Menú
Cómo ser un buen modelo de madre para tu hija
Cómo ser un buen modelo de madre para tu hija

MADRES

Cómo ser un buen modelo de madre para tu hija

Si tienes una hija, puedes ser su mejor modelo a seguir... Si no sabes cómo conseguirlo, ¡sigue leyendo!

En muchas ocasiones, las hijas quieren copiar el comportamiento de sus madres, esto sin duda es muy conmovedor. Las hijas se dan cuenta del comportamiento de sus madres y sus elecciones sobre cómo ser mejor y crecer es emulando el comportamiento materno. ¡Esto hace que el corazón de cualquier madre se estremezca y no es para menos!

Los niños aprenden buenos comportamientos copiando buenos ejemplos, y las madres juegan un papel muy importante en eso. Es durante los momentos cotidianos habituales cuando los hijos se dan cuenta de lo que las madres hacen o dicen. El problema es que nunca sabes sobre lo que se están fijando... Por eso es importante controlar tu propio comportamiento y comenzar a modelar intencionalmente el tipo de comportamiento que esperas que tu hija copie. Si quieres ser un buen ejemplo para tu hija en crecimiento... sigue leyendo.

Ponte primero tu máscara de oxígeno

Este mantra de vuelo de emergencia es la metáfora perfecta para describir cómo las madres deben cuidarse a sí mismas antes de poder cuidar adecuadamente a los demás. Claro, serás una madre más feliz si te tomas el tiempo para disfrutar de actividades que amas, como el yoga, montar en bicicleta, leer o simplemente salir a caminar. 

Pero también le mostrarás a tu hija la importancia de cuidarse a uno mismo. Hay tanta presión para poner los sentimientos y necesidades de otras personas por encima de los nuestros, y necesitamos cambiar los mensajes para la próxima generación de mujeres. En pocas palabras, debes tener empatía contigo mismo para poder enseñarlo a los demás. Así que reserva ese masaje o manicura o ve a la biblioteca o cafetería por una o dos horas. Solo asegúrate de decirle a tu hija a dónde vas y por qué: ser feliz y saludable.

Es importante mostrarle a tu hija que tratas y hablas con tus amigos y compañeros con respetoEs importante mostrarle a tu hija que tratas y hablas con tus amigos y compañeros con respeto

Quítate la capa de súper mamá

Tratar de abordar todo por tu cuenta no solo lleva al agotamiento, sino que le muestra a tu hija que está bien correr e ir estresada siempre. Así que pide ayuda, incluso de tu hija. Al pedirle ayuda a tu hija, no solo obtienes la asistencia que tanto necesitas, sino que también le muestra que está bien pedir ayuda y expresar lo que quiere y necesita.

Enseñar la autodefensa podría significar hacer las cosas más difíciles para tu hija hoy (por ejemplo, haciendo tareas), pero a la larga la liberará de la expectativa de que tiene que hacer todo ella misma, avergonzada de pedir ayuda.

Estate cómoda contigo misma, hasta en tus malos días

La mayoría de nosotros crecemos pensando que para ser una buena chica, hay que tener muchos amigos, así como relaciones libres de conflictos. Para muchos de nosotros, fuimos criados evitando conflictos y transmitimos esta mentalidad a nuestras hijas. El peligro: cuando las niñas no aprenden a expresar la decepción, la frustración, la ira o la vergüenza de manera constructiva, a menudo recurren a comportamientos tóxicos, como chismes o intimidación en las redes sociales, para lidiar con sus emociones. 

El conflicto en nuestra familia, en el trabajo y en nuestra vida personal va a suceder, por lo que es importante que les demostremos a nuestras hijas que enfrentarlo realmente puede generar un cambio positivo. Si tienes un desacuerdo con tu pareja, deja que tus hijos te escuchen hablar tranquilamente.

Saca tu fuerza y sé amable

Es importante mostrarle a tu hija que tratas y hablas con tus amigos y compañeros con respeto. Evita cotillear o avergonzar a otras mamás, especialmente frente a tu hija. También debemos defender a otras madres que pueden estar enfrentando un incidente que avergüenza a las madres. La vergüenza de las madres cae en cascada hacia los niños, y luego aprenden que juzgar o intimidar a los demás es aceptable cuando interactúan con sus compañeros. Ser amable también se aplica a cómo te hablas y sobre ti mismo. Murmurar comentarios autodepicadores es una forma de autovergüenza. Enseña a tu hija a amarse a sí misma... quien sugiere hacer un esfuerzo para reemplazar comentarios como. "Necesito perder 5 kilos antes de la reunión" con comentarios como "me encanta mi pelo y cómo me ha quedado el maquillaje hoy".

Queremos que nuestras hijas encuentren su futuro caminoQueremos que nuestras hijas encuentren su futuro camino

Deja el teléfono

Las hijas están aprendiendo a navegar por la tecnología al observarnos. Cuando tengas una conversación con alguien, ten cuidado de dejar tu teléfono. Tu hija te verá teniendo conversaciones profundas y cara a cara, y lo replicará en su propia vida. Es necesario que practiques el autocontrol y la etiqueta de las redes sociales. 

Cuando recibas un correo electrónico irritable o leas una publicación de redes sociales molesta, en lugar de responder instantáneamente en un tono enfadado o gritarle a tu teléfono, cuenta hasta diez o aléjate por un minuto. Esto ayudará a enseñar a tu hija no solo a tener paciencia sino a no combatir al fuego con fuego.

Pierde la culpa de madre

Queremos que nuestras hijas encuentren su futuro camino que les brinde alegría y alimente su pasión. Ya sea que nos quedemos en casa, trabajemos a tiempo completo o algo intermedio, debemos compartir nuestros éxitos con nuestras hijas. Hablar sobre lo que amas de tu vida, ya sea que incluya una carrera o no, puede reducir tu culpa o conflicto que lo rodea. Además, ayudará a su hija a reconocer que las niñas tienen opciones. Y esa podría ser la lección más importante hasta el momento...

Sé tú misma

Si algo muy importante para poder enseñar a tu hija es que hay que ser auténtica para ser feliz. No es necesario fingir cosas que no somos para ser aceptados por los demás. Si alguien no nos acepta tal y cómo somos o nos quieren cambiar para ajustarnos a un modelo irreal que seguir... simplemente esa persona no nos merece.

Somos personas que merecemos respeto por los demás y para conseguirlo primero tenemos que aprender a despertarnos a nosotras mismas. Las mujeres, al igual que los hombres tenemos una vida llena de oportunidades y nadie debe hacernos sentirnos menos solo por haber nacido de un sexo u otro. La fuerza intenta la tenemos todos, solo tenemos que saber que la tenemos para sacarla.

Te puede interesar