Menú
Cómo hablar de la muerte con los hijos
Cómo hablar de la muerte con los hijos

HIJOS

Cómo hablar de la muerte con los hijos

La muerte es un tema que hay que hablar con los niños para que puedan entenderlo ya que es parte de la vida.

Uno de los temas más delicados de hablar con un hijo es sin lugar a duda el de la muerte. Es normal que a una determinada edad el pequeño se empiece a preguntar de todo incluido el tema de la muerte. Se trata de un tema difícil de tratar para los propios padres ya que entran en juego muchos sentimientos. Sin embargo es un tema que hay que hablar con los niños para que puedan entenderlo ya que es parte de la vida. Acto seguido te damos una serie de pautas que debes seguir a la hora de sentarte con tu hijo y hablar de un tema tan delicado como el de la muerte.

La muerte no debe ser un tema tabúLa muerte no debe ser un tema tabú

Hay que responder siempre

La muerte no debe ser un tema tabú como es el caso del sexo y responder con total naturalidad a todas las preguntas que nos haga el niño. Hay que aclarar todas las dudas que tenga el pequeño sin dar más explicaciones que las que nos pida.

Explicar de manera clara y sencilla

No es lo mismo hablar de la muerte con un niño de 5 años que con uno de 8 años. Su capacidad de comprensión no es la misma y habrá cosas que entienda el mayor que el de 5 años no llegue a entender. Es por ello que al hablar del tema lo mejor es hacerlo de una manera clara y sencilla. No hay que meterse en el tema tan a fondo y con un lenguaje cercano que llegue a comprender en qué consiste la muerte.

Hablar de la muerte según la edad del niño

Sigue estos consejos para poder hablar sobre la muerte con tus hijos dependiendo de la edad que tengan:

  • Antes de los dos años la muerte no es comprensible para nada y el niño no va a entender nada. No llega a empatizar y todavía no percibe los sentimientos como lo hará en un futuro por lo que no merece la pena hacerle comprender en qué consiste la muerte.
  • A partir de los dos años y hasta los cinco años de edad tienen un concepto de la muerte que no se acerca al real. Creen que es reversible e impersonal por lo que les cuesta entenderla. Es normal que durante esta edad empiecen a hacerse preguntas que los padres deben responder en todo momento.
  • A partir de los cinco años y hasta los nueve años el niño ya es capaz de entender en qué consiste la muerte. Empiezan a entender que las personas no son inmortales y que al final mueren. Sin embargo a estas edades ven a la muerte como algo lejano que no les puede afectar de una manera personal. Es bastante normal que durante estos años se hagan numerosas preguntas que los padres deben saber responder.
  • A partir de los nueve años ya comprenden de una manera plena en qué consiste la muerte y que en algún momento de la vida ellos también morirán al igual que la gente más cercana. Ello les va a provocar que quieran encontrar sentido a la vida y afrontar la muerte con algún que otro miedo.

A partir de los nueve años ya comprenden de una manera plena en qué consiste la muerteA partir de los nueve años ya comprenden de una manera plena en qué consiste la muerte

Los padres no deben mentir

A la hora de hablar de la muerte, los padres no deben nunca mentir a sus hijos y hablar del tema claro y conciso. En muchas ocasiones los padres intentan rebajar el dramatismo propio de un tema tan complicado como el de la muerte e intenta dulcificar a la hablar del tema. De nada sirve contarles mentiras ya que con el tiempo terminarán sabiendo todo lo que rodea a la muerte.

El tema de la muerte es un momento que los padres temen que llegue ya que es considerado como algo tabú al igual que ocurre con el sexo o con ciertas enfermedades como el cáncer. Es un momento que hay que saber afrontar y hablar con total naturalidad con los hijos.

Te puede interesar