Menú
Papá y mamá también son humanos
Papá y mamá también son humanos

SER PADRES

Papá y mamá también son humanos

Los padres y las madres también se equivocan y tienen sentimientos... Porque la crianza es difícil y son humanos.

Cuando se es pequeño la figura de un padre o madre es muy importante, aunque en ocasiones no lo parezca, para ellos son como superhéroes, personas que son incapaces de equivocarse y que siempre tienen la solución a todo. Es que esto en esos años es así, siempre que tienen una dificultad o una preocupación recurren a sus padres, los únicos capaces de ayudarle ante cualquier monstruo de debajo de la cama, ante cualquier complicación a la hora de vestirse o ante cualquier duda que tengan con los deberes o con las situaciones que enfrentan. Todo esto se traduce en que el niño admira enormemente a sus padres lo que hace que quiera imitarlos en todo.

Sin embargo, a medida que crecen ese velo de idolatría hacia sus padres se va cayendo y la necesidad de construir su propia identidad, en ocasiones pasa por oponerse a todo lo que le digan sus padres, es por esto por lo que como madre o padre debemos estar preparados para este momento, al igual que tenemos que preparar a nuestro hijo para esa fase que como todo el mundo, debemos pasar.

Desde que nacen los niños necesitan a sus padres para sobrevivirDesde que nacen los niños necesitan a sus padres para sobrevivir

Cuando eres su héroe

Desde que nacen los niños necesitan a sus padres para sobrevivir, sin ellos serían incapaces de alimentarse, hacer sus necesidades o ir aseados, es por esto por lo que la función de "héroe" de los padres comienza a crearse desde el primer segundo en el que el niño llega a la vida.

A medida que crecen van desarrollando una gran admiración por aquellas personas que son capaces de solucionarle cualquier problema. Aunque puedas creer que son demasiado pequeños para adquirir comportamiento o reacciones tuyas, debes tener en cuenta que esos años son los más importantes en el desarrollo de la personalidad de un niño. Son esponjas e imitarán todo lo que tu hagas. Por ejemplo, si eres una persona que se altera con facilidad y eso tu hijo lo ve es posible que esa característica la desarrollo tu hijo en un futuro. Es por esto por lo que es muy importante que como padres seamos conscientes de cómo actuamos frente a nuestros hijos ya que esto determinará cómo lo harán ellos en el futuro.

Aunque sean pequeños, no siempre estarán equivocadosAunque sean pequeños, no siempre estarán equivocados

La adolescencia

Pero como todo en la vida, esta fase llega a su fin, y es que a medida que tus hijos crecen y especialmente en la adolescencia, su necesidad por diferenciarse de sus padres se hará cada vez mayor. Entrará en una false de rebeldía en la que cuestionará e intentará reivindicar su postura frente a la de sus padres.

Lo cierto es que se ha podido comprobar que cuanto más idealizado tiene un hijo a sus padres, mayor es la probabilidad que se vuelva un adolescente rebelde con comportamientos negativos. Es por esto por lo que, aunque nos parezca difícil, debemos dejarle claro desde un principio que papá y mamá también son humanos, también se equivocan y desconocen cosas.

Hacer esto será muy saludable para la estabilidad mental de tu hijo, ya que por el contrario puede sentirse engañado cuando descubra que sois personas que también cometéis errores, lo que hará que tengan una mayor necesidad de rebelarse y de comenzar a ocultarnos cosas.

Muéstrale que también sois humanos

Si a estas alturas lo que te preguntas es cómo puedes hacer que la transición de ser su héroe para darse cuenta de que también sois humanos sea lo más suave y natural posible, la solución es fácil, muéstraselo desde el principio.

  • Aunque sean pequeños, no siempre estarán equivocados, es por esto por lo que cuando tengan la razón en algo debemos valorarlo y mostrarle que le escuchamos, que le respetamos atención y que entendemos y valoramos su punto de vista.
  • Muéstrale tus emociones. Es probable que muchas veces cuando estamos tristes le intentemos ocultar a nuestro hijo esta faceta nuestra pero lejos de lo que piensas esto solo puede traerle problemas. Si por el contrario le mostramos que todos podemos estar tristes, molestos o agobiados le estaremos enseñando de una forma muy sana a gestionar sus emociones, le estaremos diciendo con nuestros actos que es normal sentirse así y que lo mejor es que lo comunique, por lo que así nos verán como humanos y además cuando crezcan nos contarán todos esos sentimientos por los que estén atravesando.
  • Pídele perdón a tus hijos si te has equivocado, reconocer que tu también cometes errores, que has perdido los nervios o que has hecho algo mal es fundamental para que tus hijos comprendan que nadie es perfecto y que él tampoco tiene que serlo.
  • Si te pregunta algo y no sabes la respuesta admite abiertamente que hay cosas que desconoces, es mejor admitir esto y que juntos busquéis una respuesta a que le digas algo para salir del paso e intentar quedar bien ante sus ojos.

Te puede interesar