Menú
Qué hacer si han expulsado de la escuela a tu hijo por pegar
Qué hacer si han expulsado de la escuela a tu hijo por pegar

EXPULSIÓN

Qué hacer si han expulsado de la escuela a tu hijo por pegar

¿Han expulsado a tu hijo de la escuela? ¡Ese tiempo no deben ser unas vacaciones para él! ¿Qué hacer al respecto?

Ningún padre quiere recibir la llamada de la escuela diciendo que su hijo ha sido expulsado por tener un mal comportamiento o por agredir a otro compañero. Si recibes este tipo de llamada, lo primero que debes hacer es no entrar en pánico. En lugar de esto, toma medidas rápidas para asegurarte de que la suspensión de tu hijo se convierte en una lección de vida que le motive a no hacerlo nunca más.

Qué ha pasado realmente

Tienes que saber qué ha pasado realmente y cuál es la historia de lo sucedido. Permite que sea tu hijo quien te explique su versión sea cuál sea la historia que te cuente. Es importante respirar profundamente y tratar de entender lo que realmente ha sucedido.

Si puedes, reúnete también con los profesionales de la escuela en persona con tu hijo presente. Después puedes ordenar lo sucedido hasta saber y entender por qué a tu hijo le han expulsado de la escuela. La mayoría de escuelas tienen una política de tolerancia cero hacia cualquier tipo de agresión por lo que quizá solo estaba bromeando sin querer hacer nada malo, pero obviamente las formas no fueron las más apropiadas.

Aunque esto todavía merece una consecuencia, el comportamiento probablemente tendrá una consecuencia menor que si el comportamiento agresivo hubiese sido pegar directamente en la cara. Una vez que conozcas la historia de lo ocurrido, podrás determinar qué tipo de disciplina será la más adecuada, así como cualquier déficit de habilidades que tu hijo pueda tener. 

Ningún padre quiere recibir la llamada de la escuela diciendo que su hijo ha sido expulsadoNingún padre quiere recibir la llamada de la escuela diciendo que su hijo ha sido expulsado

La expulsión NO son vacaciones

Ten en cuenta que la expulsión fuera de la escuela es el último recurso para el centro educativo. Si se pelea con otro alumno una consecuencia en el centro no siempre es suficiente. Una expulsión escolar es la forma en que la escuela dice que no pueden ofrecer una consecuencia suficientemente seria en el entorno escolar y que los padres deben encontrar la disciplina adecuada.

Lo que ocurre, que unos días de descanso en la escuela pueden parecer unas vacaciones para tu hijo y esto puede ser un gran error. Es probable que sentarse en casa viendo televisión o dormir la mitad del día no le impida participar en otra pelea en el futuro, por lo que es importante asegurarse de que tu hijo no disfruta de su tiempo libre.

A continuación no te pierdas las formas de asegurarte de que la expulsión de tu hijo no se convierta en unas vacaciones:

La expulsión no deben ser vacacionesLa expulsión no deben ser vacaciones

  • Quita los privilegios electrónicos y no permitas que vea a sus amigos durante los días de expulsión.

  • Considera la posibilidad de asignarle tareas desagradables como limpieza extra en el hogar o trabajos ocasionales. Recuerda, el objetivo es hacer que su día sea mucho menos placentero que el día escolar normal, por lo que no querrá que lo suspendan nuevamente en el futuro.

  • Si no puedes estar en casa, asegúrate de encontrar a alguien que vigile a tu hijo, incluso si tienes un adolescente mayor. Se lo puedes pedir a un vecino, abuelo o amigo. Tendrás que asegurarte de no dejar que un abuelo compasivo o un amigo conspirador deje que tu hijo vea televisión todo el día o que duerma lo que quiera.

  • Si tienes que dejar solo a un adolescente mayor en casa, llévate contigo los aparatos electrónicos o cables de alimentación para evitar que vea televisión o juegue en el ordenador. Además, tendrás que darle una lista detallada de tareas y dejar claras tus expectativas y las consecuencias de no cumplirlo. Por ejemplo, "recuperarás tu teléfono y tu ordenador portátil de nuevo el viernes si realizas las tareas asignadas cada día".

  • Si en la escuela o instituto le han dado a tu hijo taras que debe hacer, tendrá que cumplir con su obligación. Si no puede obtener su trabajo con anticipación, deberá reservar tiempo para que lea un libro o realice una actividad de aprendizaje. Incluso puedes darle algunas tareas propias para completar.

    Enseña nuevas habilidades

    Además de darle a tu hijo las consecuencias citadas anteriormente es necesario enseñarle habilidades para que en el futuro no vuelva a ocurrir lo sucedido. Por ejemplo, si se peleó porque perdió la paciencia será necesario que aprenda a desarrollar sus habilidades del manejo de la ira. O si se peló porque no pudo resolver un conflicto de otro modo, será necesario que aprenda habilidades para la resolución de conflictos. Deja en claro a tu hijo que hay muchas maneras de abordar los problemas, pero la violencia nunca es la respuesta.

    Te puede interesar