Menú
Cómo sacar a tu hijo de la cama por las mañanas
Cómo sacar a tu hijo de la cama por las mañanas

DORMIR

Cómo sacar a tu hijo de la cama por las mañanas

Aprender a sacar efectivamente a tu hijo de la cama por las mañanas puede ayudar a tener un día totalmente relajado.

Cuando los niños tienen que madrugar por las mañanas puede ser algo complicado sacarles de la cama, sobre todo si tienen sueño, están cansados o no tienen mucha gana de despertar. Aprender a sacar efectivamente a tu hijo de la cama por las mañanas podría marcar la diferencia entre un día relajante por la mañana o estresarte y llegar tarde al trabajo.

Un retraso en el despertar anula todo el horario de la mañana. Si tu hijo todavía está cansado o simplemente no quiere levantarse de la cama, usar diferentes estrategias para despertarlo puede hacer que todos salgáis a tiempo por la puerta.

Un retraso en el despertar anula todo el horario de la mañanaUn retraso en el despertar anula todo el horario de la mañana

Habla sobre ello con tus hijos

Tienes que hablar al respecto de esto con tus hijos. Una conversación con tu hijo sobre los hábitos de despertar le permite saber cómo su comportamiento afecta a la familia en general. Puedes decirle algo como: "Cuando no te levantas de inmediato, tengo que pasar más tiempo en tu habitación.

Eso significa que no tengo tiempo para preparar el desayuno. Por lo general, llegamos tarde, lo que significa que te pierdes el horario escolar. y no puedo llegar a tiempo al trabajo". Pregúntale si sabe por qué le cuesta tanto levantarse. Hazle saber que necesitas su colaboración para que las mañanas sean más relajadas para todos y lleguéis todos a tiempo a vuestros respectivos destinos.

El horario general

Los problemas que tiene tu hijo en la mañana a menudo resultan de una variedad de otros problemas a lo largo del día. Dormir muy poco es una causa obvia de un niño que no quiere levantarse de la cama. Comenzar la rutina nocturna más temprano para que duerma más puede ayudar. 

Mantener una rutina regular durante todo el día ayuda a que tu hijo se duerma y se despierte a la misma hora todos los días. Una gran cantidad de estimulación por la noche a través del televisor, el ordenador o las luces brillantes de las pantallas a menudo afecta el sueño de tu hijo. Mantén un ambiente tranquilo y oscuro en la noche para que descanse lo que necesita para despertarse por la mañana sin tantos problemas.

Prueba diferentes técnicas

Los niños responden de manera diferente a las técnicas de despertarle, por lo que encontrar uno que funcione para tu hijo requiere algo de experimentación. Un enfoque suave alivia a tu hijo para que no se despierte sobresaltado. Un reloj despertador que reproduce música funciona para algunos niños siempre que sea una música suave. 

Otros necesitan un padre para ayudarlos a despertarlos. Frote la espalda de su hijo y háblale con voz tranquila para que se levante. El olor del desayuno tienta a algunos niños a salir fuera de la cama. La luz también ayuda a despertar a un niño dormido. Dejar las cortinas abiertas por la noche permite que el sol naciente la despierte naturalmente.

Una lámpara en su habitación ofrece luz tenue si el sol aún no sale. Para algunos niños, un sistema de recompensa ayuda con el proceso de despertar. Ofrece recompensas o incentivos cuando se levante de la cama de inmediato o no se queje.

Los niños responden de manera diferente a las técnicas de despertarleLos niños responden de manera diferente a las técnicas de despertarle

Establecer consecuencias

Si tu hijo continúa resistiéndose a tu llamada matutina para despertarse, poner la responsabilidad en sus manos puede ayudar. Pierdes tu tiempo y energía tratando de hablar, sobornar o forzar a tu hijo a salir de la cama... En última instancia, sabe que la llevarás a donde necesita ir. Si se detiene y pierde el autobús, la llevarás a la escuela. Establecer consecuencias por levantarse tarde le enseña a asumir la responsabilidad de despertarse... y eso significa que tendrá que ir caminando a la escuela o que perderá tiempo de ocio después de la escuela o de que acabe sus tareas en la tarde por no haber aprovechado bien el tiempo por la mañana.  

Te puede interesar