Menú
Cómo educar con cariño cuando tu hijo te interrumpe
Cómo educar con cariño cuando tu hijo te interrumpe

EDUCACIÓN

Cómo educar con cariño cuando tu hijo te interrumpe

Los niños actúan por impulsos y emociones y si siente que quiere decirte algo, te lo va a comentar sin problema.

Habitualmente cuando estás hablando o haciendo alguna tarea importante en el hogar, si tu hijo te interrumpe varias veces, es posible que pierdas los nervios. Tu hijo no comprende que lo que estás diciendo a otra persona o haciendo en ese momento es algo importante y que debe esperar. Los niños actúan por impulsos y emociones y si siente que quiere decirte algo, no hay nada más que le importe en ese momento.

Enseña a tus hijos a determinar si algo justifica una interrupciónEnseña a tus hijos a determinar si algo justifica una interrupción

Ya sea que estés hablando por teléfono, ocupado con tu ordenador o hablando con otro adulto, puede ser frustrante cuando tus hijos lo interrumpen constantemente. Los niños están tan concentrados en sus propias necesidades y no se dan cuenta de que tú también tienes las tuyas. Pueden aprender a prestar más atención a las necesidades de otras personas y a las suyas, lo que ayudará a controlar estas interrupciones interminables.

Cómo enseñar a los niños a no interrumpir

Prueba estas ideas la próxima vez que tu pequeño te interrumpa:

  • Da lecciones y ejemplos. Enseña a tus hijos a determinar si algo justifica una interrupción, ya que pueden tener dificultades para descifrar cuando las interrupciones están justificadas. Habla ejemplos de cuándo está bien interrumpir, como cuando alguien está en la puerta o si un hermano está herido.
  • Educar los modales adecuados. Enseña a tu hijo a esperar una pausa en la conversación y a decir "Disculpa" cuando quiera iniciar una conversación. Cuando recuerde hacer esto, responde positivamente. Si la interrupción se trata de algo que debería esperar, informe educadamente a tu hijo sobre esto.

  • No respondas de inmediato la pregunta. Muchos padres amonestan a los niños por interrumpir, pero en el siguiente aliento responden a la solicitud interrumpida del niño, lo que solo refuerza el hábito. Espera hasta una pausa apropiada en la conversación, luego dirígete a tu hijo y dile: "¿Qué necesitas?"
  • Cuida tus modales. Los padres a veces intervienen tan rápido para corregir los malos modales de sus hijos que no se dan cuenta de que la forma en que se realiza su corrección es grosera. Usa propios buenos modales para modelar habilidades de comunicación apropiadas. Pausa, mira a tu hijo y dile: "Estaré contigo en un minuto".
  • Enseña "el apretón". Dile a tu hijo que si quiere algo cuando estás hablando con otro adulto, debe apretarte suavemente el brazo. Luego apretarás su mano para indicar que sabes que está allí y que estarás atendiéndole en un minuto. Al principio, responde rápidamente para que tu hijo pueda ver el éxito de este método. Con el tiempo puede esperar más tiempo, solo apriétale suavemente cada pocos minutos para recordarle a tu hijo que recuerda la solicitud.
  • Crear una caja ocupada. Crea una caja de actividades o juegos que solo se puedan usar cuando estás hablando por teléfono, trabajando en tu escritorio o hablando con un adulto. Ocasionalmente rellénalo con cosas nuevas o rota el contenido. Sé firme al guardarlos cuando haya terminado. ¡Tu hijo esperará su próxima conversación, que será sin interrupciones!
  • Cuando tu hijo hace las cosas bien merece que le elogies por elloCuando tu hijo hace las cosas bien merece que le elogies por ello

  • Planifica con anticipación. Antes de hacer una llamada telefónica o tener una visita, dile a tu hijo qué esperar. "Voy a hacer una llamada telefónica. Estaré un rato, así que preparemos tu caja ocupada ocupado mientras estoy hablando por teléfono".
  • Elogia cuando lo merezca. Cuando tu hijo hace las cosas bien merece que le elogies por ello, porque de esta manera potenciarás que vuelva a repetir esa buena conducta. A los niños les gusta que se les reconozca cuando hacen las cosas bien (¡cómo a cualquier persona!) Decirle las cosas cuando las hace correctas es la mejor lección de todas. Elogia a tu hijo siempre que esté usando los buenos modales, cuando no interrumpa y cuando sepa comportarse correctamente.

Te puede interesar