Menú
Cómo solucionar relaciones difíciles entre madre e hija
Cómo solucionar relaciones difíciles entre madre e hija

FAMILIA

Cómo solucionar relaciones difíciles entre madre e hija

Toma buena nota de los mejores consejos para solucionar ciertos problemas en las relaciones madre e hija.

Los conflictos entre madres e hijas adultas es bastante común en las familias. Normalmente la raíz del conflicto puede ser que la madre no admita que su hija ha crecido y ya es una mujer que puede tomar sus propias decisiones. El deseo de sobreprotección de una madre puede, sin darse cuenta, distanciar a su hija de su lado. Un distanciamiento que puede ser muy doloroso a nivel emocional.

Evitar el conflicto siempre es mejor que repararlo, por eso, es importante comprender algunas causas comunes que pueden originar el conflicto para evitar que ocurra.

Ir en diferentes direcciones

Quizá tu hija quiera ser cada vez más independiente y eso la mueve lejos de ti. Esto puedes experimentarlo como una pérdida y quieres que tu hija vuelva a tu lado. Al tratar de mantener vida la conexión entre madre e hija puedes hacerle preguntas intrusivas o dar consejos que no son solicitados... Pudiendo provocar problemas relacionales.

Para evitar que esto ocurra, las madres deben expresar confianza en las elecciones de su hija. Este es un paso difícil para las madres por varias razones. Primero, es difícil dejar de lado la convicción de que la madre es la que mejor conoce las cosas. De hecho, las madres que son honestas consigo mismas admitirán que se han equivocado en muchas ocasiones. 

Evitar el conflicto siempre es mejor que repararloEvitar el conflicto siempre es mejor que repararlo

En segundo lugar, la mayoría de las madres se preocupan en exceso y es difícil para ellas resistir el impulso de hacer sonar la alarma acerca de algunas de las cosas terribles que imaginan que sucederán (pero nunca suceden). De hecho, no hay forma de que las madres o cualquier otra persona aíslen a los miembros de la familia de la posibilidad de una calamidad. La vida tiene riesgos y eso no se puede evitar. Si bien uno nunca debe asumir riesgos negligentes, las madres que advierten constantemente de un desastre estarán equivocadas. Transmiten mucha negatividad y eso también puede alejar a una hija. Lo mejor es aceptar sus decisiones y aconsejar dentro de un pensamiento positivo.

Exceso de comunicación

Las relaciones entre mujeres tienden a basarse en gran medida en la conversación, en contraste con las relaciones masculinas, que a menudo incluyen mucha comunicación no verbal y en actividades compartidas. Las relaciones que se basan principalmente en la conversación encuentran dificultades tarde o temprano. Es la naturaleza humana decir algo que uno no debería. Las mujeres tienden a hablar más y a hablar de temas más personales, por lo que esto nos da más oportunidades de decir algo incorrecto.

Cuando existe distancia física entre madres e hijas pueden haber problemasCuando existe distancia física entre madres e hijas pueden haber problemas

Para solucionar esto, lo mejor que se puede hacer es compartir actividades para disipar situaciones tensas.  Por otro lado, las actividades no siempre profundizan una relación como lo hace una buena conversación. Pero la conversación debe ser respetuosa, cuidadosa, basada en el amor y la atención... las dos personas deben descubrir si pueden llevar una conversación a un lugar de curación. Si una conversación acaba en dolor es mejor realizar una actividad compartida y después hablar desde el amor y el respeto.

Superar la distancia

Cuando existe distancia física entre madres e hijas pueden haber problemas. Las mujeres se comunican mejor cara a cara ya que son más hábiles en captar el lenguaje no verbal. Cuando tienen que comunicarse por teléfono, correo electrónico, mensajes de texto u otros medios, pueden experimentar más malentendidos y una pérdida general de cercanía.

Aunque no haya una forma perfecta de que una madre y una hija se comuniquen las videollamadas pueden ser la mejor opción para observar la expresión facial, el lenguaje corporal y una mejor tonalidad de la voz. Antes de comenzar a hablar entre madres e bija será bueno saber qué temas de conversación son más adecuados y cuáles quizá sea mejor evitar.

La comunicación escrita tiene algunas ventajas sobre la conversación, ya que el mensaje puede ser pensado más cuidadosamente. Lo ideal es pensar bien lo que se escribe y antes de enviarlo, volverlo a leer e imaginar cómo lo recibirá el receptor, saber cómo lo leerá y anticiparse a su posible reacción.

Te puede interesar