Menú
Qué le tienes que decir a tu hija antes de ponerse el primer tampón
Qué le tienes que decir a tu hija antes de ponerse el primer tampón

TRUCOS EFECTIVOS

Qué le tienes que decir a tu hija antes de ponerse el primer tampón

Aunque este procedimiento es sencillo, cualquier adolescente se sentirá más segura si está acompañada durante el mismo.

Con la llegada de la menstruación son muchas las adolescentes que tienen gran cantidad de dudas acerca de todo lo que tiene que ver con el famoso tampón. De hecho, por miedo a usarlo, hay quienes incluso meses y años después de haber tenido su primera regla han sido incapaces de decidirse a probarlo.

Algo que, en definitiva, puede considerarse como una equivocación pues los tampones no sólo son muy cómodos sino también la mar de resolutivos en multitud de situaciones. Así que, es importante que un familiar cercano, como es el caso de una madre, acompañe a su hija a la hora de ponerse su primer tampón, pudiendo esta aprender la técnica de ejecución y siendo autosuficiente para hacerlo por el resto de su vida.

¿Qué es un tampón?

Los tampones son unos productos utilizados para la absorción del flujo menstrual en las mujeres. Su composición es de un algodón suave. Su forma cilíndrica, a su vez, facilita la inserción en las partes íntimas o lo que es lo mismo, la vagina. Gracias a este producto la sangre se absorbe antes de salir expulsada del propio cuerpo, algo que hace que sea de los remedios más utilizados hoy en día por las mujeres para sus épocas de regla.

Existen diversas razones por las que una adolescente debe de aprender a ponerse un tampónExisten diversas razones por las que una adolescente debe de aprender a ponerse un tampón

Además, hoy en día se pueden comprar en cualquier farmacia y supermercado siendo posible obtenerlos de distintos tamaños y con diversos aplicadores que facilitan la puesta e introducción de los mismos.

Ventajas de usar tampones

Existen diversas razones por las que una adolescente debe de aprender a ponerse un tampón pero la principal es el hecho de que hoy en día, es una de las soluciones más eficaces durante el período de menstruación. No obstante, hay quienes prefieren optar por la compresa e incluso, por ambas. Pero antes de decidirse, ¿por qué no conocer los beneficios que reporta el uso de tampones?

  • Comodidad: El tampón permite utilizar todo tipo de ropa interior además de hacer todo tipo de movimientos, actividades o deportes. Es por lo tanto una buena opción para estar cómoda y despreocupada. Tan sólo será conveniente hacer el cambio entre horas para evitar llenarlo y mancharse.
  • Sumergible: Una de las preocupaciones de cualquier adolescente el es hecho de ir a una piscina y no poder bañarse por tener la regla. Algo que no supone ningún problema para quienes usan tampones pues nadarán tranquilamente sin miedo a manchar el agua o su propia ropa de baño.
  • Sin olores: Cuando se hace uso de una compresa, es normal que la propia sangre acumulada de la regla en la misma cause cierto olor. Algo que no ocurrirá en el caso de los tampones ya que la sangre no está en contacto con el exterior sino que se encuentra en el tampón ubicado dentro de la mujer o adolescente.
  • Más higiene: Sin duda es un medio para solventar la regla o menstruación mucho más higiénico ya que la piel de las partes íntimas de la mujer no está en contacto directo con la sangre y por lo tanto, no se mancha.

Ponerse el primer tampón: Ayuda a tu hija

Antes de que la adolescente use por primera vez este producto, es aconsejable que su madre le de una serie de pautas o recomendaciones. Las más destacadas son:

El tampón no podrá estar dentro de la zona íntima durante más de doce horas El tampón no podrá estar dentro de la zona íntima durante más de doce horas

  • Ponérselo en un día donde el flujo menstrual sea abundante y por lo tanto, sea más fácil su aplicación. De no haber casi sangre, será más costoso y el proceso no se completará con tanto suavidad. Además, esto puede provocar que sea complicado que el tampón quede bien colocado a la primera.
  • Elegir un tampón de un tamaño pequeño y que cuente con un aplicador para ayudar a introducirlo. Con el tiempo, la hija comenzará a utilizar otros de más tamaño que tengan una mayor duración.
  • Aconsejar sobre la postura idónea para introducirlo. Esto es algo sencillo pero al principio, con los nervios y la tensión podrá ser algo dificultoso. Es importante que la madre transmita a su hija calma y que esta, a su vez, se relaje para no tensar la zona y poder introducir el tampón.
  • Comentarle que si nota algún dolor, molestia o rozadura al caminar o simplemente, al mantenerse en una posición fija, algo ha hecho mal. Esto parece una tontería pero es fundamental ya que en ocasiones, al no saber cómo es la sensación de tener un tampón dentro, aguantan ciertos dolores innecesarios que pueden derivar en otros problemas. La comodidad ante todo.
  • Hablarle sobre la higiene. Es imprescindible que la madre le haga saber a su hija que se trata de un proceso donde debe primar la higiene íntima por encima de todo. Es una zona delicada y por ello, antes y después de aplicarse el tampón habrá que lavarse las manos para evitar la entrada de suciedades que puedan provocar algún tipo de infección o enfermedad en la zona. La prevención es muy importante cuando se trata de higiene íntima.

Son muchos los expertos que han aconsejado evitar irse a dormir con un tampónSon muchos los expertos que han aconsejado evitar irse a dormir con un tampón

Finalmente hay que tener en cuenta que aunque este método sea muy eficaz, también conlleva sus riesgos. Dicho de otro modo, una mala gestión del tampón o un despiste puede tener graves consecuencias. Por ello, habrá que tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  1. No excederse en horas: El tampón no podrá estar dentro de la zona íntima durante más de doce horas sin cambiarse. Por ello, no habrá que olvidarse de cambiarlo ya que de no ser así, puede tener lugar un shock tóxico generando consecuencias muy negativas que incluso pueden llegar a la muerte.
  2. Usar el que mejor se adapta: Los hay de muchos tamaños y con diferentes aplicados. Incluso también los hay sin aplicador. La persona en cuestión deberá de decidir cual de ellos se adapta mejor a su zona íntima. Además, es importante que no le haga daños ni al andar o al sentarse.
  3. No dormir con tampón: Son muchos los expertos que han aconsejado evitar irse a dormir con uno de ellos. Es más recomendable el uso de compresas en esta situación ya que la persona suele dormir muchas horas y no es recomendable cortar la respiración y el tránsito de aire a la zona íntima.

Te puede interesar