Menú
¿Cómo se le quita el hipo a un recién nacido?
¿Cómo se le quita el hipo a un recién nacido?

NO PREOCUPARSE

¿Cómo se le quita el hipo a un recién nacido?

El hipo puede ser muy molesto y en los recién nacidos puede incluso hacer que vomiten... ¿Se le puede quitar el hipo?

El hipo es algo frecuente en los bebés recién nacidos, pues lo tienen prácticamente desde los primeros días de vida, e incluso el feto puede hipar desde los dos meses de edad en el útero de la madre. Muchas mujeres se dan cuenta de que el bebé tiene hipo dentro del vientre porque notan movimientos rítmicos cada poco tiempo. A partir del último trimestre del embarazo es cuando más lo percibe la madre.

Aun así, el hipo no provoca ningún dolor ni daño en el recién nacido, sino que es más una preocupación común de los padres, y más si son primerizos. El hipo suele desaparecer por sí solo, de una manera rápida en la que el bebé recupera de nuevo su respiración normal. Aunque al hipar hagan movimientos bastante bruscos, los bebés llegan a quedarse dormidos antes de que se les pase y rara vez lloran por el hipo.

Tras el nacimiento, prácticamente todos los bebés tienen hipo, aunque de una manera más frecuente durante los primeros 6 meses de vida. Por lo general, en los pequeños suele durar más tiempo que en adultos y desaparece tras 10-15 minutos aproximadamente. Se trata de un fenómeno natural que no es señal de ningún tipo de enfermedad o afección. A continuación, todo sobre el hipo en recién nacidos y cómo hacer que desaparezca:

El diafragma es un músculo que separa los pulmones del abdomenEl diafragma es un músculo que separa los pulmones del abdomen

¿Qué es el hipo?

El hipo, que también recibe el nombre de singulto, se produce cuando el diafragma se contrae de forma repetida, brusca e involuntaria. El diafragma es un músculo que separa los pulmones del abdomen y con el que, gracias a él, podemos respirar. Su movimiento permite vaciar y llenar los pulmones. Cuando se produce el hipo, en lugar de inhalar aire, lo exhalamos. A su vez, también se cierren las cuerdas vocales, favoreciendo el "hip", es decir, el sonido característico del hipo.

¿Por qué se produce el hipo en los bebés?

No hay una respuesta clara para esta pregunta, aunque la más aceptada por los expertos está relacionada con la inmadurez del sistema nervioso y digestivo. En cuanto a la inmadurez del sistema nervioso, este sistema controla cualquier músculo de nuestro cuerpo. Las irritaciones del nervio frénico y nervio vago pueden causar movimientos no deseados del diafragma. Los bebés prematuros, cuyos órganos son más inmaduros, tienen más hipo que los bebés recién nacidos, quienes tienen a su vez más hipo que los bebés de 6 meses de edad.

Por otro lado, en cuanto a la inmadurez del sistema digestivo, el hipo puede producirse por causas relacionadas como:

  • Distensión del estómago: La ingestión de alimentos por succión provoca la entrada de aire en el estómago. Cuando los bebés están muy hambrientos tienden a comer con ansia, tragando en ocasiones más aire que leche.
  • Problemas para agarrar el pezón: Si los bebés lactantes se enganchan mal al pezón de la madre mientras maman, favorecen la entrada de aire.
  • Algunas tetinas de los biberones pueden ser inapropiadas porque tienen agujeros o bien muy grandes o bien muy pequeños, que pueden dificultar la lactancia. Comprueba que se ajusta al tamaño de su boca y que está siempre llena de líquido para que no le entre aire.
  • Algunos chupetes tienen una forma fisiológica inadecuada que puede favorecer la aparición de hipo.
  • El reflujo gastroesofágico, muy frecuente en bebés, puede irritar el diafragma.
  • Ansiedad o estrés emocional.

¿Cómo quitar el hipo al bebé recién nacido?

Para prevenir el hipo, se recomienda alimentar al pequeño cuando esté tranquilo y antes de que tenga demasiada hambre. Así, comerá más despacio y no tragará tanto aire. Sin embargo, si el hipo aparece cuando el bebé está aún comiendo, deberemos cambiarle de posición e intentar que se relaje o eructe. La postura ideal es en posición vertical. Aun así, conviene esperar hasta que el hipo se pase para volver a darle de comer. Solo en caso de que el hipo dure más de 48 horas, deberá consultarlo con su pediatra.

Algunos remedios caseros y comunes que pueden ser bastante efectivos a la hora de eliminar el hipo del bebé que tanto nos preocupa son algunos como practicarle un masaje muy suave en su espalda tumbándole lateralmente sobre uno de sus hombros. Este proceso ayudará a que se relaje el estómago y el diafragma del pequeño y ayudará a que expulse los gases acumulados. También se recomienda darle pequeños sorbos de agua con cuidado de que no trague aire.

