Menú
Identificar y entender los cambios en la identidad de género en la niñez
Identificar y entender los cambios en la identidad de género en la niñez

GÉNERO Y SEXO

Identificar y entender los cambios en la identidad de género en la niñez

Tener una identidad de género diferente al sexo biológico es una fuente de malestar que se da desde la infancia, por ello debemos apoyar a nuestros hijos desde que lo identificamos.

Tener una identidad de género deferente al sexo es llamado por algunas ciencias como TIG o Trastorno de Identidad de Género. No es considerado, ni mucho menos, como una enfermedad, pero se define como un conflicto de la propia identidad donde la persona siente que pertenece al sexo contrario y muestra deseos persistentes de cambiar. Suele manifestarse por primera vez en la niñez (aunque hay casos que aparecen en la adultez) que ya sea por la propia negación o presión cultural encierran sus sentimientos y emociones hasta más adelante.

Actualmente está clasificado dentro del CIE-10 (Clasificación Internacional de Enfermedades) como un trastorno. En el DSM-5 (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) se le cambió el nombre a Disforia de género, haciendo referencia al malestar clínicamente significativo que sufren las personas que lo presentan. Sin embargo, existen grandes controversias respecto a estas etiquetas.

Para identificarlo tienen que darse básicamente las siguientes condiciones:

- La persona (en este caso niños) deben identificarse clara y persistentemente con el sexo opuesto al que ha nacido.

- Las personas tienen genitales normalizados. Es decir, no son víctimas de genitales ambiguos con los que nacen algunos bebés o de enfermedades como el hipogonadismo, donde la persona puede ser insensible al efecto de las hormonas sexuales que le corresponden por género.

- Tiene que existir un malestar clínicamente significativo. No solo a nivel físico y psicológico, si no que también tienen que estar afectadas otras áreas de la vida de la persona, como la social, escolar o laboral. A menudo, los niños sufren una gran infelicidad ansiedad porque ellos realmente se sienten como pertenecientes al otro sexo, por tanto se visten y comportan como tales.

Los niños transgénero saben desde pequeños que no se identifican con su sexo biológicoLos niños transgénero saben desde pequeños que no se identifican con su sexo biológico

Señales de que un niño tiene un trastorno de identidad de género

A continuación, vamos a centrarnos en el trastorno de identidad de género en los niños. Para identificarlo, debes fijarte en si tu hijo presenta alguna de las siguientes características.

- Se visten y se comportan como personas del sexo opuesto o con los roles de género asociados a él.

- Afirman pertenecer al sexo opuesto.

- Tienen la idea de que cuando sean mayores se convertirán en adultos del sexo contrario.

- A menudo sienten ansiedad y esto puede conllevar a una depresión infantil, sobre todo si son rechazados por la familia y compañeros.

- En la adolescencia suelen aislarse, evitar eventos sociales e incluso realizar intentos de suicidio cuando no existe apoyo.

Desarrollo de los niños con identidad de género diferente al sexo

Actualmente no se conocen las causas aunque hay teorías que defienden que puede ser debido a que en ciertos momentos del desarrollo embrionario estuvieron expuestos a altas concentraciones de testosterona (o estrógenos) dando lugar a una masculinización (o feminización) del embrión.

La transexualidad es independiente de la homosexualidad
De todos modos, los niños que presentan TIG no suelen tener una infancia muy normalizada, sobre todo si no hay apoyo familiar. Muchos se ven obligados desde edades tempranas a ocultar su condición por miedo al rechazo por parte de otros (compañeros, familiares, profesores, etc). Por eso, el desarrollo de un niño con una identidad de género diferente a su sexo suele estar rodeado de tabúes.

El apoyo familiar es básico, sobre todo en los prepúberes y durante toda la adolescencia que es cuando la persona está construyendo su propia identidad. En esta etapa los chicos construyen una imagen de sí mismos como ser único e irrepetible. Buscan una mayor intimidad con los amigos y tienden a alejarse un poco más de la familia. Aun así, es básico que se impliquen y apoyen al adolescente en todo momento. Si un niño con este conflicto de identidad no recibe el apoyo suficiente durante su desarrollo vivirá acomplejado, odiando su cuerpo y sintiéndose como una aberración de la naturaleza. Tendrá ansiedad, tristeza, baja autoestima y más riesgo de caer en el consumo de sustancias psicoactivas, violencia, depresión e incluso intentos de suicidio.

Si el chico es tímido e introvertido, con poca seguridad en sí mismo o misma, puede que pasen por una época en la que intente con todas sus fuerzas adoptar el rol típico de su sexo biológico, al final todos sus intentos acaban siendo inútiles.

En muchos hogares, cuando el niño o niña entra en la adolescencia y decide comunicar abiertamente a los padres su condición, la respuesta de ellos puede ser de desaprobación o rechazo total. En otros casos los padres "se resignan" y dan la imagen de querer apoyar al hijo, sin criticar abiertamente, sin embargo sus actitudes y forma de tratar al adolescente cambian sutilmente y los chicos sienten que están continuamente decepcionando a sus progenitores. Ese sentimiento es muy deteriorante para el muchacho, a veces incluso más que el propio rechazo.

Si no apoyamos a nuestros hijos y les ayudamos a afrontar su situación, de adolescentes sufren muchoSi no apoyamos a nuestros hijos y les ayudamos a afrontar su situación, de adolescentes sufren mucho

Como apoyar a los niños con identidad de género diferente a su sexo

Si no sabes como ayudar, al menos intenta no empeorar las cosas. ¿Qué significa esto? Si no sabes como puedes ayudarle, al menos esfuérzate por entenderle, por ponerte en su lugar. No desvaloréis al niño o niña ni hagáis comentarios sobre su forma de expresarse.

- Infórmate o acude a un psicólogo que pueda asesorarte con el fin de brindar a tu hijo un apoyo de calidad. Hay padres que ante la desesperación y desconocimiento optan por llevar al psiquiatra a sus hijos pensando que es un trastorno mental (aunque en el CIE-10 aun lo cataloguen como tal) y al médico para que les receten un tratamiento a base de hormonas, con el fin de incrementar físicamente las características del sexo biológico. Lógicamente estos intentos son inútiles, pues es algo permanente, no temporal. Crear un ambiente donde la transexualidad se normalice es la mejor forma de apoyarlo. Además, si no lo acepta la propia familia ¿cómo se supone que le va a aceptar el resto de la sociedad?

- No confundir la homosexualidad con la transexualidad. La primera hace referencia a la orientación sexual de la persona, la segunda a su identidad.

- Considera llevar a tu hijo a un psicólogo. La psicoterapia no tiene el objetivo de"curar" a una persona con una identidad de género diferente al sexo, sino de hacer que emocional y psicológicamente se sienta mejor y a resolver conflictos en el que están implicadas otras personas. No todos necesitan terapia psicológica, solo aquellos adolescentes que se sienten confusos con el fin de que se sientan cómodos y asuman su nueva identidad de una forma saludable. Pero si detectáis esta identidad de género antes de los 8 años es MUY recomendable hacerlo, con el objetivo de que se valore su caso y os de unas pautas para seguir.

Actualmente el tratamiento de elección y el que mejor hace sentir a las personas con identidad de género diferente a su sexo biológico es el tratamiento hormonal y la cirugía para el cambio de sexo. El objetivo para muchas familias es ayudar a transexualizar a su hijo para que se sienta bien consigo mismo o misma, en sintonía con su identidad sexual.

Te puede interesar