorno apropiado: Cuando el niño está listo para dejar el pañal, debes acompañarle y estar a su lado, pero sin que el niño llegue a sentir que no puede hacerlo si tú no estás a su lado. Esto le ofrece autonomía y madurez, pero de una forma respetuosa con el pequeño. Para que su proceso sea eficaz, debes ofrecerle las herramientas necesarias. Coloca un orinal apropiado para el niño, donde sepa que puede acudir cuando tenga que hacer sus necesidades. Además, deja a su mano papel higiénico húmedo para que pueda limpiarse, así como utilizar prendas de vestir que sean fáciles para quitárselas él solito.
  4. Respeta su ritmo: Muchas personas aconsejan sentar al niño en el orinal durante un rato, aunque el niño no tenga ganas. Esto puede resultar muy perjudicial, ya que para el niño puede resultar desconcertante el tener que sentarse en el orinal cuando no tiene ninguna necesidad. Es preferible que estés atenta a sus señales y cuando observes que el niño va a hacer sus necesidades, con cariño colócale en el orinal. Si no lo hace, no pasa nada, no debes enfadarte ni irritarte, solo necesita tiempo.
  5. Ni premios, ni recompensas: El niño también debe comprender que el proceso de dejar el pañal debe ser natural, si le compensas con premios o le castigas cuando lo hace mal, le estarás dando un mensaje erróneo. Es preferible que le felicites cuando consiga hacer sus necesidades en el orinal, para que entienda que lo ha hecho bien. Pero si no lo consigue, no le des importancia ni regañes.

Para que la retirada del pañal sea exitosa, es esencial que respetes el proceso natural de tu hijo, que es individual e independiente de cada niño. Evita forzarle, ni acelerar el proceso por otras causas que no sean la propia preparación natural de tu hijo, tal y como marca el exitoso método Montessori.

Te puede interesar