Menú
La maternidad te hace mejor persona
La maternidad te hace mejor persona

MATERNIDAD

La maternidad te hace mejor persona

Cuando tus hijos son más pequeños necesitan de ti, de manera dependiente cada día y a todas horas del día... pero la maternidad te hace mejor persona desde el minuto 1.

La maternidad te hace mejor persona, todos los días... y no es una temporada, porque ser madre es algo que te acompañará el resto de tu vida. Te darás cuenta de que has conocido al amor más profundo de tu vida y que aunque te sacrifiques muchas veces, merece la pena. El insomnio se traduce en felicidad y el agotamiento en satisfacción.

La maternidad te hace mejor persona, todos los díasLa maternidad te hace mejor persona, todos los días

No estamos haciendo apología al sacrificio maternal, ni mucho menos. Una mujer además de madre sigue siendo mujer y tiene que pensar en ella y cuidarse para ser feliz y poder cuidar bien a su familia. Estamos hablando de que las mujeres que son madres conocen el amor desde una perspectiva diferente y que eso, le hará mejor persona cada día de sus vidas.

Tus hijos te necesitan

Cuando tus hijos son pequeños necesitan de ti, de manera dependiente cada día y a todas horas. Una vez que sean adultos y tengan sus propias vidas, también te necesitarán en ella puesto que eres su madre y no hay nadie en el planeta que pueda suplir quien eres para ellos. Siempre has sido, eres y serás la persona más importante en sus vidas. Incluso con pareja o con hijos, el amor que sentirán siempre por ti será prioritario y especial.

Cuando tus hijos no estén en casa contigo echarás de menos que te llamen 15 millones de veces o que quieran tus abrazos, o que los hermanos se peleen para ver quién está más rato encima de tu regazo. Entrarás en sus dormitorios añorando todas las noches que pasabas allí consolándoles para dormir o dándole todo tu amor.

La maternidad es tu espejo

La maternidad es un espejo que siempre te mostrará quién eres. Tantos tus imperfecciones como tus virtudes. Tus acciones, tus palabras, tus actitudes, tus elecciones y tus creencias. Dentro de cada día de la maternidad, se encuentra un reto que tiene potenciar para dar forma a una mejor versión de ti misma.

  • Para poder criar a hijos agradecidos tendrás que vivir en satisfacción y gratitud en lo que haces cada día de tu vida.
  • Para criar a los niños que son pacientes, tienes que expresar tu paciencia, incluso cuando a tu hija le tome 7.000 minutos subir a su asiento para el coche, ya que puede hacerlo ella misma.

  • Para demostrar humildad, tienes que mostrarles lo que significa poner las necesidades de los demás antes que las tuyas. Afortunadamente, esto viene por defecto como madre.

  • Para crear empatía, debes tratar de ver las cosas desde su punto de vista, sin importar cuán vanos o irracionales puedan parecer sus sentimientos en el momento.
  • Para criar niños que sean valientes, debes enfrentar con valentía mis propios miedos.
  • Para fomentar la amabilidad y la gentileza, tienes que usar tus manos suavemente y hablar dulcemente , incluso cuando prefieras gritar.
  • Para ayudarles a comprender que está bien cometer errores, debes rechazar tu perfeccionismo todos los días.

  • Para educar a los niños que son respetuosos, debes imitar lo que es el respeto hacia ellos a través de tu propia conversación.
  • Para darles a tus hijos una sensación de paz y tranquilidad, debes elegir diariamente paz y alegría en medio del caos.

Para crear empatía, debes tratar de ver las cosas desde su punto de vistaPara crear empatía, debes tratar de ver las cosas desde su punto de vista

Todas estas cosas te hacen mejor madre, pero también mejor persona. Harás esto todo el tiempo casi sin darte cuenta porque quieres lo mejor para tus hijos. Todas estas virtudes es posible que antes de ser madre fuesen desafiantes para ti... Pero incluso ahora, en los momentos en los que te equivocas, esto no te impide reflexionar sobre tu día y rezar para hacerlo mejor mañana.

Gracias a la vida, siempre hay un mañana donde vuelve a brillar el Sol y lo que hoy no te ha salido tan bien, mañana te saldrá mejor.

Te puede interesar