Menú
Haz que tu hijo confíe en sus propias habilidades
Haz que tu hijo confíe en sus propias habilidades

AUTOESTIMA

Haz que tu hijo confíe en sus propias habilidades

Si tu hijo es capaz de confiar en sus propias habilidades, su autoestima crecerá automáticamente... ¡ayúdale a conseguirlo!

Si tu hijo hijo aprende a confiar en sus propias habilidades, entonces será capaz de tener una autoestima poderosa e indestructible. Los padres tienen un gran papel en el desarrollo de la autoestima de sus hijos, ellos les pueden enseñar las habilidades de forma correcta para que los niños puedan empezar a creer en sí mismos y en sus capacidades reales. Una autoestima se daña fácilmente y es necesario tener cuidado con esto.

Los padres pueden ayudar a sus hijos a desarrollar sentimientos positivos de autoestima, haciendo que sus pequeños, sean capaces de confiar en sus propias habilidades. ¿No sabes cómo hacerlo? Sigue leyendo.

Se debe sentir especial y apreciado

Para que un niño desarrolle mejor sus habilidades y tenga esperanza en la mejora necesita por lo menos un adulto en su vida que le ayude a sentirse especial y apreciado. Ese adulto no ignorará nos problemas del niño, sino que se centrará en sus fortalezas.

Es necesario que tengas momentos especiales a solas con tus hijos. Puede ser mientras se lee un cuento, al salir a jugar o cualquier otro momento que sea solo para vosotros dos. Permite que tu hijo haga lo que le gusta hacer. Que tenga la oportunidad de relajarte y mostrar las fortalezas que tiene.

Los padres pueden ayudar a sus hijos a desarrollar sentimientos positivos de autoestimaLos padres pueden ayudar a sus hijos a desarrollar sentimientos positivos de autoestima

Resolución de problemas y toma de decisiones

Tu hijo necesita aprender habilidades de resolución de problemas y a tener un pensamiento crítico que le permita tomar decisiones correctas. Si tu hijo tiene problemas con un amigo, puedes pedirle que piense diversas formas para resolver la situación y que después escoja la que crea que es la más acertada para ese caso en concreto.

No te preocupes si tu hijo no puede pensar en soluciones de inmediato, es normal. Ayuda a tu hijo a reflexionar sobre las posibles soluciones e intenta que piense de forma más creativa a través del juego de roles para que vea y ensaye los pasos que debe seguir en la resolución de problemas.

Evita las críticas destructivas

Las críticas pueden ser constructivas si se dicen correctamente desde el respeto y el cariño, o destructivas cuando solo tienen un tono acusatorio. Hay niños que escuchan de sus padres como : 'Esfuérzate más'. En realidad, muchos niños se esfuerza y aún y así, siguen teniendo dificultades. En lugar de esto, se pueden decir cosas como: 'Tenemos que buscar mejores estrategias para ayudarte a aprender'. Así se sentirán más motivados a mejorar en lugar de sentir que tus palabras son un puñal de hostilidad en su corazón.

Nunca compares a los hermanos ni compares a tus hijos con otros amigos o niños que conozcáisNunca compares a los hermanos ni compares a tus hijos con otros amigos o niños que conozcáis

Muestra empatía

A muchos padres bien intencionados, por su propia frustración, se les ha escuchado decir cosas como: "¿Por qué no me escuchas?" o "¿Por qué no usas tu cerebro?" Si tu hijo tiene dificultades para aprender, lo mejor es ser empático y decirle que sabes que tiene dificultades pero que eso no tiene que ser un problema grave; entonces puedes convertir la dificultad en un problema que hay que resolver e involucrar a tu hijo para que piense en posibles soluciones.

Que nunca te falten las opciones

Esto también minimizará las luchas de poder. Por ejemplo, pregunta a tu hijo si le gustaría que le recordaran cinco o diez minutos antes de acostarse para que se prepare para meterse en la cama y así dejar de jugar. Estas elecciones iniciales ayudan a sentar las bases de una sensación de control sobre la propia vida.

Nunca compares

Nunca compares a los hermanos ni compares a tus hijos con otros amigos o niños que conozcáis. Destaca sus fortalezas, las de cada uno. No compares. Esto solo generará dolor y frustración en su alma. Recuerda que tu hijo es un ser único en el mundo y así es como debes verle; como un ser único con virtudes y defectos, ambos necesarios para formar su propio ser.

Te puede interesar