Menú
Consigue que tus hijos mastiquen con la boca cerrada
Consigue que tus hijos mastiquen con la boca cerrada

COMER BIEN

Consigue que tus hijos mastiquen con la boca cerrada

Tus hijos pueden aprender a masticar con la boca cerrada, ¡es necesario para comer educadamente!

Es muy desagradable cuando una persona está comiendo con la boca abierta y se ve todos los alimentos en el interior de su boca. Los niños pueden comer con la boca abierta sin pensar que están haciendo mal, pero además de ser desagradable también es de mala educación. Los padres deben ser conscientes de estos y enseñarles a sus hijos la importancia de comer con la boca cerrada.

Además de ser educación, si se come con la boca abierta también pueden haber más probabilidades de que entre demasiado aire en el estómago, algo que después podría provocar gases y malestar de vientre en los pequeños.

Uno de los propósitos de comer con tus hijos es disfrutar del tiempo en familiaUno de los propósitos de comer con tus hijos es disfrutar del tiempo en familia

Comer en familia

Uno de los propósitos de comer con tus hijos es disfrutar del tiempo en familia. Otro propósito es enseñarles modales en la mesa para que aprendan las habilidades de comer cortésmente. Si bien es posible que te resulte desagradable cuando las personas comen con la boca abierta, es posible que tu hijo no entienda este punto de vista. Con una instrucción positiva, tu hijo puede aprender a comer de manera civilizada.

Comer con la boca cerrada

Dile a tu hijo que debe comer con la boca cerrada. Un niño necesita instrucción de los padres para todos los modales en la mesa, incluyendo masticar con la boca cerrada. Le puedes decir a tu hijo: "Es un poco molesto ver la boca de alguien mientras está masticando comida. Intentemos masticar siempre con la boca cerrada cuando comemos, ¿de acuerdo?"

Tendrás que dar ejemplo que quieres que sigan tus hijos masticando siempre con la boca cerrada. Incluso podrías enseñar a tus hijos que también deben acabar de masticar antes de hablar cuando quieran decir algo y estén comiendo. Supervisa y controla a tus hijos durante las comidas para asegurarte de que siguen la regla de masticar con la boca cerrada.

Haz una señal

Puedes hacer una señal para recordarles a tus hijos si se olvidan de masticar con la boca cerrada, por ejemplo como la mano. Puedes llamar su atención y señalar a la boca o levantar la mano a la altura de la cara como señal de que tu hijo necesita cerrar la boca.

Continúa recordándoles a tus hijos mientras enseñas y refuerzas este hábito cortés. A los niños les llevará tiempo aprender esta manera básica de la mesa, pero deberás tener paciencia mientras se esfuerzan por recordar lo que le estás enseñando.

Tendrás que dar ejemplo que quieres que sigan tus hijos masticando siempre con la boca cerradaTendrás que dar ejemplo que quieres que sigan tus hijos masticando siempre con la boca cerrada

Con consecuencias

Puedes pensar en poner consecuencias a los niños si no siguen la regla de forma voluntaria. Por ejemplo, una simple consecuencia como comer solo puede ser más que suficiente para que sepa la importancia que tiene masticar con la boca cerrada en la mesa. Si continúa puedes quitarle algún privilegio para que aprenda a masticar con la boca cerrada.

Haz que la consecuencia se ajuste a la infracción para asegurarte de que tu hijo aprende la lección de manera efectiva. No seas tampoco demasiado severo, recuerda que los niños aprenden mucho mejor y más rápido desde la calma y el respeto. ¿Cómo te sentirías tú si quisieran imponerte una enseñanza a base de gritos o golpes? Probablemente sentirías resentimiento y casi sin darte cuenta la conducta que quieren reforzar no la harías solo por lo mal que te están haciendo sentir.

Con tus hijos es igual, recuerda que para ellos tú eres la persona más importante que existe y tu ejemplo es el que más pesa en tu mente. En este sentido, cuando quieras enseñar a tus hijos reglas o cualquier otra enseñanza, hazlo siempre desde el amor que les tienes y sintiendo lo que ellos pueden sentir según las palabras y la forma de hablar que tienes.

Te puede interesar