Menú
Pasar la varicela durante el embarazo
Pasar la varicela durante el embarazo

COMPLICACIONES

Pasar la varicela durante el embarazo

Tener varicela durante el embarazo puede dañar mucho a nuestro futuro bebé, te contamos cómo prevenir esta enfermedad si no la has pasado de pequeña.

barriga de embarazadaLa varicela puede causar mucho daño en nuestro futuro bebé

La varicela es una enfermedad muy típica asociada a la edad infantil pero que puede afectar también a las personas en la edad adulta. Se trata de una infección vírica que tiene como consecuencia la aparición de unas ampollas que generan un intenso picor. Previamente al sarpullido se dan una serie de síntomas como fiebre, dolor de cabeza y de estómago.

Las ampollas, que pueden llegar a ser entre 250 y 500, aparecen primero en la cara, en el cuero cabelludo o en la parte media del cuerpo. Aunque no suelen dejar marcas ni secuelas posteriores, es recomendable no rascarlas para evitar infecciones y complicaciones.

El virus de la varicela es el mismo que causa el herpes zoster, también llamado culebrilla, en los adultos. Pero, en el primer momento de la infección, el virus siempre se manifestará con la sintomatología de la varicela. El contagio se produce fácilmente, bien por estar en contacto directo con las ampollas o a través de la tos o el estornudo de la persona infectada. Se puede contagiar uno o dos días antes de que aparezcan las ampollas y se sigue siendo contagioso hasta el momento en el que todas las ampollas formen una costra.

Varicela durante el embarazo

En general, se considera la varicela como una enfermedad leve que no entraña demasiados riesgos. No obstante, en los adultos, aunque se produce en un número de casos mucho menor, pueden darse más complicaciones que en el caso de los niños. Las complicaciones más habituales son de tipo respiratorio, que pueden desembocar, por ejemplo, en una neumonía. Por tanto, pacientes con asma o bronquitis crónica son un grupo de riesgo importante. Sin embargo, el mayor grupo de riesgo dentro de los adultos a la hora de sufrir la varicela, son las mujeres embarazadas.

Cualquier tipo de infección congénita, es decir, aquellas infecciones que se producen durante el embarazo, pueden alterar el desarrollo normal del futuro bebé. Las más frecuentes y estudiadas se resumen con el acrónimo TORCH: Toxoplasma, Otras, Rubeola, Citomegalovirus y Herpes. Dentro de "Otras" se engloban la sífilis, la malaria o la varicela.

La gravedad de estas infecciones congénitas y los riesgos para los bebés a menudo varían en función del momento de la gestación en el que se produzcan. En el caso de la varicela, también sucede así.

chica adulta con varicelaLo normal es pasar la varicela de niños, pero muchas personas lo hacen de adultos

Infección durante el primer y segundo trimestre de embarazo

Si la infección por varicela de la madre se produce durante las primeras 20 semanas de embarazo, existe el riesgo de que el feto haya sido contagiado. Es recomendable hacer una amniocentesis para comprobar si el virus está presente en la placenta, pues el contagio al feto durante este periodo no es automático, si no que en muchos casos el virus puede no afectar al futuro bebé.

Si el virus sí se detecta en el feto, algo que ocurre en torno al 25 por ciento de los casos, el bebé puede nacer con lo que se denomina síndrome de varicela congénita. El riesgo de aborto no es muy elevado, entre un 3 y un 8 por ciento, pero el síndrome de varicela congénita puede producir graves complicaciones en el bebé. Las lesiones más típicas son a nivel cutáneo, presentando el bebé cicatrices y manchas en su piel. Pero también pueden darse alteraciones cerebrales, como microcefalia, atrofia cerebral, calcificaciones o encefalitis necrotizante. Además, suelen darse lesiones oculares, como cataratas o atrofia del nervio óptico y malformaciones anatómicas en sus miembros.

Son habituales también el retraso del crecimiento intrauterino, alteraciones gastrointestinales o genitourinarias. Algunos de estos síntomas pueden ser incompatibles con la vida y son los causantes de que la mortalidad en los primeros meses de vida se produzca en el 30 por ciento de los casos de los niños nacidos con síndrome de varicela congénita.

Infección durante el tercer trimestre

Si la infección por varicela en la madre se da durante el tercer trimestre, estos riesgos se reducen notablemente y no suelen darse complicaciones. Sin embargo, sí puede llegar a ser muy grave si la infección se da en los cinco días previos al parto o dos días después, ya que no da tiempo a que la madre sintetice anticuerpos para proteger al niño. En estos casos, el parto debe retrasarse lo más posible y posteriormente, tratar al recién nacido con Gammaglobulina intravenosa, para evitar casos de varicela fulminante que tiene una alta mortalidad.

¿Qué hacer para prevenir la varicela durante el embarazo?

Como ya hemos dicho, la varicela es más frecuente durante la edad infantil. Además, una vez que se sufre, la enfermedad no vuelve a manifestarse, es decir, la persona se vuelve inmune. El virus queda latente en el cuerpo y, de manifestarse, lo hará como un herpes zoster, pero no en forma de varicela. Por tanto, es muy probable que una mujer embarazada ya haya padecido la varicela durante su infancia y, por tanto, no corra el riesgo de sufrirla durante el embarazo. Además, la vacuna contra la varicela que se administra en edades tempranas en nuestro país, hace que la probabilidad de padecer varicela en el embarazo sea aún menor.

vacunaTenemos la posibilidad de vacunarnos de adultos contra la varicela

Si de todas formas la mujer no es inmune a la varicela, deberá seguir una serie de recomendaciones de cara a la prevención para evitar los riesgos.

- Como es lógico, la primera forma de prevención es evitar el contacto con todas aquellas personas que tengan varicela. Ya hemos comentado que el contagio de esta enfermedad se produce fácilmente, por lo que la mujer debería evitar todo tipo de contacto y cercanía con las personas infectadas.

- Si la mujer embarazada convive con alguien que también es susceptible de sufrir la varicela, sería recomendable que esta persona se vacunara. Se debe estar alerta por si, tras ponerse la vacuna, esta persona tiene un episodio de varicela muy leve, como sucede en algunas ocasiones. Aunque la sintomatología no tenga mucha importancia, la persona puede ser contagiosa durante esos días.

- Una mujer que planee quedarse embarazada y no haya pasado la varicela previamente puede vacunarse, pero debe hacerlo por lo menos entre uno y tres meses antes de quedarse embarazada. Durante el mes anterior al momento de la fecundación y sobre todo durante el embarazo, la mujer no puede vacunarse. Si la infección se produce durante el embarazo, los especialistas decidirán el tratamiento a seguir, administrando Gammaglobulina o Aciclovir, según las características del caso.

- En cambio, la mujer sí puede vacunarse poco después de dar a luz y así evitar los riesgos de contagiar a su bebé en caso de infección. La vacuna se considera apropiada incluso si la mujer practica la lactancia materna.

Te puede interesar