Menú
Cómo afectan los colores a las emociones de los niños
Cómo afectan los colores a las emociones de los niños

COLORES

Cómo afectan los colores a las emociones de los niños

Está totalmente demostrado que los colores influyen de una manera poderosa en el estado de ánimo de los niños.

¿Has escuchado hablar alguna vez del colorterapia? Se trata de usar diferentes con el fin de cambiar el estado de ánimo de alguien. Cada color es diferente y mientras algunos ayudan a relajar o a tranquilizar, hay otros que pueden hacer que una persona obtenga la energía que necesita para el día a día.

Está totalmente demostrado que los colores influyen de una manera poderosa en el estado de ánimo de los niños y aparte de ello pueden ayudar a que el niño pueda conciliar el sueño o el concentrarse a la hora de estudiar. Acto seguido te hablamos de los diferentes colores que hay y de cómo influyen en las emociones de los más pequeños de la casa.

El color blanco es el mejor a la hora de decorar las habitaciones o dormitorios El color blanco es el mejor a la hora de decorar las habitaciones o dormitorios

Cómo influyen los colores en las emociones de los niños

  • El color blanco es el mejor a la hora de decorar las habitaciones o dormitorios de los más pequeños de la casa ya que transmite tranquilidad, algo muy importante a la hora de que puedan conciliar el sueño sin problema alguno. Además de ello, el color blanco ayuda a incentivar la creatividad lo que es perfecto a la hora de que el pequeño estudie y haga los deberes de la escuela.
  • El color rojo aporta mucha energía además de vitalidad aunque puede provocar algo de agresividad. Si tu hijo es demasiado intranquilo y no para en ningún momento es mejor evitar tal color. El rojo está especialmente indicado para niños que son demasiado tímidos o les cuesta entablar amistad con otros niños.
  • El color amarillo está muy ligado y unido a lo intelectual. Al igual que ocurre con el rojo, el amarillo le da mucha vida a una habitación por lo que hay que evitarlo antes niños hiperactivos. Al transmitir energía y optimismo es aconsejable para niños que se encuentran decaídos o con pocas ganas de disfrutar de la vida.
  • El color azul se trata de un color que transmite mucha paz y calma. Al igual que ocurre con el blanco, el azul es un color perfecto a la hora de decorar un dormitorio ya que beneficia el sueño y ayuda a que el pequeño apenas tenga problemas a la hora de dormirse. Se trata de un color perfecto para niños muy activos o que no paran de moverse en ningún momento.
  • El verde es perfecto a la hora de conseguir el equilibrio. Si tu hijo es hiperactivo y no es capaz de canalizar todas sus emociones, el verde es su color ideal. Estudios señalan que el verde ayuda a mejorar la capacidad lectora del niño además de ayudar a calmar el sistema nervioso.
  • El color naranja es perfecto para aquellos niños que son demasiado tímidos y les cuesta hacer amigos. Es un color que estimula al pequeño a mejorar su comunicación y a mejorar sus relaciones sociales.
  • El color morado es el último color del que vamos a hablarte y va a combinar la tranquilidad del color azul con la vitalidad del color rojo. Se trata de un color que busca el equilibrio y perfecto a la hora de mejorar la concentración.

 Existe una auténtica psicología del color.Existe una auténtica psicología del color.

Como has podido ver existe una auténtica psicología del color. Los colores son perfectos a la hora de conseguir corregir una mala conducta y mejorar el comportamiento de un niño. A la hora de decorar la habitación del pequeño, no te olvides elegir un color que vaya acorde con la personalidad del menor. No es lo mismo el decorar un dormitorio de un color blanco o de rojo. En el primer caso se busca un lugar tranquilo en el que relajarse y tranquilizarse. Si lo decoras de color rojo, vas a buscar un lugar muy llamativo y con mucha vitalidad y energía.

Te puede interesar