Menú
Rutinas de sueño en la infancia: lo que debes saber
Rutinas de sueño en la infancia: lo que debes saber

SUEÑO INFANTIL

Rutinas de sueño en la infancia: lo que debes saber

No te pierdas estas rutinas de sueño que debes conocer para los niños pequeños, ¡todo será más fácil!

Cuando se habla del sueño infantil, se hace referencia al periodo de tiempo en el cual el niño duerme, ya sea por la tarde o por la noche. El sueño infantil tiene un papel muy importante en la vida de nuestros hijos, ya que gracias a él, su cuerpo se regula y regenera, ademas favorece el control de la energía durante el día y la regulación de la temperatura corporal.

Por todas estas razones se considera uno de los momentos más importantes en la vida de los niños y hay que realizarlo de manera correcta, teniendo en cuenta las necesidades cada uno, llevándolo a cabo desde el respeto y adecuándolo al ritmo de estos, a la vez que priorizando su comodidad y confort.

Para lograr todo esto, los especialistas aconsejan implementar en los niños una serie de rutinas que favorezcan la adquisición de dicho proceso. Además se sabe que los niños necesitan seguir unas rutinas para sentirse seguros y tranquilos en su entorno, ya que los hábitos realizados de manera repetitiva ayudan a construir un equilibrio emocional y les proporcionan un mecanismo fundamental para su educación y para la construcción de su personalidad y su autoestima.

El sueño infantil tiene un papel muy importante en la vida de nuestros hijosEl sueño infantil tiene un papel muy importante en la vida de nuestros hijos

¿Como llevo a cabo la rutina del sueño en mis hijos?

Para profundizar en como se puede llevar a cabo una buena rutina de sueño para los niños, es necesario antes hablar sobre este, sobre el sueño infantil. Ya que dependiendo de la edad que tenga nuestro hijo, necesitará más o menos horas de descanso. Ademas es necesario puntualizar, que se aconseja que las horas del sueño sean siempre a la misma hora, facilitando así a los niños un esquema mental y una mejor comprensión de las rutinas propuestas.

  • Si tu hijo es recién nacido (0-21 días) lo recomendable es que duerma aproximadamente alrededor de 16 horas al día. Sus periodos de sueño son cortos, pero muy continuados.
  • Si tu hijo tiene entre 1 y 3 meses lo recomendable es que duerma 15 horas, enfocando un poco más el descanso en la noche que en el día.
  • Si tu hijo tiene entre 3 y 6 meses lo recomendable es que duerma aun unas 15 horas, pero enfocando todavía más el sueño al ámbito nocturno.
  • Si tu hijo tiene entre 6 y 12 meses es recomendable que duerma aproximadamente unas 14 horas diarias, durmiendo ya unas 7- 10 horas por la noche y el resto en una corta siesta antes y otra después de comer.

  • Si tu hijo tiene entre 1 y 2 años es recomendable que empiece a suprimir la siesta de antes de comer, durmiendo únicamente solo por la noche y por la tarde.
  • Si tu hijo tiene entre 2 y 6 años es recomendable que duermen aproximadamente unas 10 u 11 horas, pudiendo conservar la siesta de por la tarde.
  • Si tú hijo tiene más de 6 años y descansa lo suficiente por la noche, se puede prescindir de la siesta de después de comer, durmiendo las 9 horas recomendadas de seguido.

Ahora que ya sabemos las horas recomendadas por los expertos de la salud infantil para el descanso de nuestros hijos, vamos a profundizar en como organizar o llevar a cabo la rutina del sueño. Para ello es necesario que el lugar en el que nuestros hijos duermen sea un lugar tranquilo, alejado de ruidos que le permitan un sueño sin interrupciones, acogedor, en el que se sienta seguro, con una temperatura adecuada en la que se encuentre a gusto, etc. Cabe destacar que la siesta al igual que el sueño nocturno, debe de realizarse en su cama, no en el carrito o en el asiento de un coche, ya que en estas ocasiones la calidad del sueño es peor.

