Menú
Crianza positiva para evitar los celos entre hermanos: claves
Crianza positiva para evitar los celos entre hermanos: claves

TRUCOS Y CONSEJOS

Crianza positiva para evitar los celos entre hermanos: claves

Con el paso del tiempo los pequeños comprenderán que un hermano es lo más valioso que les ha dado la vida.

No es algo raro hoy en día escuchar a unos padres hablar sobre el comportamiento de celos entre sus hijos y más aún cuando estos se encuentran en etapa infantil. Y es que, aunque un hermano sea un regalo, es normal que los pequeños tengan sus propias rencillas y en ocasiones no puedan evitar compararse los unos con los otros con respecto a la actitud que sus padres tienen con ellos. Dicho de otro modo, los celos entre hermanos no son algo anormal puesto que a pesar de que los padres buscan o deberían buscar tratarles a todos por igual, a veces, se hace complicado ya que son seres diferentes con personalidad y caracteres distintos.

Síntomas de celos entre hermanos

Algunos padres se preguntan cómo detectar a tiempo estas actitudes entre hermanos para llevar a cabo una crianza positiva de los mismos. Pues bien, existen ciertos signos que pueden hacer que cualquiera detecte este problema. Algunos de lo más destacables son:

Los celos entre hermanos no son algo anormalLos celos entre hermanos no son algo anormal

  • Tristeza: Los niños se encuentran bajos de ánimo, no tienen ganas de nada y están más sensibles de lo normal.
  • Cambios de humor: Mientras anteriormente todo les parecía bien, ahora rechazan cualquier propuesta sin motivos.
  • Duermen mal: Les piden a sus padres dormir con ellos y necesitan su atención más de lo normal. Les reclaman amor.
  • Se muestran como bebés: Aunque son pequeños, intentan tomar una actitud y un lenguaje de debilidad y propio de niños más pequeños. Repiten las palabras, tartamudean...
  • Pérdida del apetito: Sufren un brusco cambio en sus hábitos alimenticios.
  • Fuerte carácter: Tienen actitudes malas, negativas y provocadoras hacia sus padres. Se vuelven rebeldes y es más difícil lidiar con ellos.
  • Problemas de salud: Vómitos, mareos, pesadillas, insomnio...Aunque son síntomas que no se suelen dar con tanto porcentaje, si pueden llegar a ocurrir.

¿Por qué se producen estos celos?

Para llevar a cabo una crianza positiva, será bueno conocer a su vez cuáles son las causas que dan lugar a esta situación de celos entre hermanos. Algunas de las más repetidas son:

  • Con la llegada del segundo hijo: Los niños primerizos están acostumbrados a ser el centro de atención para sus padres. Es decir, se llevan todos los focos hasta que de la noche a la mañana, reciben a otro bebé y les cuesta entender que ahora serán dos y que sus padres deberán de repartir el cariño y las atenciones. De hecho, al ser los recién nacidos más indefensos y no valerse tanto por sí mismos, quizás el primer hijo se sienta menos atendido y de ahí surjan sus celos.
  • Hermanos medianos: A veces ocupar esta posición entre hermanos hace que estas personas se sientan que pasan desapercibidos. Quizás no son tan pequeños como para recibir una atención constante de sus padres ni tan mayores como para que empiecen a tener más responsabilidades y sus padres lo valoren y dediquen tiempo a hablar con él o ayudarle.
  • Hermano de otro sexo: Es común que sea la llegada de un hermano de diferente sexo lo que haga surgir estos celos. Y es que, al ser totalmente distinto a él o ella, piensa que por eso recibirá más atención.

Finalmente, tras conocer los síntomas y las causas de los celos entre hermanos habrá que pasar a ponerle remedio. Favorecer una crianza positiva es sencillo, tan sólo habrá que tener en cuenta algunas de las siguientes claves y no caer en típicos errores.

Es fundamental dar a cada niño su sitio y espacioEs fundamental dar a cada niño su sitio y espacio

  1. Entender sus celos: Aunque estas situaciones provocan que los padres se tensen y en ocasiones, se salgan fuera de sus casillas es importante que no lo hagan. Deben de controlarse y entender que quizás detrás de las actitudes de sus hijos hay dolor. Por lo tanto, se recomienda no enfadarse y pararse a entender lo que les puede estar ocurriendo.
  2. Aportar atención individual: Es fundamental dar a cada niño su sitio y espacio. Estos tienen que sentir que sus padres están ahí para lo que necesiten en la misma medida que para sus hermanos. Por ello, habrá que darles atención a cada uno de ellos no sólo de manera colectiva sino también individual. Quizás sea con este última como se consiga que se habrán y que se forje una relación de plena confianza.
  3. Saber actuar ante las peleas: Cuando los padres observen o sean conscientes de que ha habido una discusión entre hermanos deberán de hablar con ellos e intentar dialogar para hacerles entender que su relación debe de ser buena y que el amor que siempre se tendrán el uno al otro.
  4. Parar comportamientos agresivos: Los padres no deberán de tolerar bajo ninguna circunstancia este tipo de actitudes ya que de ser así, los niños entenderán que la violencia no es algo de lo que hay que huir. Es importante que se les enseñe que no deben relacionarse así.
  5. Planes en familia: Para conseguir una crianza positiva de los pequeños habrá que fomentar actividades conjuntas, juegos, etc. Además, se deberá de hacer entender a los niños la importancia de compartir entre hermanos.

Te puede interesar