Menú
A mi hijo de 9 años le cuesta hacer amigos
A mi hijo de 9 años le cuesta hacer amigos

AMISTAD

A mi hijo de 9 años le cuesta hacer amigos

Si notas que a tu hijo de 9 años le cuesta hacer amigos, entonces es importante que le enseñes habilidades sociales.

En un mundo ideal, los niños debatirían abiertamente los problemas y resolverían la ira y el resentimiento. Sin embargo, en el mundo real, los sentimientos heridos y los malentendidos a menudo permanecen ocultos, creando problemas entre los jóvenes que pueden ser una fuente tóxica de estrés. Es vital que tu hijo/a aprenda a manejar los desacuerdos y, como padre, tendrás que guiarla a través de técnicas de resolución de problemas para que pueda volver a disfrutar de sus amistades.

Si te das cuenta de que a tu hijo/a de 9 años le cuesta hacer amigos o se pelea frecuentemente con los que ya tiene, entonces tendrás que ayudarle a mejorar sus habilidades sociales. De esta manera se sentirá mucho mejor y verá que mantener y tener amistades no debería ser un motivo de estrés interno o conflicto.

A continuación vamos a darte algunos consejos para que puedas ayudar a tu hijo/a de 9 años a hacer o mantener a sus amigos. Estas habilidades sociales le ayudarán no solo ahora en sus 9 años, si no que serán habilidades que le durarán toda la vida.

Habla con tu hijo sobre los problemas que está teniendo con sus amigosHabla con tu hijo/a sobre los problemas que está teniendo con sus amigos

Habla con tu hijo

Habla con tu hijo/a sobre los problemas que está teniendo con sus amigos. ¿Estos problemas frecuentemente involucran los mismos problemas? Si tu hija y sus amigas pelean por sus intereses, pasatiempos, otros amigos o creencias, el conflicto puede deberse a que las niñas se han separado emocionalmente. En ese caso, es mejor que su hija busque amistad con personas cuyos intereses coincidan más con los suyos.

Anima a tu hijo a acercarse con calma a sus amigos

Cuando hables con tu hijo/a anímale a que se acerque con calma a sus amigos para que encuentre una solución al problema que le acecha. En lugar de discutir o lanzar acusaciones a una amiga, puede obtener mejores resultados al decir: "Me siento herida cuando me insultas, porque no sé por qué no podemos ser amables el uno con el otro". Si la conversación se calienta, tu hijo puede decir: "Creo que deberíamos hablar de esto más tarde cuando nos calmemos", y luego alejarse del lugar.

Hablar con los padres del otro niño

En ocasiones también puede resultar buena idea acercarse a los padres del otro niño si la conversación no es suficiente para ayudarles a llevarse bien. Puede haber otro lado de la historia que quizá debas conocer antes de sacar las antorchas y el fuego.

Mantén la calma y respeta los hechos que conoces cuando hables de estos problemas. Los padres deben ser respetuosos y evitar criticar a los otros niños. Pregunta a los otros padres qué saben l para llegar al fondo del problema.

Cuando hables con tu hijo/a anímale a que se acerque con calma a sus amigosCuando hables con tu hijo/a anímale a que se acerque con calma a sus amigos

Pedir disculpas si es necesario

Aconseja a tu hija a que se disculpe si ha hecho algo para lastimar u ofender a sus amigos. Su disculpa puede ser sincera y reflejar el deseo de cambiar su comportamiento en el futuro. Tu hija podría decirle a sus amigos: "lamento haberte insultado el otro día. Estaba mal y no me siento bien por esto. Si en el futuro me siento molesta contigo, intentaré hablarte para solucionar las cosas en lugar de decirte esas cosas malas".

Esta resolución puede ser suficiente para ayudar a tu hija y sus amigas a disfrutar el tiempo que pasan juntas. Pero recuerda que tu hija necesita tu apoyo pase lo que pase, tanto si tiene la culpa como si no, debe sentirse respetada y amada por tu parte. Debe saber que a tu lado todo irá bien y que nunca le pasará nada malo mientras te tenga a su lado para afrontar las adversidades. ¿Ya sabes cómo ayudar a tu hijo/a a disfrutar de sus amigos y amigas?

Te puede interesar