Menú
Si tu bebé tiene reflujo, ¿debes ponerle boca abajo?
Si tu bebé tiene reflujo, ¿debes ponerle boca abajo?

CONSEJOS PARA PADRES

Si tu bebé tiene reflujo, ¿debes ponerle boca abajo?

Si te has dado cuenta de que tu bebé tiene reflujo, entonces... ¿es buena idea ponerle boca abajo? ¡Te lo contamos a continuación!

Cuando tu bebé escupe continuamente y está irritable después de alimentarse con reflujo ácido, debes hacer todo lo posible para calmarlo ya que le duele y lo está pasando bastante mal. Para algunos bebés con reflujo ácido, también conocido como reflujo gastroesofágico, recostarse boca arriba, especialmente después de una alimentación, irrita aún más el problema y les molesta. Acostar a tu bebé boca abajo puede ayudar con el reflujo, pero también puede presentar un riesgo más grave...

A continuación vamos a hablarte sobre esta condición para que sepas qué hacer cuando tu bebé tenga reflujo pero tengas que acostarle en su cuna o en algún lugar. Debes pensar en su bienestar y sobre todo, en ayudarle a calmar la molestia que le impide estar tranquilo y calmado. Entiende que quizá se sienta irritado y que llore más a causa del reflujo. No quiere molestarte ni tampoco preocuparte, solo necesita tu atención y tus cuidados para estar mejor.

A menos que tu médico te indique lo contrario, no debes acostar a un bebé pequeño boca abajoA menos que tu médico te indique lo contrario, no debes acostar a un bebé pequeño boca abajo

Reflujo ácido común

Más de la mitad de todos los bebés experimentan reflujo ácido desde el nacimiento hasta los 3 meses de edad, pero la mayoría de los bebés lo superan entre las edades de 12 a 24 meses. La mayoría de los bebés con reflujo experimentan síntomas que no plantean problemas de salud graves. Estos síntomas incluyen escupir, toser, irritabilidad, mala alimentación y sangre en las heces. En general, los cambios en la rutina de alimentación pueden ayudar a resolver estos síntomas.

De cualquier modo, si tienes dudas sobre el reflujo de tu bebé o crees que está siendo más grave de lo que debería, acude al pediatra para que le haga una valoración y puedas saber cómo actuar en el caso determinado de tu bebé.

Tratamiento en el hogar

Si el reflujo ácido de tu bebé no interfiere con su crecimiento o deseo de alimentarse, deberías poder tratar el reflujo en casa sin acostarse sobre su estómago. Intenta acortar la alimentación, pero alimenta a tu bebé con más frecuencia, tomando descansos cada 5 minutos para eructar. 

Si está alimentando con un biberón, sostén a tu bebé en posición vertical mientras lo alimentas, y si estás alimentando con biberón o amamantando, mantén a su bebé en posición vertical durante media hora después de la alimentación. Tu médico también puede recomendar espesar la fórmula o la leche materna con una pequeña cantidad de arroz en caso de que sea necesario y tu bebé pueda tolerarlo.

Tratamiento médico

Si el reflujo ácido está interfiriendo con la salud de tu bebé, tu médico podría sugerirte tratamientos adicionales, incluidos medicamentos, que pueden ayudar a evitar que el ácido retroceda hacia el esófago o que reduzca el ácido del estómago. 

En general, incluso los bebés que necesitan medicamentos para el reflujo ácido y que lloran cuando se ponen de espaldas deben dormir boca arriba. Sin embargo, tu médico puede recomendar colocar a tu bebé boca abajo, aunque esta recomendación es poco frecuente.

tu médico puede recomendar colocar a tu bebé boca abajotu médico puede recomendar colocar a tu bebé boca abajo

Preocupaciones de seguridad para dormir en el estómago

A menos que tu médico te indique lo contrario, no debes acostar a un bebé pequeño boca abajo porque esto aumenta el riesgo de síndrome de muerte infantil súbita del lactante o SMSL. Un bebé pequeño puede asfixiarse en esta posición, especialmente si no ha desarrollado la capacidad de darse la vuelta. 

Si tu bebé está despierto después de haberlo mantenido en posición vertical durante 30 minutos después de la alimentación, puede acostarlo boca abajo durante un tiempo, un momento para alentar a tu hijo a practicar a levantar la cabeza para fortalecer los músculos del cuello, los brazos y los hombros. Puedes comenzar el tiempo de estar boca abajo supervisando cuando tu bebé tenga 1 mes de vida. Una vez que tu bebé haya dominado el rodamiento, por lo general a los 7 meses, debería poder dormir boca abajo para ayudar al reflujo ácido.

Te puede interesar