Menú
Cómo afrontar la muerte súbita de un hijo
Cómo afrontar la muerte súbita de un hijo

MUERTE

Cómo afrontar la muerte súbita de un hijo

No hay nada más duro en la vida para unos padres que perder a un hijo de una manera súbita y afrontar dicho dolor

Cuando una persona o ser querido de edad avanzada pierde la vida, es algo que se siente con mucho dolor y rabia, pero en el fondo se entiende que es un proceso natural de la vida. Pero esto no se puede sentir así cuando se trata de la muerte repentina de un hijo. Sobrevivir a la muerte de un hijo puede sentirse como algo que está fuera de lugar, que no debería estar destinado a pasar.

Para los padres y las madres que han perdido a un hijo, no tiene sentido que la vida termine a una edad temprana, de forma tan rápida y sin que nadie les avise. Pueden pensar que el sentido de la vida se ha perdido por completo en el momento en que su hijo se murió. Si estás lidiando con la pérdida de un hijo por muerte súbita o conoces a alguien cercano que lo está padeciendo, a continuación podrás encontrar algunos consejos para sobrellevar la situación.

Permanecer juntos

Es importantísimo mantenerse unidos como familia y apoyarse mutuamente buscando ayuda emocional. Si bien es cierto que cada miembro de la familia necesitará tener su propio tiempo en privado y pasará el duelo de diferentes maneras, es necesario encontrar consuelo en la familia más cercana.

Tus familiares más cercanos te pueden ayudar a recordar que no estás solo en tu dolor. Usa la fuerza y el sentido de pertenencia de tu familia para intentar sobrellevar ese dolor que tanto te pesa.

Es importantísimo mantenerse unidos como familiaEs importantísimo mantenerse unidos como familia

Acepta ayuda

Permite que te ayuden los miembros de la familia que se ofrezcan así como vecinos que quieran hacerlo. Permite que te ayuden a preparar comidas, a que cuiden de tus otros hijos cuando necesites refugiarte en tu dolor... Además, ellos estarán a tu lado para escuchar todo lo que necesites hablar.

Permite que las tareas diarias las hagan aquellos que se ofrezcan a hacerlas. Busca ayuda cuando lo necesites, piensa que quizá los demás no sepan lo que necesitas, pero estarán dispuestos a echarte una mano si lo solicitas.

Busca ayuda profesional

Es muy importante que busques ayuda profesional para lidiar con la pérdida y para poder manejar mejor el proceso de duelo. No intentes superar esta pérdida tan dolorosa por tu cuenta. Tienes que darle a tu familia la mejor oportunidad de superar lo que todos consideran la pérdida más difícil que un padre o una madre puede enfrentarse en la vida.

Tanto en la muerte súbita como en la muerte anticipada, hay dolor. Sin embargo, mientras que la pena no es mayor en la muerte súbita, la capacidad para hacer frente a la enfermedad disminuye el dolor desgarrador. La pérdida es tan perturbadora que la recuperación casi siempre es complicada. Un profesional puede ayudarte a encontrar habilidades de afrontamiento viables que te ayudarán en los próximos días, semanas y meses.

Tanto en la muerte súbita como en la muerte anticipada, hay dolorTanto en la muerte súbita como en la muerte anticipada, hay dolor

Es la peor pesadilla

La mayoría de las personas piensan que lidiar con la pérdida de un hijo inmediatamente después de la muerte es la pesadilla más desgarradora que cualquier persona tenga que enfrentar. No se dan cuenta de que la familia tiene que seguir haciendo frente a su pesadilla después de que pase el tiempo... Porque comenzarán a llegar festividades, cumpleaños, etc. Una familia que enfrenta el resto de sus vidas sin el hijo que perdieron está enfrentando uno de los momentos más difíciles que posiblemente puedan enfrentar. Aquí hay algunos consejos que espero que ayuden si esta es su situación:

  • Mantener las vías de comunicación abiertas unos con otros en la familia para hablar sobre el niño que se ha muerto y los sentimientos que se tienen. Es necesario hacerlo para superar el dolor. Además los lazos de la familia pueden fortalecerse así.

  • Continuar viendo a un profesional. Más adelante en la vida quizá también sea necesario que tanto los padres como otros miembros de la familia acudan a un profesional para poder hacer frente ante cualquier imprevisto que remueva el dolor.

  • Volver a las rutinas. Esto incluye volver a las rutinas como volver al trabajo o a la escuela, cenar juntos en familia y seguir con las tradiciones que se venían haciendo siempre. Si es necesario cambiar la rutina porque el hijo ya no está allí, reconoce al resto de la familia que el cambio es necesario y cámbielo.

Te puede interesar