Menú
Los efectos del narcisismo parental en las relaciones entre hermanos
Los efectos del narcisismo parental en las relaciones entre hermanos

NARCISISMO

Los efectos del narcisismo parental en las relaciones entre hermanos

¿Sabes cuáles son los efectos del narcisismo parental en las relaciones entre hermanos? Puede ser más grave de lo que te imaginas...

El narcisismo de los padres afecta todos los aspectos del desarrollo del niño, incluidas las relaciones con los hermanos. En algunos casos, los hermanos pueden no estar tan cerca el uno del otro como lo estarían de otra manera, y en otros, un niño puede mostrar rasgos narcisistas modelados a partir de los del padre, mientras que el otro aprende a eclipsar su propia personalidad para guiar a su familia narcisista.

Aunque parece algo fuera de lo normal, el narcisismo parental es más frecuente de lo que te puedas imaginar. Por eso, a continuación queremos hablar sobre los efectos del narcisismo parental en las relaciones entre hermanos y cómo mejoar este tipo de relaciones.

El narcisismo de los padres afecta todos los aspectos del desarrollo del niñoEl narcisismo de los padres afecta todos los aspectos del desarrollo del niño

Narcisismo parental

El narcisismo es un trastorno de la personalidad definido por una baja autoestima y un profundo miedo a ser juzgado, criticado y rechazado por otros. Para evitar que esto suceda, el narcisista adopta una personalidad exagerada de ser mejor, más inteligente o más capaz que otras personas, combinado con una serie de comportamientos manipuladores diseñados para controlar cómo se sienten los demás para que no juzguen y rechacen al narcisista. 

Un padre narcisista no puede tratar a sus hijos como personas independientes con sus propios sentimientos y sueños en la vida. En cambio, se convierten en extensiones de su propia necesidad... en realidad una persona narcisista tiene mucha inseguridad y baja autoestima que intenta encubrir a través de este tipo de comportamiento.

Conflicto entre hermanos

El conflicto intenso entre hermanos es más probable cuando uno de los padres es narcisista. El narcisismo de los padres está fuertemente correlacionado con el conflicto entre hermanos, especialmente cuando se combina con el favoritismo. Los narcisistas suelen favorecer a un niño sobre el otro, convirtiéndolo en un chivo expiatorio y objeto de críticas. Los hermanos que crecen en este tipo de familia generalmente no son emocionalmente cercanos.

Niño favorito y chivo expiatorio

Mientras que un hermano puede ser tratado como el niño dorado y el otro como el chivo expiatorio, la circunstancia es igualmente perjudicial para ambos hermanos. El chivo expiatorio recibe constantes críticas y dureza del padre narcisista, mientras que el niño favorecido recibe el mensaje de que solo se la valora por hacer lo que sea que haga que el padre narcisista se sienta mejor consigo mismo. Por ejemplo, el niño favorecido podría ser presionado para seguir la misma carrera que el padre narcisista y podría ser rechazado y duramente juzgado si no elige hacerlo.

Algunos se rebelan rebelándose contra los padresAlgunos se rebelan rebelándose contra los padres

Estrategias de afrontamiento

Los niños que crecen con un padre narcisista encuentran estrategias de afrontamiento para ayudarlos a salir adelante, y estas estrategias pueden afectar su relación con sus hermanos. Algunos niños se las arreglan cumpliendo con el padre narcisista y haciendo caso omiso de sus propias necesidades, esto se llama co-narcisismo. 

Algunos se rebelan rebelándose contra los padres. Algunos se identifican e imitan al padre narcisista, de modo que terminan convirtiéndose en narcisistas también. Si un hermano se las arregla al rebelarse y otro al obedecer, podría tener dificultades para relacionarse entre sí porque el niño obediente ve al niño rebelde como egoísta. Si un hermano se las arregla para cumplir y el otro para identificarse, el niño que cumple puede terminar totalmente centrado en las necesidades de su hermano narcisista y sus padres, nunca pensando en sus propias necesidades. Este patrón puede continuar en las relaciones adultas del niño provocando relaciones tóxicas que puedan acabar dañándole enormemente.

Como ves, las relaciones narcisistas tanto con uno mismo como con los demás pueden ser realmente peligrosas para un buen desarrollo emocional de los niños. En este sentido, si crees que tu hijo o tú mismo tenéis problemas de narcisismo, no dudes en acudir a un profesional para que os ayude en la reestructuración e las emociones.

Te puede interesar