Menú
Cómo ayudar a un adolescente cuando se muere un abuelo
Cómo ayudar a un adolescente cuando se muere un abuelo

ADOLESCENCIA

Cómo ayudar a un adolescente cuando se muere un abuelo

Descubre cómo ayudar a un adolescente que se le ha muerto el abuelo y está en pleno proceso de duelo.

Cuando se muere un abuelo no es fácil para nadie, los adolescentes pueden intentar disimular sus emociones pero es necesario que los padres sepan cómo apoyarles en estos momentos tan delicados para todos. La muerte de un abuelo puede ser la primera experiencia de un adolescente al perder a alguien... y puede ser extremadamente dolorosa.

La forma en que su adolescente responde y lamenta la muerte de un abuelo depende de varios factores, incluida la cercanía de la relación y los eventos que llevaron a la pérdida. Es importante darse cuenta de que el duelo es un proceso intensamente personal y que todos lloran de manera diferente. Cuando un abuelo muere, un adolescente necesitará ayuda para afligirse por la pérdida.

A continuación vamos a darte algunos consejos para que puedas ayudar a tu hija adolescente en el caso que esté sufriendo la pérdida de su abuelo.

Dale apoyo físico a tu hijo adolescente si lo deseaDale apoyo físico a tu hijo adolescente si lo desea

Dale apoyo físico

Dale apoyo físico a tu hijo adolescente si lo desea. A veces, solo abrazar a alguien y estar físicamente cerca mientras llora y siente emociones intensas puede ser reconfortante y útil. Las palabras no son importantes ni necesarias, solo cercanía física a la comodidad y el apoyo.

Habla sobre el duelo

Explica que el duelo es normal y que tu hijo adolescente lo puede experimentar, explicándole lo que es podrá estar preparado a las emociones que se le avecinan. Dile que es normal sentirse mal por la tristeza y que a veces incluso puedes sentir que su dolor y tristeza están fuera de control.

Estos sentimientos de falta de control pueden dar miedo a los adolescentes, especialmente si nunca antes han experimentado emociones tan intensas.

Que ayude

Puedes ofrecer a tu adolescente la oportunidad de que ayude con los arreglos del funeral. Esto puede ser una herramienta efectiva para procesar el dolor y que se despida de su ser querido.

Debes estar disponible

Tienes que estar disponible para tu hijo adolescente, sobre todo para cuando quiera hablar. Resiste el impulso de dar una gran charla, en cambio, ponte a su disposición siempre que quiera hablar para escucharle.  Esto podría implicar sentarse cerca de tu hijo adolescente, darle un abrazo cuando la vea y decirle que siempre estarás disponible si necesita hablar.

Habla sobre el abuelo fallecido

Habla sobre su abuelo fallecido si lo que quiere es recordarle. Recordar con cariño al abuelo puede ser una forma saludable de procesar la pérdida y mantener viva la memoria del abuelo en el presente. Comparte recuerdos positivos que tenga y escucha mientras tu hijo comparte sus recuerdos.

Obtén ayuda profesional para tu hijo adolescenteObtén ayuda profesional para tu hijo adolescente

Busca ayuda profesional

Obtén ayuda profesional para tu hijo adolescente si percibes que no está sufriendo de una manera saludable. Si bien todos lloran de manera diferente, si eres testigo de comportamientos imprudentes o destructivos en tu hijo adolescente, busca la ayuda de un terapeuta profesional para ayudarle a superar su dolor. Algunos adolescentes pueden sentirse mal por el dolor e intentar huir de él con comportamientos destructivos.

Date cuenta que el dolor no acaba

Date cuenta de que el dolor no termina. No esperes que tu adolescente cierre la puerta a su duelo y siga adelante. Se puede comparar una muerte con la creación de un vacío en la vida de los sobrevivientes. La ausencia del abuelo cambiará para siempre la vida en el futuro. Si bien la intensidad del dolor puede disminuir, es probable que tu hijo adolescente (y tú también) siempre sientan la ausencia del abuelo.

No te olvides de cuidar tu propio duelo mientras ayuda a tu hijo adolescente. Es probable que tengas que lidiar con tu propio dolor. Tu dolor puede ser similar al dolor de su hijo adolescente o puede ser diferente. Tu hijo también puede estar mirándote mientras llora, siguiendo el modelo de tu ejemplo.

Te puede interesar