Menú
Fatiga extrema en niños, ¿por qué sucede y qué puedes hacer?
Fatiga extrema en niños, ¿por qué sucede y qué puedes hacer?

CANSANCIO

Fatiga extrema en niños, ¿por qué sucede y qué puedes hacer?

Si te has dado cuenta de que tu hijo tiene fatiga extrema, ¿qué es lo que tienes que hacer para que mejore?

Los niños experimentan cansancio de vez en cuando, especialmente durante sus años de desarrollo cuando tienen un crecimiento acelerado. Generalmente una siesta y un poco de descanso ayudarán a curar la fatiga. Si tu hijo tiene una necesidad abrumadora de dormir incluso después de un descanso adecuado, podría volverse problemático y el pediatra te tendrá que explicar qué sucede exactamente. 

La fatiga extrema en un niño podría indicar un problema médico subyacente. Es importante encontrar la causa de la fatiga de tu hijo para que pueda recibir un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Los niños experimentan cansancio de vez en cuandoLos niños experimentan cansancio de vez en cuando

Posibles causas

Hay varias cosas que pueden causar fatiga extrema en los niños. Las causas pueden incluir depresión, enfermedad cardíaca o renal, alergias, virus, anemia, hábitos alimenticios poco saludables, estilo de vida sedentario, falta de sueño, infección y ciertos tipos de trastornos inmunitarios. 

La fatiga puede deberse a muchas enfermedades, por lo que puede ser difícil identificar un diagnóstico. Muchos médicos hacen un diagnóstico amplio del síndrome de fatiga crónica si no pueden encontrar una condición médica subyacente. La narcolepsia es una afección rara pero grave que puede causar fatiga extrema seguida de episodios repentinos e incontrolables de quedarse dormido.

Los síntomas

La fatiga ocurre cuando el cuerpo responde a la necesidad de descansar y dormir. Un bostezo y la sensación de querer frenar o cerrar los ojos y tomar una siesta son las señales más comunes. 

Otros síntomas comunes de fatiga extrema o crónica pueden incluir dolor de garganta, dolor en las articulaciones, problemas de memoria, letargo, dolor muscular y, a veces, ganglios linfáticos agrandados en el cuello. Si la fatiga de tu hijo continúa y los síntomas de cansancio extremo duran 6 meses o más, se le puede diagnosticar Síndrome de Fatiga Crónica.

Qué debes tener en cuenta

Cuando la fatiga comienza a alterar el estilo de vida, la educación y la calidad de vida de tu hijo, es importante señalar y encontrar la causa de por qué está extremadamente cansado. En casos raros, la fatiga extrema combinada con otros síntomas como pérdida de peso, falta de apetito, hemorragias nasales, visión anormal, bultos, dolores de cabeza o dolor corporal puede deberse a ciertos tipos de cánceres infantiles, como la leucemia. 

Si tu hijo está tomando medicamentos como antidepresivos, medicamentos recetados para el dolor, medicamentos para la tos y antihistamínicos, también puede experimentar fatiga y estos síntomas se deben llevar de inmediato al pediatra para que valore la situación actual de tu hijo.

Tratamiento

El tratamiento para la fatiga extrema en tu hijo puede ser difícil a menos que se le haya diagnosticado una afección o enfermedad médica. Tu. médico te recetará y sugerirá el mejor tratamiento posible abordando la enfermedad primero para ayudar a eliminar los síntomas de fatiga. 

Puede ser tan simple como cambiar la dosis de un medicamento para la alergia o eliminar los antihistamínicos del tratamiento, y asegurarse de que descanse mucho durante la noche es una parte importante del tratamiento. Aunque no tiene cura, el tratamiento para la narcolepsia puede incluir inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o estimulantes para mantener a tu hijo despierto durante el día.

El tratamiento para la fatiga extrema en tu hijo puede ser difícilEl tratamiento para la fatiga extrema en tu hijo puede ser difícil

Tener movimiento

Poder volver a participar en deportes o actividades diarias sin cansancio o con cansancio es el resultado deseado. Aprender a tener a tu hijo a ritmo de sí mismo sin exceso de trabajo físico le ayudará a tener energía durante todo el día. 

Una dieta equilibrada rica en granos integrales y proteínas, mientras se evita el exceso de azúcar y los alimentos procesados ayudará a evitar el cansancio extremo. Implementar hasta 30 minutos de ejercicio ligero a moderado todos los días ayudará a mantener su corazón sano y le dará energía para pasar el día.

Si crees que tu hijo está cansado de más cada día, acude a tu pediatra lo antes posible para que evalúe su estado de salud.

Te puede interesar