Menú
Cómo ayudar a los niños a dormir mejor en el confinamiento
Cómo ayudar a los niños a dormir mejor en el confinamiento

CORONAVIRUS

Cómo ayudar a los niños a dormir mejor en el confinamiento

El llevar más de un mes sin salir hace que haya ciertos problemas relacionado con ciertos hábitos del día a día, como es el caso del dormir bien y el sueño.

El confinamiento es duro para todo tipo de personas sobretodo para los niños. El llevar más de un mes sin salir hace que haya ciertos problemas relacionado con ciertos hábitos del día a día, como es el caso del dormir bien y el sueño. Es bastante normal que durante el confinamiento los horarios relacionados con el sueño se vean alterados y trastrocados.

Ello no es bueno para los niños ya que no consiguen descansar lo que deberían, lo que termina afectando negativamente tanto a nivel físico como emocional. Acto seguido te damos una serie de pautas y consejos que ayudarán a los niños a dormir de una manera plácida.

Pautas a seguir para ayudar a los niños a descansar bien

Hay que partir de la base que no todos los niños necesitan descansar lo mismo, hay algunos que necesitan más horas de sueño que otros. A partir de aquí es bueno que tomes buena nota de las siguientes pautas:

El confinamiento es duro para todo tipo de personas sobretodo para los niñosEl confinamiento es duro para todo tipo de personas sobretodo para los niños
  • A pesar de estar en pleno confinamiento es esencial el establecer una serie de horarios. Ello es importante para que el cuerpo del niño se prepare a la hora de irse a la cama. Si por el contrario, los horarios se trastocan de manera continua, el pequeño tendrá problemas a la hora de dormir correctamente. Es importante no alterar el reloj biológico de los niños.
  • Aunque cada niño es diferente y no todos necesitan el mismo número de horas para descansar, todos deben cubrir unas necesidades en relación con el sueño:

      Hasta el año de edad deben dormir de 14 a 16 horas al día.

      De un año a los dos años de edad deben descansar de 11 a 14 horas al día.

      De los tres a los cinco años deben descansar entre 10 y 13 horas.

      De los seis a los doce años de edad deben descansar entre 9 y 12 horas al día.

  • La rutina antes de irse a la cama es clave a la hora de que el niño duerma y descanse bien. Si el niño está muy nervioso ante de prepararse para irse a la cama, le costará mucho coger el sueño y no podrá descansar adecuadamente. Opta por algo que sea relajante que ayude a desconectar al cerebro como un baño o leerle un cuento.
  • Otro de los consejos a la hora de que los niños consigan dormir bien es el de que duerman la siesta. Aunque pueda parecer mentira, el dormir la siesta ayuda a que el niño descanse mucho mejor por la noche. La siesta ayuda a estabilizar los ritmos del sueño y que el pequeño duerma plácidamente durante la noche.

  • El conseguir que el niño se canse y gaste energía también es clave a la hora de que llegue a la cama cansado. Durante el día es importante el realizar diferentes actividades que ayuden a los pequeños a moverse y a gastar esa energía que tienen dentro de su cuerpo. Los niños de por sí, necesitan moverse mucho y a todas horas, pero al estar metidos en casa durante todo el día se mueven mucho menos. Es por ello que muchos niños tienen serias dificultades a la hora de dormir y los padres se llegan a desesperar hasta el límite.
La siesta ayuda a estabilizar los ritmos del sueñoLa siesta ayuda a estabilizar los ritmos del sueño

Pasar tantos días en casa no es nada fácil para nadie, sobretodo para los más pequeños de la casa. El cambiar drásticamente de rutinas y pasarse las 24 horas del día, hace que muchos niños tengan serios problemas a la hora de dormir las horas que su cuerpo necesita.

Es por tanto labor de los padres el establecer unas rutinas o unos horarios para que el niño pueda llegar a la noche cansado y consiga dormir las horas que necesita sin problema alguno.

Te puede interesar