Menú
La rivalidad entre hermanos, ¿afecta a la relación de los padres?
La rivalidad entre hermanos, ¿afecta a la relación de los padres?

RIVALIDAD ENTRE HERMANOS

La rivalidad entre hermanos, ¿afecta a la relación de los padres?

Cuando existe rivalidad entre hermanos, puede afectar a los padres directamente... ¡ellos también son parte de la solución!

Algunos hermanos adoran pasar tiempo juntos, experimentando discusiones solo ocasionalmente. Sin embargo, para algunas familias, la rivalidad entre hermanos puede tener un impacto negativo pronunciado en otros miembros de la familia. La rivalidad entre hermanos puede enviar repercusiones que afectan a otros, incluidas las relaciones entre padres. Los padres deben intervenir para evitar que las intensas rivalidades entre hermanos creen patrones duraderos que continúen hasta la edad adulta.

La rivalidad entre hermanos puede comenzar a producirse cuando nace un segundo hijoLa rivalidad entre hermanos puede comenzar a producirse cuando nace un segundo hijo

El comienzo

La rivalidad entre hermanos puede comenzar a producirse cuando nace un segundo hijo. Los niños pueden comenzar a competir por los juguetes o la atención de sus padres. Cuando la rivalidad entre hermanos implica competir por la atención de los padres, esto puede causar tensión entre los padres porque constantemente se les pide que dirijan la atención a sus hijos. Esto deja menos tiempo para que los padres inviertan el uno en el otro, porque siempre están escuchando o atendiendo a las acciones competitivas de sus hijos...

Es importante que los padres se den cuenta de esto, puesto que si no dedican tiempo de pareja en su relación, si no cuidan su estado emocional, será más complicado poder ser unos buenos padres para sus hijos.

Tiempo de calidad

Cuando los hermanos se pelean como parte de su rivalidad, esto crea discordia y estrés para todos en la casa. Cuando hay una lucha constante, esto podría dejar a los padres sintiéndose nerviosos. Los niveles de paciencia pueden disminuir, dejando a los padres con menos energía emocional para gastar el uno en el otro. Siempre que sea posible, proyecta un frente unido a tus hijos.

Tus hijos necesitan aprender de sus padres lo que significa tener una relación saludable. En este sentido, según cómo los padres se comporten delante de sus hijos y cómo cuiden su relación de pareja, los hijos aprenderán a tener una relación más o menos saludable con sus hermanos. La relación entre hermanos se basará sobre todo, en cómo los padres intervienen.

Cuidado con alimentar la rivalidad entre hermanos sin querer

Los padres podrían alimentar inconscientemente la rivalidad entre hermanos al tratar a los niños de manera diferente. Por ejemplo, un niño podría recordarle a un padre a un primo u otra familia con quien era particularmente difícil llevarse bien. Esto podría hacer que el padre trate a un niño de manera diferente. 

Si el otro padre observa este tratamiento desigual, esto podría causar una discordia adicional entre los padres. Los padres también podrían traer sus propias experiencias negativas de la infancia con los hermanos en su papel de pareja o padre. Las rivalidades entre hermanos pueden ser culpables de las tensiones dentro del matrimonio y podrían causar estrés adicional en la casa, alimentando la rivalidad entre hermanos.

Los padres pueden sintonizar diferentes razones por las cuales existen rivalidadesLos padres pueden sintonizar diferentes razones por las cuales existen rivalidades

Conseguir el cambio

Los padres pueden sintonizar diferentes razones por las cuales existen rivalidades. Los hermanos pueden discutir porque se encuentran en diferentes etapas de desarrollo y necesitan diferentes tipos de atención y apoyo de sus padres. 

Los padres pueden sintonizar con las diferencias de personalidad que podrían explicar la rivalidad; un niño puede preferir pasar un rato tranquilo solo con un padre mientras que otro niño quiere compartir historias divertidas y travesuras. Los padres pueden reflexionar sobre sus propias estrategias de resolución de conflictos. Si los padres pelean o discuten frente a sus hijos, esto podría crear patrones de comportamiento y hábitos que los hermanos imitan rápidamente. Además, no tengas hijos favoritos asignando privilegios adicionales a un niño y no a otro, ya que esto puede crear más rivalidades e incluso, problemas en el desarrollo y la personalidad. Los hijos necesitan una relación saludable con sus padres y que éstos sean un buen modelo a seguir para que de esta manera, puedan saber cómo relacionarse con sus hermanos y con los demás.

Te puede interesar