Menú
Niños y adolescentes celíacos: ¿qué deben saber los padres?
Niños y adolescentes celíacos: ¿qué deben saber los padres?

CELIAQUÍA

Niños y adolescentes celíacos: ¿qué deben saber los padres?

Ser un niño o un adolescente y además ser celíaco, no es una tarea fácil... Los padres deben estar preparados .

La entrada en la adolescencia no es un camino fácil para nadie, muchos son los cambios físicos, hormonales y emocionales a los que los chavales tienen que hacer frente cuando aún son unos niños. Si además, conviven con una enfermedad o una patología que les hace la vida más complicada, el paso a la adolescencia puede ser un camino lleno de espinas.

Por muchos motivos, los niños descuidan su dieta libre de gluten cuando se encuentran en la adolescencia. Para los niños, sentirse diferentes al resto de cualquier manera, puede suponer un problema de adaptabilidad y descuidar su salud por no destacar. Algo que puede suponer un grave riesgo para su salud.

En el año 2016, un estudio realizado en el Hospital Hans Cristian Andersen en la localidad de Odense, en Dinamarca, revelaba la gravedad de esta cuestión.

El paso a la adolescencia provoca en el niño un grave descuido de su salud

Según el estudio realizado en Dinamarca, uno de los problemas principales de los adolescentes y niños celíacos, es que esta enfermedad no requiere de medicación. La única manera de tener controlada la patología, es mediante un control estricto de la dieta.

El paso a la adolescencia provoca en el niño un grave descuido de su saludEl paso a la adolescencia provoca en el niño un grave descuido de su salud

Cuando los niños son pequeños y se mueven en un entorno cercano y familiar, es más fácil controlar su dieta. Pero el paso a la adolescencia, con todos esos cambios que el niño no entiende ni sabe manejar, además de la presión por encajar en su nuevo entorno social, provoca que el niño abandone o descuide su dieta que debe ser estricta.

Por este motivo, es tan importante que los padres aumenten el control de la dieta de los niños celíacos. Pero más importante aún, es que se le informe de forma extensa de cuáles pueden ser los riesgos de no seguir sus cuidados a rajatabla. Aún así, es posible que el niño siga abandonando sus buenos hábitos en cuanto a sus cuidados alimentarios.

La celiaquía en los adolescentes

Uno de los principales problemas, es que en la adolescencia los síntomas en los niños celíacos pueden pasar inadvertidos. Por este motivo, el joven puede confiarse y pensar que su enfermedad no es tan grave, lo que le lleva a descuidar su dieta sin gluten.

Los padres deben estar alerta ante cualquier cambio que se produzca en el adolescente. En muchos casos, la misma adolescencia viene acompañada de cuadros de estrés y si a eso se le suma la ansiedad a causa de saltarse la dieta, el niño puede sufrir graves consecuencias emocionales. De hecho, algunos especialistas aseguran que existe una relación entre la celiaquía y la depresión.

Además de controlar la dieta del joven y de mantener charlas respecto a su enfermedad de forma habitual, es importante realizar revisiones con su especialista cada cierto tiempo. De esta forma, podrán controlarse los niveles de anticuerpos de celiaquía en el joven y saber así, que está realizando la dieta correctamente.

La personalidad del niño, marcará una importante diferencia a la hora de llevar su enfermedadLa personalidad del niño, marcará una importante diferencia a la hora de llevar su enfermedad

Síntomas de celiaquía en adolescentes

Como consecuencia de todos los cambios hormonales producidos en el paso a la adolescencia, los síntomas de la celiaquía se muestran algo diferentes en los niños y adolescentes, incluso pueden camuflarse y confundirse con otras actitudes propias de esta etapa:

  • Dolor abdominal fuerte y con episodios constantes
  • Anemia ferropénica
  • Bajo peso, que no concuerda con la fisionomía del niño
  • Problemas cutáneos como dermatitis atópica
  • Diarreas
  • La primera menstruación puede retrasarse

Cómo ayudar a un niño o adolescente celíaco

La personalidad del niño, marcará una importante diferencia a la hora de llevar su enfermedad. Cada adolescente puede llevar esta etapa de una forma diferente y cada niño celíaco, puede superar su enfermedad de una forma distinta. Aún así, desde casa es importante tener en cuenta algunas pautas para controlar la enfermedad celíaca en niños y adolescentes.

  • Comunicación: El primer paso es aceptar que tu hijo ya no es un niño, ya que en muchas ocasiones los padres tienden a tratar a los hijos como niños más allá de la realidad. Una vez que aceptes que tu hijo ha crecido y que va a comenzar a tener una vida fuera del entorno familiar, podrás informarle de forma correcta sobre su enfermedad. Explícale cuáles son las consecuencias de saltarse su dieta y enséñale lo que puede o no puede comer fuera de casa.
  • Habla con tu hijo como un igual: Como ya sabrás, las imposiciones con los adolescentes causan el efecto contrario. El niño debe comprender que todo lo que le dices es por su salud, pero también debe ver confías en él. Trata a tu hijo como el joven adulto en que se está convirtiendo.
  • Enséñale a comer: En casa los niños lo tienen todo hecho, se les pone el plato de comida por delante y ellos no necesitan pensar en la dieta. La única forma de educar a tu hijo celíaco en su enfermedad, es enseñándole en qué consiste en su dieta. También puedes buscar restaurantes que ofrezcan comida sin gluten para celíacos, y así siempre tendrá una referencia de sitios a los que puede ir sin miedo. También puedes enseñarle a cocinar algunas recetas adecuadas para el y después invitar a algunos amigos a comer. Puede ser una buena ocasión para que su círculo cercano conozca su alimentación y así el joven se sienta más apoyado por sus amigos.
Te puede interesar