No obstante una buena rutina de sueño no solo se basa en el lugar, si no también en lo que realizamos antes y después. Es importante que nuestro hijo vea esas horas como algo necesario, algo que le hace sentirse mejor, y no como algo aburrido o un castigo. Para ello es necesario que dediquemos un tiempo a explicarle acorde a su comprensión, la importancia de dormir y de descansar, así como proponerle actividades o rituales que le hagan entrar en contacto con dicha rutina.

Es necesario que el lugar en el que nuestros hijos duermen sea un lugar tranquiloEs necesario que el lugar en el que nuestros hijos duermen sea un lugar tranquilo

Algunas de las actividades para antes de dormir pueden ser:

  • Contar un cuento antes de irse a dormir, este ritual suele ser el más común entre las familias, los niños lo disfrutan mucho, y si el cuento está contando estando dentro de la cama, asociaran que es la hora de dormir y lo vivirán de una manera más positiva.
  • Llevar a cabo una despedida de los miembros de la familia, otra actividad muy común puede ser despedirse con un beso y un abrazo de cada uno de los miembros de la familia, de esta manera el niño se siente más a gusto y seguro antes de dormir.
  • Cantar una canción, una alternativa al cuento puede ser una canción. Estando el niño en la cama arropado, podemos cantarle unas canciones lentas o unas nanas, de esta manera el niño se va relajando hasta quedarse dormido
  • .

  • Realizar masajes, otra buena opción puede ser realizarle un pequeño masaje estando en la cama , que le relaje, ya sea por la espalda o por la cabeza.

Como ya hemos mencionado anteriormente, también es muy importante la hora de despertarse, no sobresaltarle, que se vaya despejando poco a poco, etc. Algunas de las actividades para después de dormir pueden ser:

  • Cantar canciones suaves para que se vaya despertando, una vez despierto y develado irle encendiendo la luz de manera progresiva, sin que se sobresalte o se asuste.
  • Encender una luz muy tenue y hacerle caricias y darle besos para que se despierte de manera relajada. Es importante la luz para que perciba y sepa quien eres y no se asuste.
  • Una vez despierto podéis ir a dar los buenos días al resto de la familia, incluso ir a despertar al otro pariente a su cama, de manera relajada, llena de caricias, etc.

Estas solo son una serie de ideas para que el niño asocie el sueño como algo positivo, cada familia puede crear la suya propia basándose en los gustos del pequeño y en las posibilidades familiares.

Una vez despierto podéis ir a dar los buenos días al resto de la familiaUna vez despierto podéis ir a dar los buenos días al resto de la familia

¿Es lo mismo la rutina del sueño que la rutina de descanso?

No, como hemos dicho antes la rutina del sueño son esos momentos del día en los cuales los niño aprovechan para dormir. La diferencia entre sueño y descanso radica en que, en el descanso no es necesario que estén durmiendo, con estar en reposo y recuperándose de la actividad anterior es necesario.

Aun así, el descanso no es menos importante, es necesario que tanto en el hogar como en la escuela infantil a la que acudan los menores tenga planificadas ciertas rutinas que favorezcan el descanso infantil. Es fundamental tener en cuenta que se deben intercalar periodos de actividad física o mental, como por ejemplo: juegos, actividades, dinámicas, talleres, etc; con un periodo de descanso para evitar la fatiga infantil. El descanso se puede realizar de muchas formas, mediante la inactividad, el juego,

el cambio de actividad, etc. Algunas opciones que proponemos son:

  • Escuchar música relajada mientras se tumban, se sientan o hablar tranquilamente.
  • Contar un cuento de manera pausada, sin sobresaltos, haciendo que escuchen sentados, hablandoles pausadamente, etc.
  • Tumbarse de manera tranquila, sin necesidad de múscia o sonidos, dedicando únicamente un rato para ellos.
  • Cantar canciones lentas que le gusten, tararearlas, etc.

Te puede interesar