Menú
Virtudes y costumbres familiares
Virtudes y costumbres familiares

FAMILIA

Virtudes y costumbres familiares

Para que tus hijos tengan en su mente las virtudes y costumbres familiares, debes inculcárselas con amor.

El propósito de una familia es inculcar límites morales y éticos a través del cuidado de los niños. Aunque cada familia puede tener una lista de prioridades diferente para las virtudes y los valores, el objetivo es inculcar una brújula moral personal en cada uno de tus hijos que los motive a comportarse con honor y a cuidar a los demás.

Si quieres que tus hijos crezcan para convertirse en adultos exitosos, entonces, es importante que tengas muy en cuenta las costumbres que quieres que existan en tu hogar, así como las virtudes o los valores que quieres que tus hijos aprendan para poder desarrollarse con éxito. No te pierdas los siguientes consejos para que tus hijos aprendan lo que es importante en la vida... ¡pero tienes que poner mucho de tu parte!

La mejor manera de enseñarles a los niños un buen comportamiento es modelar el buen comportamientoLa mejor manera de enseñarles a los niños un buen comportamiento es modelar el buen comportamiento

Sé un buen modelo a seguir

La mejor manera de enseñarles a los niños un buen comportamiento es modelar el buen comportamiento. No puedes enseñarle a tu hijo virtudes y comportamiento moral de manera efectiva si no muestras esos rasgos de carácter tú mismo. Si no lo haces así, ni lo intentes... Porque no servirá de nada.

Determina mostrar los rasgos de carácter que más quieres ver en tu hijo, como amabilidad, respeto, compasión y coraje. Puedes enseñar con un ejemplo negativo, revelando las consecuencias de las malas elecciones, pero es más probable que tu hijo refleje tus defectos en lugar de tus virtudes si se los muestras de manera reiterada.

Elige las virtudes

Como padre o madre, puedes elegir las virtudes que son más importantes para ti y centrarte en ellas en primer lugar. No tienes que enseñarles a todos al mismo tiempo, aunque cuanto antes comiences a centrarse en ellos, más pronto tus hijos comenzarán a adoptarlos. Una lista de virtudes que quizás quieras considerar incluye compasión, creatividad, honestidad, paciencia, amor, servicio, respeto, coraje, misericordia, obediencia, perdón y generosidad. Si bien existen numerosas virtudes, definir las que son más importantes para usted le proporciona un objetivo al que puede apuntar.

Puedes crear tu propia historia interpretando una virtud en varios escenariosPuedes crear tu propia historia interpretando una virtud en varios escenarios

Enseñando con historias

Puedes leer historias que muestren una o más virtudes o las consecuencias del defecto a través del espejo y seguirlo con una conversación sobre cómo poner en práctica la virtud. Puedes escoger cuentos que transmitan las virtudes y los valores comentados. Una vez que le hayas leído el cuento, puedes preguntarle a tus hijos: "¿Qué cualidades muestra el personaje principal?" Y "¿Tomó buenas o malas decisiones?"

A veces mostrar el defecto contrastante también es efectivo para enseñar el comportamiento moral. Las historias pueden ayudar al niño a ver cómo poner en práctica una virtud. Por ejemplo, el buen samaritano muestra compasión y amabilidad hacia el hombre golpeado. Una vez que tu hijo identifique la práctica en una historia, puedes hablar otras formas de mostrar compasión y amabilidad, como hacerse amigo de un nuevo miembro de la clase, etc.

Más oportunidades de enseñanza

Puedes crear tu propia historia interpretando una virtud en varios escenarios. Cuando tus hijos ven la virtud en acción, es posible que les resulte más fácil identificar la respuesta correcta cuando surge una situación similar. También puedes usar el arte para enseñar una virtud al encontrar imágenes de la virtud en acción, como una madre que consuela tiernamente a un niño que llora, un trabajador que entrega suministros a los sobrevivientes de un desastre, o compara a una persona que se mantiene erguida con confianza y otra persona se desplomó con dudas y miedo.

De cualquier modo, lo que no puedes olvidar es que tus hijos, para aprender todo esto... te necesita a ti. Necesita tu paciencia, tu cariño y tu amor incondicional para poder aprender y además poder aplicar todo esto en su vida presente y futura.

Te puede interesar