Por otro lado, un remedio eficaz es provocarle el estornudo. Si lo consigues, es muy probable que le cortes a tu pequeño el ritmo de su diafragma y consigas pausar su hipo. Prueba a hacerle cosquillas en la nariz. Aun así, lo más importante es mantener la paciencia hasta el medio año de vida del bebé, pues es cunado su diafragma madura y la cantidad de veces por las que se ve afectado por el hipo disminuyen considerablemente.

Recomendaciones

Algunos consejos para que el hipo se produzca con menos asiduidad o que desaparezca lo antes posible serían:

  • Intenta no retrasar mucho su hora habitual de comer para que no coma con ansia, ya que el hipo se puede producir si el bebé come muy rápido. Tampoco le des toda la toma seguida. Es mejor parar de vez en cuando para que el bebé expulse el aire y descanse.
  • Un paso importante después de darle de comer al bebé es la eliminación del aire que pueda haber tragado. Para ello hay que colocar al recién nacido en posición vertical, facilitando la expulsión del aire.
  • Los cambios bruscos de temperatura también pueden hacer que el recién nacido tenga hipo. Hay que intentar no cambiarlo en lugares con corrientes de aire y llevar la ropa adecuada a cada época del año.
  • Hay que tener también en cuenta la temperatura de la comida. No hay que darle al bebé comida muy caliente, por lo que se recomienda que la pruebes antes de dársela.
  • No introduzcas en la dieta del bebé alimentos que no son apropiados para su edad y que puedan sentarle mal. Los alimentos se deben introducir poco a poco conforme el bebé va creciendo y desarrollándose.
  • Evita que el bebé se acueste antes de tiempo, es decir, asegúrate que haya eructado al menos una vez antes de dormir para que no se sienta incómodo y pueda conciliar el sueño mejor.

¿Qué no hacer para quitarle el hipo a un bebé?

Lo que nunca hay que hacer para quitar el hipo a un recién nacido es tapar su nariz para que aguante la respiración. Lo único que se puede conseguir con esto es que el bebé llore.

Sin embargo, se recomienda acudir al pediatra si observas algún síntoma como que el hipo dura más de 3 horas, el bebé rechaza el alimento, tiene pérdida de peso, el hipo supone una molestia para el bebé y le provoca fiebre y lloros, o si le provoca vómitos frecuentes.

No introduzcas en la dieta del bebé alimentos que no son apropiados para su edadNo introduzcas en la dieta del bebé alimentos que no son apropiados para su edad

Otros consejos sobre cómo manejar a un recién nacido

  • Lavarse las manos o usar un desinfectante para las manos antes de coger al bebé: Los recién nacidos todavía no tienen un sistema inmunitario fuerte, lo que hace que tengan más riesgo de contagiarse de infecciones. Asegúrense de que todas las personas que toquen al bebé tengan las manos limpias.
  • Sostened siempre la cabeza y el cuello del bebé: Al acunar al bebé, alzarlo bien erguido o acostarlo, es necesario sujetarle la cabeza de una manera apropiada. Hay que tener en cuenta que un bebé recién nacido es muy sensible.
  • Nunca sacudáis al recién nacido, ya sea para jugar o descargar su frustración. Las sacudidas pueden provocar sangrado en el cerebro e incluso la muerte. Si necesita despertar al bebé, no lo sacuda; simplemente acaríciele los pies o las mejillas.
  • Recordad que el recién nacido no está preparado para juegos bruscos, como mecerlo sobre las rodillas o lanzarlo al aire.
  • Paseos y exposición al sol: Es conveniente sacar de paseo al pequeño a partir de los siete a diez días si el clima lo permite. Y es que la exposición al sol es importante porque previene el raquitismo al intervenir en la producción de vitamina D. En los mese de verano debemos evitar las horas centrales del día y la exposición directa al sol.
  • Los bebés recién nacidos suelen perder peso: Los recién nacidos pierden alrededor de un 7% y un 10% de peso corporal durante la primera semana debido a los procesos fisiológicos naturales, algo que no es para nada extraño. Simplemente hay que alimentar al pequeño siempre que lo pida con la seguridad de que se agarra bien al pecho. Recuerda que la lactancia materna es una parte importante del proceso, pues aportará al bebé sustancias nutritivas para su desarrollo.
  • Cuando las uñas estén largas pueden limarse o cortarse para evitar que el niño se arañe. Deben cortarse con unas tijeras adecuadas, es decir, de punta redonda, y con mucho cuidado. El corte debe ser recto para evitar la uña encarnada. Aprovecharemos para ello el momento en el que el niño esté tranquilo y sujetaremos bien sus deditos para evitar algún daño.
  • En cuanto a la ropa, ésta debe ser cómoda y ancha para permitir que el bebé se pueda mover con libertad. Es preferible que sea de algodón porque la lana puede ser irritante. Los bebés recién nacidos, sobre todo en los primeros días, tienden a enfriarse con facilidad, por lo que su ropa debe adaptarse a la temperatura ambiental, pero evitando un exceso de abrigo.
Te puede interesar