Menú
Efectos psicológicos de padres sobreprotectores o autoritarios
Efectos psicológicos de padres sobreprotectores o autoritarios

EDUCACIÓN

Efectos psicológicos de padres sobreprotectores o autoritarios

Un estilo de crianza psicológicamente controlado está asociado con la lucha contra la infancia y la delincuencia.

Los padres cálidos y cariñosos que establecen límites firmes tienden a criar a los niños con una alta autoestima, independencia y desarrollo intelectual óptimo. Sin embargo, existe evidencia de que demasiado de algo bueno se vuelve dañino para los niños, ya que los estilos de crianza excesivamente protectores y demasiado estrictos tienen efectos perjudiciales para los niños.

A continuación vamos a comentarte los efectos psicológicos que puede ocasionar en un niño cuando tienen unos padres sobreprotectores o autoritarios.

Las tendencias de crianza del siglo XXI favorecen un estilo de crianza sobreprotectorLas tendencias de crianza del siglo XXI favorecen un estilo de crianza sobreprotector

Delincuencia

Un estilo de crianza psicológicamente controlado está fuertemente asociado con la lucha contra la infancia, comportamiento social y delincuencia. El efecto fue más fuerte para los padres que combinaron un estilo controlador con negligencia, hostilidad o rechazo. La crianza excesivamente protectora se asocia moderadamente con la delincuencia infantil. Por el contrario, un nivel moderado de seguimiento por parte de los padres y límites disciplinarios consistentes y razonables se correlacionan con bajos niveles de delincuencia.

Dependencia

Las tendencias de crianza del siglo XXI favorecen un estilo de crianza sobreprotector, basado en los temores infundados de los adultos de los peligros que enfrentan sus hijos, como lo alimentan los medios de comunicación. Los hijos de padres rígidos y sobreprotectores no aprenden sistemáticamente de sus errores y, por lo tanto, no logran ser independientes. El estereotipo es un adulto inmaduro que desafía a sus padres incluso para la toma de decisiones básicas y continúa viviendo en su casa hasta la edad adulta.

Pobre autoestima

Cuando estos adultos dependientes intentan nuevas tareas, tienden a fallar porque no han desarrollado habilidades fundamentales cuando eran niños. Esta falta de competencia conduce a sentimientos de baja autoestima, falta de confianza en sí mismo y una mayor dependencia. En algunos casos, los hijos de padres estrictos y sobreprotectores muestran una incapacidad para manejar incluso los estresores diarios, tienen pocas habilidades para manejar el tiempo, falta de creatividad y no disfrutan de nuevas experiencias.

Problemas en las relaciones interpersonales

Los niños criados por padres estrictos y sobreprotectores dicen tener problemas como adultos para mantener relaciones interpersonales saludables. Algunos de estos niños, por ejemplo, al ser adultos, dan grandes sumas de dinero a sus padres, lo que interfiere con su capacidad de contribuir financieramente a sus propias familias nucleares. Otros no pueden tomar decisiones en sus propios matrimonios, sino que postergaban que sus padres tomen decisiones que son importantes para su núcleo familiar.

Los niños necesitan explorar, cometer errores y aprender de ellosLos niños necesitan explorar, cometer errores y aprender de ellos

A tener en cuenta

Como puedes comprobar, son muchas las consecuencias negativas de que los niños crezcan en ambientes con padres estrictos, autoritarios o sobreprotectores. No permitir al niño que pueda descubrir su propio entorno solo le atará emocionalmente y se sentirá incapaz de poder conseguir las cosas por sí mismo.

Los niños necesitan explorar, cometer errores y aprender de ellos, necesitan el contacto con los demás, saber que tienen opciones, que son capaces de tomar decisiones (acordes a su edad), que pueden contribuir en el hogar para el bien común... necesitan sentirse responsables de sus acciones y que forman parte de un núcleo familiar que les acepta tal y cómo son.

Cuando los niños se sienten aceptados por las personas más cercanas a su núcleo íntimo, crecerán de manera equilibrada y bien emocionalmente. Es necesario que los pases encuentren el equilibrio entre el autoritarismo de poner límites a los niños y también la flexibilidad suficiente para que de esta manera, puedan cometer errores y aprender de ellos. La paciencia y la calma son necesarios siempre para poder educar a los niños y los padres, deben trabajar primero en ellos mismos para estar bien emocionalmente y que de esta manera, la crianza hacia sus hijos sea exitosa en todos los aspectos.

Si crees que eres un padre demasiado sobreprotector o autoritario y sientes que no lo puedes remediar a sabiendas de las consecuencias negativas que les puedes acarrear a tus hijos, entonces, no dudes en buscar ayuda de un profesional.

Te puede interesar