Menú
Señales de ira oculta en adolescentes
Señales de ira oculta en adolescentes

ADOLESCENCIA

Señales de ira oculta en adolescentes

Los adolescentes pueden mostrarte algunas señales sutiles de que tienen mucha ira oculta en su interior.

Los problemas de ira pueden provocar un comportamiento impredecible en los adolescentes y pueden frustrar incluso a los padres más sensatos. Inicialmente, los adolescentes a menudo manifestarán esta ira en forma de respuestas groseras o sarcásticas, pero la situación puede escalar rápidamente si no se trata de manera efectiva... Los padres que notan la agresión de sus adolescentes deben darles el apoyo adecuado para ayudarles a lidiar con estas emociones de manera adulta.

Es muy importante que los padres sepan identificar esta ira oculta para que el problema no se agrave con el tiempo. Si no se resuelve de manera adecuada, esta ira se podría convertir en luchas de poder incesables en el hogar, haciendo que la armonía familiar se viera gravemente perjudicada. Por este motivo, a continuación vamos a darte algunos consejos para que sepas identificar estas señales de ira oculta en adolescentes.

Los problemas de ira pueden provocar un comportamiento impredecible en los adolescentes Los problemas de ira pueden provocar un comportamiento impredecible en los adolescentes

Señales de advertencia de la ira oculta

Pueden parecer evidentes algunas señales de ira, como los arrebatos repentinos o comentarios mezquinos, pero muchos adolescentes no arremeten de esta manera... Para algunos, las señales de advertencia incluyen síntomas como aislamiento, comer en exceso y fatiga. Los adolescentes que están reprimiendo la ira a menudo cancelarán los planes y podrían aislarse de sus amigos y familiares. Las señales iniciales pueden ser sutiles, por lo que es importante que los padres reconozcan a un adolescente potencialmente enfadado, aunque no lo muestre de manera explícita.

Cómo se desarrolla la ira

La ira oculta se desarrolla en los adolescentes cuando no pueden hacer frente a sus sentimientos. Estos adolescentes no aprendieron a resolver conflictos cuando eran más jóvenes, y el problema ha continuado durante toda su vida. Aquellos que no pueden comunicar sus sentimientos de manera asertiva terminan arremetiendo una vez que la ira aumenta. 

Los padres pueden encontrar que sus hijos adolescentes los ignoran por completo cuando se les pide que limpien sus habitaciones, ya que no saben cómo decirles a sus padres que no desean completar esta tarea y la evitación se convierte en su reacción.

Los padres pueden ayudar a sus hijos adolescentes enseñándoles algunas habilidades Los padres pueden ayudar a sus hijos adolescentes enseñándoles algunas habilidades

Cómo pueden ayudar los padres

Los padres pueden ayudar a sus hijos adolescentes enseñándoles algunas habilidades que pueden ayudarlos a lidiar con la ira. Una habilidad extremadamente importante para aprender es la autoconciencia, ya que esto puede ayudar a desactivar un conflicto potencial. Los adolescentes tienen la capacidad de tomar nota de cómo se sienten y pensar por qué se sienten así. 

Luego pueden comunicar estos sentimientos a un padre. Un padre también puede ayudar a un adolescente al explicarle que estas emociones son completamente normales. Está perfectamente bien enfadarse en ciertas situaciones, pero tener control sobre sus acciones es lo que realmente importa. Esto significa que las emociones se deben sentir, pero hay que reconocerlas, saber por qué están apareciendo y una vez que se comprenden, entonces, buscar la manera de que la situación se resuelva para el equilibrio emocional. Para la resolución del problema hay que tener en cuenta las propias emociones para reaccionar, pero también las reacciones de los demás. La empatía y la asertividad son necesarias en todos los casos.

Reacción parental a la ira

Por su parte, los padres pueden ayudar a evitar que la ira de los adolescentes aumente manteniéndose calmados y evitando conflictos directos con los adolescentes. Los padres deben exponer la ira del adolescente de manera directa, sin enfadarse ellos mismos. Esto puede causar un momento de autorreflexión para el adolescente, lo que potencialmente puede calmar la situación.

Recuerda que tú eres el mejor ejemplo para tus hijos adolescentes. En este sentido, debes mostrar la calma en momentos de tensión para que tus hijos aprendan a cómo reaccionar con serenidad y tomar así las mejores decisiones. Una mente enfadada es una mente bloqueada...

Te puede interesar