Menú
Cómo hablar con los padres sobre métodos anticonceptivos
Cómo hablar con los padres sobre métodos anticonceptivos

ADOLESCENCIA

Cómo hablar con los padres sobre métodos anticonceptivos

Si eres un adolescente que quiere hablar con sus padres de métodos anticonceptivos pero no sabes cómo hacerlo... Te damos las claves para tener esa conversación.

Hablar sobre sexo con tus padres no es fácil. Pero cuando decides que estás interesado en aprender más sobre el control de la natalidad, tu madre puede ser una valiosa fuente de información y apoyo. Comenzar la conversación es difícil, pero poder hablar sobre temas difíciles con tu madre es importante. 

No tengas miedo de mencionar el tema del control de la natalidad con tu madre. Probablemente hayas estado esperando la conversación a medida que te acercas a la edad adulta, y si puedes hablar el tema de manera sensata y abierta, podéis tomar una decisión juntos sobre lo que es mejor para ti. A continuación vamos a darte consejos si eres adolescente o joven y quieres hablar con tu madre o con tu padre sobre qué método anticonceptivo es mejor para ti. Verás que no es tan complicado como parece y que, una vez que lo hagas, será lo mejor que hayas podido hacer.

Hablar sobre sexo con tus padres no es fácilHablar sobre sexo con tus padres no es fácil

Preparada tu sentimientos

El primer pasos será preparar tus sentimientos y pensamientos antes de hablar sobre el control de natalidad que mejor va contigo con tu madre o con tu padre. Intenta mantener la calma y el control cuando hables sobre estos temas. Piensa que es por tu bien y que tus padres siempre querrán lo mejor para ti.

Primero habla por separado

Lo ideal es que te acerques a tu madre para hablar del tema cuando esté sola. Puede ser más fácil para ti hablar con un padre a la vez sobre un tema delicado como el control de la natalidad. Hazlo con tu madre o con tu padre por separado, después, cuando ya hayas tanteado el tema con los dos por separado, podrás hablarlo con los dos juntos.

Escoge el momento adecuado

Elige tu momento con cuidado. No te acerques a tu madre para hablar sobre anticonceptivos cuando está ocupada, estresada o molesta. Habla con ella cuando las cosas estén tranquilas y ambos estéis en un ambiente cómodo, como en casa.

Dale tiempo

Tendrás que darle a tu madre o a tu padre tiempo para prepararse también. Dile que te gustaría hablar con ella sobre el control de la natalidad cuando esté lista. Esto le da tiempo para investigar y preparar sus propios pensamientos sobre el tema antes de su conversación.

Dile si estás nerviosa

Avisa a tu madre o a tu padre si te sientes nerviosa por hablar sobre el control de la natalidad con ella. Tendrás que ser honesta y directa sobre tus sentimientos. Al dejarte ver cuán seriamente estás considerando el control de la natalidad, le muestra que estás siendo madura y que estás tomando una decisión informada.

Dile que te lleve a ver un ginecólogo

Pide a tu madre que te lleve a ver a un ginecólogo. Un médico puede hablar contigo específicamente sobre todas las opciones de control de natalidad y darte información vital sobre cómo practicar sexo seguro. Además, si tienes dudas que tu madre no te puede resolver, el médico lo hará sin problemas.

No tengas miedo de hacer preguntas específicas.No tengas miedo de hacer preguntas específicas.

No tengas miedo de hacer preguntas

No tengas miedo de hacer preguntas específicas. Si tu madre está siendo demasiado general o si no entiendes de qué está hablando, pídele que sea más directa. Dile si estás buscando consejos específicos sobre diferentes tipos de anticonceptivos, como preservativos y píldoras anticonceptivas recetadas.

¿Qué pasa si tu madre no quiere hablar del tema?

Si tu madre no quiere hablar de sexo contigo o de los métodos anticonceptivos que te interesan, intenta hablar con otro miembro de la familia, como tu padre, una tía u otra persona con la que te sientas cómoda hablando sobre sexo y estos temas específicos.

Si necesitas un método anticonceptivo y tu madre no coopera, puedes ver a un médico por tu cuenta, incluso si tienes menos de 18 años. Pide una cita con un ginecólogo para analizar tus opciones.

Te puede interesar