Menú
Qué hacer si tu hijo tiene un trastorno de conducta
Qué hacer si tu hijo tiene un trastorno de conducta

TRASTORNO DE CONDUCTA

Qué hacer si tu hijo tiene un trastorno de conducta

Si tu hijo tiene un trastorno de conducta debes tener esto en cuenta para ayudarle a encontrar el equilibrio emocional de nuevo.

Si tienes un hijo con trastornos de conducta es importante que sepas cómo actuar para ayudarle lo más rápido posible y que de esta manera, vuelvas a tener armonía en el hogar, pero sobre todo, que tu hijo pueda tener equilibrio emocional lo antes posible. Antes de nada, tendrás que saber por qué tu hijo puede tener un trastorno de conducta para poder ayudarle. Para poder saberlo, tendrás que barajar las posibles causas que pueden haberlo provocado.

Posibles causas de un trastorno de conducta

Los expertos no están seguros de por qué algunos niños desarrollan trastornos de conducta y otros no. Es probable que haya una variedad de factores biológicos, psicológicos y sociales involucrados. Muy a menudo, esos factores se superponen pero es importante identificarlos. Algunas posibles causas pueden ser:

  • Anomalías cerebrales: los estudios de neuroimagen sugieren que los niños con trastornos de conducta pueden tener algunas anomalías funcionales en ciertas regiones del cerebro. La corteza prefrontal (que afecta el juicio) y el sistema límbico (que afecta las respuestas emocionales), pueden estar deteriorados.

  • Genética: el comportamiento antisocial es hereditario en un 50%. 

  • Problemas sociales: la pobreza, los vecindarios conflictivos, las escuelas deficientes, la desintegración familiar, la psicopatología de los padres, la crianza severa y la supervisión inadecuada están fuertemente relacionados con el trastorno de conducta. De hecho, estas causas pueden ser las más potenciales de todas.

  • Deficiencias cognitivas: bajo coeficiente intelectual, habilidades verbales deficientes y deficiencias en el funcionamiento ejecutivo pueden hacer que los niños sean más vulnerables al trastorno de conducta.

Los expertos no están seguros de por qué algunos niños desarrollan trastornos de conducta y otros noLos expertos no están seguros de por qué algunos niños desarrollan trastornos de conducta y otros no

El trastorno de oposición desafiante podría ser un precursor para conducir un trastorno de conducta mayor

Algunos niños con trastorno oposicionista desafiante continúan desarrollando un trastorno de conducta en el futuro. El trastorno oposicionista desafiante es un  trastorno de comportamiento que involucra un patrón de humor enfadado o irritable, discusiones continuas, desafíos, y actitud vengativa. Sin un tratamiento efectivo, se cree que el trastorno de oposición desafiante puede progresar a un trastorno de conducta a medida que el niño crece.

Los niños con trastorno de conducta pueden tener más probabilidades de desarrollar un trastorno de personalidad antisocial más adelante en la vida.

Existen otras causas que también pueden provocar que los niños desarrollen un trastorno de conducta:

  • TDAH
  • Mal uso de medicamentos
  • Depresión y ansiedad
  • Trastorno de estrés postraumático
  • Discapacidad

Cómo se diagnostica el trastorno de conducta

El trastorno de conducta en los niños puede ser diagnosticado por un profesional de salud mental o un médico. A menudo, se hace un diagnóstico después de que los intentos de remediar problemas de conducta en la escuela y en el hogar son ineficaces.

Un profesional puede entrevistar al niño, revisar los seguimientos realizados por padres y maestros, solicitar a los padres y maestros que completen cuestionarios sobre el comportamiento del niño. Las pruebas psicológicas y otras herramientas de evaluación pueden usarse para evaluar a un niño por un trastorno de conducta.

Tratamientos

El tratamiento para el trastorno de conducta depende de varios factores, como la edad del niño y la gravedad de los problemas de conducta. Los métodos de tratamiento más comunes incluyen:

El tratamiento a menudo involucra a cuidadores y padresEl tratamiento a menudo involucra a cuidadores y padres

  • Psicoterapia: la terapia individual puede ser útil cuando un niño podría beneficiarse de aprender nuevas habilidades, como el manejo de la ira y el control de los impulsos.

  • Pautas para padres: el tratamiento a menudo involucra a cuidadores y padres. A los padres se les puede enseñar estrategias y técnicas de manejo del comportamiento para aumentar la seguridad en el hogar si un niño es agresivo o violento.

  • Terapia familiar: los padres, hermanos y otros miembros de la familia pueden ser invitados a asistir a la terapia con el niño. A veces, mejorar la relación entre los padres y el niño puede mejorar las interacciones familiares.

  • Colocación residencial: en los casos en que el comportamiento de un niño o adolescente se haya salido de control, es posible que sea necesaria una colocación residencial para mantener a todos a salvo. Un entorno terapéutico puede abordar problemas de abuso de sustancias, comportamiento sexualizado o violencia.

  • Medicamentos: no existe un medicamento que trate el trastorno de la conducta. Pero, a veces, un médico puede recetar medicamentos para tratar algunos de los síntomas o para tratar otras enfermedades mentales subyacentes.

Te puede interesar