Menú
Cómo hablar con un niño manipulador o pasivo agresivo
Cómo hablar con un niño manipulador o pasivo agresivo

NIÑOS MANIPULADORES

Cómo hablar con un niño manipulador o pasivo agresivo

Hay niños que aprenden a tener una actitud manipuladora o pasivo agresiva, ¡necesitará que le ayudes! Aprende a hablar con este tipo de niños...

Ningún niño nace siendo pasivo agresivo ni tampoco manipulador, son conductas que aprenden a medida que van creciendo, sobre todo de su entorno más cercano. Pero puede ocurrir que un niño tenga este perfil y que no sea fácil relacionarse con él, ni tan siquiera educarlo. Es importante saber cómo tratar a este tipo de niños para que pueda recibir la educación necesaria y convertir esa personalidad tóxica en una más saludable.

La manipulación y la personalidad pasivo agresiva

La personalidad pasivo agresiva no requiere madurez y procesos de pensamiento complejos para llevarla a cabo. Incluso un niño pequeño es capaz de demostrar manipulación pasivo-agresiva. Si tu hijo exhibe ira encubierta, puede sentirte frustrado y abrumado al interactuar con él. Hablar con un niño manipulador y pasivo-agresivo puede poner a prueba tu paciencia mientras te esfuerzas por desalentar estas acciones y enseñar diferentes comportamientos.

Ningún niño nace siendo pasivo agresivo ni tampoco manipuladorNingún niño nace siendo pasivo agresivo ni tampoco manipulador

Por este motivo, vamos a darte algunas herramientas para que seas capaz de tratar y educar bien a un niño con este tipo de comportamiento. Así, podrás sentir que tienes el control en la situación y que no es la situación la que te controla (o descontrola) a ti. No pierdas detalle y sigue esto consejos para que la situación mejore.

Escoge un momento de calma

Escoge un momento de calma para hablar los comportamientos negativos de tu hijo. Lo ideal es que te acerques a tu hijo cuando no haya ningún tipo de problema que afecten a su comportamiento. Explica a tu hijo que has notado algunos problemas que te preocupan, como responder de manera más lenta cuando le das una instrucción, olvidar intencionalmente las cosas que les dices, no hacer bien sus tareas o postergar las tareas que tiene que hacer.

Habrán plazos

Dile a tu hijo que habrán plazos específicos cada vez que asignes una tarea o le des una orden. Además del marco de tiempo, también crearás una consecuencia específica si tu hijo no completa la tarea o la orden dentro del marco de tiempo.

Ofrece incentivos

Además de tener lo anterior en mente, también es buena idea que le ofrezcas a tu hijo un incentivo para la cooperación y el cumplimiento teniendo una recompensa por el cumplimiento rápido. Si le das hasta la hora de la cena para completar una tarea y la termina una hora antes de la cena, puede tener 20 minutos de tiempo de juego o puede quedarse despierto 30 minutos más tarde esa noche.

Pregunta sobre sus sentimientos

Pregunta a tu hijo sobre cualquier sentimiento de enfado que pueda tener para ayudar a resolver la agresión pasiva. Debe ser "seguro" confiar y expresar sentimientos de enfado o frustración siempre que lo necesite. Podrías decirle algo como: "Todo el mundo se siente enfadado y asustado a veces. Si te sientes enfadado o asustado, siempre puedes contarme al respecto y te escucharé, después buscaremos una solución juntos para que estés mejor".

Escucha a tu hijo

Escucha a tu hijo siempre desde el corazón y más si tiene sentimientos negativos. Acepta los sentimientos y proporciona una respuesta empática como por ejemplo: "Escuché que te sientes frustrado en este momento. En cambio, aún debes hacer estas tareas, incluso aunque te sientas así".

Escucha a tu hijo siempre desde el corazón y más si tiene sentimientos negativosEscucha a tu hijo siempre desde el corazón y más si tiene sentimientos negativos

Si necesitas ayuda para determinar si tu hijo muestra un comportamiento manipulador pasivo-agresivo, habla con un profesional para que evalúe la personalidad de tu hijo. Examina cómo te sientes siempre que te relacionas con tu hijo, sin importar la edad que tenga éste. Si te sientes enfadado, confundido, impotente o indefenso es más que probable que tu hijo tenga un comportamiento pasivo-agresivo. Si te sientes tranquilo y la situación se ha resuelto positivamente, es probable que hayas tratado cualquier mal comportamiento de forma correcta.

Te puede interesar